Home > Vida cotidiana > Espiritualidad

Alimento para el alma

Desactive su propia bomba

Se notaba un ambiente tenso en la sala de operaciones. Una mujer vietnamita era intervenida. No solamente estaban los doctores, las enfermeras y el anestesista de rigor. Había dos personas más...

¿Quienes eran estos? ¡Dos expertos en explosivos!  Y es que a la paciente había que extraerle de la caja torácica nada menos que ¡una granada sin explotar! La infeliz mujer había recibido el impacto directo de un fusil especial que arroja estos artefactos, uno de las cuales le quedó incrustada en el cuerpo.  

Su poder era suficiente para matar a todos los que intervenían en la operación. Todo terminó bien, felizmente. Y aunque rara, fue un tipo de operación que se hizo a menudo durante la guerra de Vietnam. 

Hay sin embargo actualmente mucha gente deambulando por el mundo, con una bomba en su interior. Y ningún cirujano la podrá extraer. Tan sólo uno mismo puede desactivarla.  

Cualquier médico podrá explicarle como sus accesos de ira le producen  tales alteraciones en su salud, que podrían incluso matarle. Esa granada cargada que es el resentimiento, justificado o no, cuando explota hace trizas en primer lugar a quien la albergó.  

Y si no explota, hará miserable su vida, poniéndole nervioso, marcando su rostro, creando perturbaciones cardiacas y llevándole hasta quizá a una muerte lenta. El rencor hacia los demás ha derrotado todos los tratamientos de belleza posibles. Cuando una mujer se llena de odio, su rostro también se llena de arrugas y se endurece por el resentimiento. 

Jesús sentenció con su enorme sabiduría: “Amad a vuestros enemigos”.  Y algunos la han considerado como una norma de perfección imposible de cumplir.   

Dale Carnegie dice al respecto: “Si no podemos amar a nuestros enemigos, amémonos por lo menos nosotros mismos. Amémonos lo suficiente para no permitir que nuestros enemigos dominen nuestra felicidad, nuestra salud y nuestro aspecto”.  

Y creo que haremos muy bien en seguir estos consejos. Al fin y al cabo la primera víctima, si anidamos odios y resentimientos en nuestro corazón, somos nosotros mismos. 

LO NEGATIVO: Olvidar cómo nuestros odios, incluso justificados, acabarán perjudicándonos en primer lugar,  a nosotros mismos. 

LO POSITIVO: Recordar que esa granada del odio, solamente se puede desactivar, desarrollando nuestra capacidad para perdonar.  

Y si quieres superar tus temores y mejorar tu calidad de vida, te sugerimos inscribirte ahora en nuestro curso gratis de Superación Personal, haciendo clic aquí.

 

Emilio Santamaría S.

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Emilio Santamaría S.

¿Se estará usted suicidando a medias?

Vivir a medias es una manera de suicidarse lentamente...

La tiranía del “siempre lo he hecho así”

Cuando hablamos de “nuestras costumbres” solemos referirnos a conductas que repetimos por hábito, cayendo en “la tiranía del siempre se ha hecho así...”

Las manos de Dios

Me encontraba en Guadalajara, la hermosa ciudad mexicana, como orador asociado del célebre Og Mandino. Esa noche, le escuché la historia de Las Manos de Dios...

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: