El borracho dormilón

El dueño de la tasca-restaurante se paseaba nervioso atrás del mostrador. Iba y venía en diferentes direcciones. No podía creer que eso le estuviese pasando un viernes en la noche, un día tan bueno para este tipo de negocios donde muchas personas acuden allí para conversar, correrse una rumba solo  o con sus amigos o tomarse tranquilamente unas copas para, con la excusa de matar un poco el estrés, darle rienda suelta al vicio que los domina. 

Los viernes el negocio se pone a reventar y eso deja, en el aspecto económico buenas ganancias en la caja registradora. 

Un cliente que había llegado desde temprano había ocupado una mesa el sólo y después de haberse tomado varias cervezas, levantó los brazos, los cruzo delante de su cara, se inclino un poco y se quedo dormido encima de la mesa.  

Nadie lo molestaba y él no molestaba nadie, solo que el dueño del negocio no lo quería tener allí por que estaba ocupando una mesa solo para dormir y nada de consumir y esa no es la idea. El dueño llamó al mesonero que lo estuvo atendiendo antes que se durmiera: 

-Antonio, hazme el favor y me despiertas al señor que está durmiendo allá y me lo sacas del negocio. Me escuchaste, me lo sacas del negocio- le dijo con tono autoritario el dueño del negocio. 

-¡Que lo saque!!¡Ni que estuviera yo loco!!¡¡Si cada vez que lo despierto me paga la cuenta!!!

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestro libro gratis de Humor judío haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa, haciendo clic aquí.