Desayuno en Coyoacán

Diversión, arte, tradición y costumbres…

Otra parte del festejo del primer
aniversario de nuestro club fue visitar Coyoacán en la mañana del domingo siguiente y
desayunar ahí…si desean conocerla ahí les va…prometo no abusar de su
tolerancia…


 

Pudimos
visitar la prestigiada iglesia de San Juan Bautista, recorriéndola
respetuosamente para admirar su arquitectura y decoración hispánicas, así
como sus antiguas pinturas eclesiásticas, gracias a que a temprana hora 
el amigo Sergio Hdez. acudió al Hotel Ejecutivo para trasladarnos a
Coyoacán a Liliana, a  La Marqueza,
a Paola y a Magdalena. Parece que el amigo Gonzalo hizo lo mismo con Joel de
Texcoco y Emma de Cuautla.


 

Después
de concentrarnos todos en el mercado de Coyoacán, donde se respiraba el aroma
de los ricos sopes y las deliciosas picaditas de frijolitos y salsa, decidimos
desayunar en  un restaurante 
donde pudiéramos estar juntos y cómodos, saboreando estos platillos típicos
de la región. Estuvimos muy a gusto,  y
en nuestra mesa, disfrutamos de la compañía del amigo Gonzalo y de la guapa
Mini.


 

Al
poco tiempo de estar en Coyoacán ya nos sentíamos integrados a la vida
cotidiana de sus habitantes, caminamos por el parque observando la artesanía,
las plantas y las flores .Nos divertimos con un mimo que expresaba sus
habilidades corporales  permaneciendo
estático y en movimiento en forma coordinada. Fue ahí en el kiosco central del
parque donde nos tomamos la foto del recuerdo. Después, se despidieron algunos
compañeros, Jacinto y Elvira (bellísimas personas) al igual que Joel de
Texcoco y Charo Ponce con su familia.


 

Se
propuso que visitáramos la casa de la pintora mexicana Frida Kahlo, nacida en
Coyoacán, al sur de la ciudad de México. Caminando hacia el ahora museo,
admiramos la artesanía de tejidos de hilo y estambre y las figuras elaboradas
con fibra de vidrio. Mi querida amiga Maguie nos obsequió a los fuereños un
simpático y significativo recuerdo artesanal y también nos invitó unas
deliciosas nieves…Gracias. Observamos una larga procesión  en
la que se hizo evidente la fe y el fervor religioso de nuestro pueblo mexicano.
Finalmente, llegamos al museo de Frida.


 

Los
que entramos (gracias Ana Mary), apreciamos el estilo particular de las pinturas
de Frida, inspiradas en el arte popular de nuestro México, También hay un gran
número de autorretratos. Fue muy grata la compañía de la tierna e inteligente
Mini Borjas con quien intercambié comentarios y opiniones, al mismo tiempo que
disfrutamos del ambiente propio del folklore de nuestro pueblo mexicano.


 

Llegó
el momento de despedirnos y no fue fácil cerrar la convivencia de personas que
parecía que teníamos mucho tiempo de conocernos. Sabíamos que la experiencia
vivida había sido aleccionadora e inolvidable y deseábamos prolongarla. Paola
y la marqueza sugirieron volver a vernos para junio en Puebla, Liliana invitó
para el mes de julio en León Guanajuato y Magdalena (yo) los espero en Xalapa ,
para cuando ustedes lo acuerden y decidan…MIL GRACIAS


 

Ojalá
que tengamos un segundo aniversario con el doble o el triple de
asistentes…Hasta pronto.


 

Afectuosamente
Ma. Magdalena, desde Xalapa