Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Dormir, ¡sin luz!

Es muy frecuente que los padres pregunten si los niños deben dormir con o sin luz, y es habitual que lo hagan con la luz encendida solo porque lo piden…
Muchos padres presuponen que desde el nacimiento, los niños le temen a la oscuridad. Por esta razón colocan desde sus primeros días de vida, alguna luz tenue mientras duermen.


Si hacemos esto, lo único que lograremos será acostumbrar al niño a dormir así y generarle un miedo nosotros, ya que el día que encuentre las luces apagadas, probablemente llore y se asuste.

Con el correr de los días de vida, el bebe pasa por un periodo de adaptación del cuerpo, ya que todos nacemos con desconocimiento de diferencia entre el día y la noche.

Al final del primer mes, recién comienza a prolongarse su sueño nocturno, y comienza a dormir menos durante el día. En ese momento, su reloj biológico comienza a adaptarse a la luz y la oscuridad. Por esta razón, siempre es recomendable que comience a dormir sin luz desde un principio.

Con la oscuridad, nuestro organismo segrega melatonina, hormona que ayuda a regular el ritmo de vigilia y sueño. Esta hormona es necesaria para que el bebe consiga un sueño reparador. Cuanto mayor es la luminosidad del cuarto, menos es la producción de melatonina, y mayor la probabilidad de que el menor sufra alteración del cuerpo.