Ejercicios de gimnasia correctiva

La gimnasia correctiva permite, mediante sus movimientos delicados, recuperar la flexibilidad perdida y evitar las malas posturas….
  
  


Este tipo de gimnasia es muy recomendable para quienes tienen
malas posturas,
tensiones musculares y trabajos muy sedentarios. “Es importante que la
persona entienda lo que está haciendo con su cuerpo cuando lleva adelante la
gimnasia correctiva, debe ser consciente de los ejercicios y centrarse
totalmente en cada uno de ellos.

Corregir la postura es posible, pero requiere de un esfuerzo personal
importante”,
destaca la Licenciada en Educación Física y experta en terapias
corporales, la española Camino Castellanos.


Algunos ejercicios recomendados para mejorar la postura y aliviar dolores pueden
ser:


1.- Colocar una colchoneta junto a la pared y un cojín detrás  y sentarse sobre
el pliegue de la nalga. Estirar las piernas. Las rodillas deben llegar lo más
abajo posible y los pies mirando hacia arriba. La columna debe quedar apoyada
contra la pared.


Estirar todo el cuerpo lo más que se pueda. Elevar bien los brazos hacia arriba.
Llevar las manos y la cabeza hacia adelante, apretando bien el abdomen. Mantener
unos segundos, exhalar y volver a subir. Estirar lo más posible.


2.- De pie, ir bajando el tronco lentamente y subir hasta quedar en posición
recta. Reiterar varias veces.


3.- De pie, separar las piernas y llevar el cuerpo hacia un lado, hacia el
centro y hacia el otro costado en forma de molinillo. El ejercicio debe hacerse
lentamente y se debe estar lo más relajado posible.


4.- De pie, estirar hacia arriba todo lo que se pueda y mantener algunos
segundos. Luego ponerse de costado y estirar del mismo modo. Reiterar varias
veces y girar hacia el otro costado.


5.- De pie, intentar abrazarse lo máximo que se pueda y mantener unos segundos.


6.- De pie, colocar las manos encima de la rodilla, mientras que la espalda está
bien recta. Mantener unos segundos. Estirar los brazos hacia adelante y hacia
atrás. Estirar lo máximo que se pueda y mantener.


Subir e ir hacia atrás, queriendo formar un arco. Colocar las manos sobre los
glúteos y mantener.


7.- Colocar las manos sobre la pared y presionar los glúteos muy fuertemente.
Intentar mover la pared mientras que la espalda permanece muy recta.


8.- Colocarse de costado, las manos sobre la pared y estirar. Las piernas deben
estar un tanto abiertas. Cambiar de lado y estirar.


9.- Colocar una mano en la pared y girar el cuerpo al máximo. Mantener unos
segundos y hacer lo mismo con la otra mano.


10.- De pie, estirar las manos bien hacia atrás (si se cuenta con un mueble, se
pueden apoyar las dedos en él). Mantener unos segundos.


11.- Hacer el mismo ejercicio anterior, pero colocar las manos cruzadas. La
espalda debe permanecer arqueada. Mantener unos segundos y retornar a la
posición normal.


12.- Sentarse en una colchoneta. Arquear la espalda, y apoyar los brazos
estirados atrás. Mantener unos segundos. Juntar los brazos y subir y bajar.
Deben estar estirados.


13.- Sentarse y colocar las manos sobre las rodillas. Las piernas deben estar
estiradas. Curvar la espalda sin mover las manos y retornar a la posición normal
de espalda bien recta. Reiterar varias veces este ejercicio.


14.- Sentarse, doblar las piernas y mantener la espalda bien recta. Con la ayuda
de una cinta, sujetarla con ambas manos y pasarla para atrás y hacia adelante
por encima de la cabeza.


Los brazos deben estar estirados al pasar de un lado al otro. Es conveniente
hacer este ejercicio de modo muy lento, sobre todo durante las primeras
sesiones.


15.- Sentarse y con la espalda bien recta, abrir y cerrar los brazos. (con la
ayuda de la cinta).

Para
mejorar tu

postura corporal
, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de

Expresión corporal y Eutonía
: Cambie su actitud, haciendo
clic aquí
.