Devuelva la vitalidad a su cabello

El pelo seco es un problema que tiene solución. En esta nota, los secretos para devolverle el brillo a su cabello.
  
  

Si su problema es un pelo sin movimiento, áspero, poroso, opaco y
quebradizo, es decir lo que habitualmente se conoce como “pelo seco”, debe saber
que no está sola en su sufrimiento, pues se calcula que más del 90 por ciento de
las mujeres mayores de 20 años padecen de este tipo de problema.
 

Semejante cantidad de casos, se comprenden claramente cuando se conocen
las razones que llevan a que una mujer tenga su pelo sano, pues de hecho las
mismas son tantas, que casi ninguna mujer parecería estar exenta del problema.

Causas

En efecto, las causas son muy variadas, y pueden ser tanto intrínsecas
como extrínsecas. En el primero de los casos, se enumeran las condiciones
genéticas y/o hormonales que producen fallas en la glándula sebácea de la raíz
capilar -que se encarga de segregar sebo para lubricar la fibra capilar-, con lo
que se produce una irritación en el cuerpo cabelludo, lo que torna al pelo seco.


Con respecto a las condiciones externas, la lista es amplísima, pues se incluyen
las permanentes, los planchados, las tinturas, y los excesivos secados a
maquina, así como también el smog, el viento, el sol, y el agua clorada o de
mar, todo lo cual altera la elasticidad y sedosidad del pelo, fomentando su
desequilibrio orgánico.

Una fresca solución

Tal vez haya probado con más de un shampoo que promete resultados
milagrosos, pero no haya podido experimentar cambios (excepto para mal, pues
este problema tiende a agravarse con el tiempo).


De todas formas, los “cabellos secos” cuyas causas sean genéticas no podrá ser
transformado en un pelo normal, pero, igualmente, ciertos productos reparadores
podrán ayudar mucho a embellecerlo.


Por eso, tanto en los casos con raíces genéticas como en los motivados por el
medio ambiente, se debe saber que sí es posible volver a hidratar su pelo seco,
aunque el tratamiento será algo más complejo que un simple shampoo…

  1. Baños
    de crema o máscaras capilares


Se utilizan para nutrir, lubricar, y restaurar la fibra capilar, con el objetivo
principal de volverla más flexible. La forma de aplicarlos consiste en:


a. Separar el pelo en mechones, para luego esparcir la crema con las yemas de
los dedos, bien desde la raíces hasta las puntas, siempre sin frotar. Se debe
tener en cuenta el hecho de esparcir poca cantidad de crema entre las manos,
para que se deslice mejor entre los mechones.

b. Juntar todos los mechones y formar un
rodete o trenza para compactar el pelo.

c. Una vez que el producto penetre, se
deberá humedecer una toalla con agua caliente, que se usará para envolver el
pelo, luego de lo cual habrá que ponerse una cofia de nylon con el objetivo de
mantener el calor.

d. Dejar la crema durante la noche,
mezclándola con unas gotas de aceite de almendras.

  1. Una
    crema sin enjuague


La importancia de que las cremas no sean “con enjuague”, tiene que ver con, que
a diferencia de las que se deben quitar al instante con mucho agua -pues si no
juntan polvillo y dejan el pelo pesado-, estos productos que no se enjuagan
tienen un mayor efecto y, por ser livianos, pueden estar en el pelo todo el día,
sin mayores problemas.


Se recomiendan aquellas que pueden dejarse en el pelo para transformar su
textura, como las savias vegetales, los desenredantes líquidos instantáneos, los
reparadores de puntas, las brumas nutritivas, y algunos acondicionadores.

  1. Un
    shampoo reparador de puntas


Los mismos deben contener vitamina E, germen de trigo, áloe vera, aceite de
joroba, colágeno y elastina, los cuales son poderosos emolientes, y muy
nutritivos.

En suma…

Comúnmente, el pelo seco se caracteriza por el levantamiento y apertura
de las escamas que forman la cutícula, que es la superficie que protege las
fibras internas de queratina. Debido a esto, el pelo pierde su protección y por,
ende, su unidad interna.


Estos productos, podrán sellar la cutícula, nutrir las fibras, y formar una
película protectora, pero deberán ser colocados a través de lo que se denomina
“masaje de amasamiento”, es decir la técnica citada anteriormente, que consiste
en trabajar mechón por mechón, con las yemas de los dedos.


Asimismo, será fundamental que el tratamiento sea continuo y constante, para lo
cual se le deberá prestar una gran dedicación, pues de otro modo los resultados
podrán no ser visibles, o bien desparecerán en poco tiempo.


¿Quieres aprender a teñir tu cabello como en la mejor
peluquería?



Pulsa aquí
e inscríbete ahora en nuestro

curso gratis de Colorimetría y tintes para el cabello
.