Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Dallas, la pionera inolvidable

La serie de televisión Dallas fue toda una pionera en el campo de las tiras melodramáticas diarias. Si quieres recordarla, y revivir sus intrincadas historias, no dejes de leer la siguiente nota
  
  

La serie Dallas tuvo una duración de 14 años,
comenzando en los Estados Unidos el 2 Abril 1978 y finalizando el 3 de Mayo de
1991.
Este programa reinauguró el género de los programas diarios melodramáticos
en horario central, tomando como base las clásicas historias de complot, pero
complejizándolas con las peleas de familias feudales y con todo un tinte moral,
lo cual fue un punto de partida para la creación de programas muy similares,
que fueron realizados basándose en esta popular serie.
Se
emitieron en total 356 episodios y luego se filmaron dos películas: Jr Returns
en 1996 (El Regreso de J.R.) y War of the Ewings en 1998 (La Guerra de Los
Ewings).

La serie fue creada por David Jacobs, y el comienzo de la misma constó
de cinco episodios piloto que fueron emitidos durante su primera temporada, a
partir de abril de 1978 por la CBS. Si bien las críticas hacia la misma fueron
muy pobres, los índices de audiencia ganados la pusieron entre los primeros
diez primeros programas al final de su corta temporada, lo cual entusiasmo mucho
a los ejecutivos de la CBS.


La premisa
central de la serie, era ser una especie de Romeo y Julieta, adaptada a los
tiempos que corrían, en la ciudad de Texas. Así, Pamela Barnes y Bobby Ewing
serían los jóvenes amantes, pero provenientes de dos familias perpetuamente
enemistadas desde los tiempos más remotos, pues sus ancestros Jock Ewing y
Digger Barnes mantenían una disputa en base a la propiedad y los derechos de
campos de petróleo, que eran reclamados por los Ewings.

Durante los
episodios pilotos y las doce temporadas completas que le seguirían, la familia
Ewing permanecería en el centro de la escena de Dallas. De hecho, los hermanos
de Ewing, sus esposas, sus progenitoras y todos los diferentes parientes que
pasasen por la serie, vivirían siempre bajo el techo de Southfork, la hacienda
de esta familia.

El hermano
mayor de Bobby, J.R. fue interpretado con mucha agudeza por Larry Hagman, y con
el tiempo se convertiría en una nueva clase y tipo de villano para toda la
televisión, a causa de su gran protagonismo en el programa, y de la complejidad
y profundidad que tanto el actor como los escritores le dieron al personaje.

En efecto,
J.R. era un abusivo esposo de su alcohólica mujer Sue Ellen, y un despiadado y
cínico empresario con su contrincante Cliff Barnes y cualquier otra persona que
se animar a desafiar Ewing Oil, su compañía. Pero sin embargo, J.R. era también
un leal hijo de la Señorita Ellie y Jock, y un padre fiel y comprometido con su
hijo y heredero, John Ross. Por eso, el personaje de Hagman pronto llegó a ser
uno de los más amados y odiados por los espectadores.

A fines de
los setenta, Dallas era un verdadero suceso, en donde cientos de miles de
televidentes podían observar, en horario central, los numerosos actos de
adulterio tanto de J.R. como de Sue Ellen, la revelación de que Ray Krebs, que
trabajó como mano derecha en Southfork, era hijo ilegítimo de Jock, y la
explotación a la que era sometida la joven Lucy, la hija de Gary, el tercer
hermano de Ewing, que estuvo en gran parte ausente.

Sin dudas,
era un material melodramático bastante complicado para exhibir de forma diaria
y durante ese horario, más aún si se le suma que todo estaba grabado en sitios
verdaderamente encantadores del jet-set, con interiores de hogares y oficinas
excelentemente amueblados, y con exteriores realizados en las mejores
ubicaciones de toda el área de Dallas. Sin embargo, el ingenio de los
creativos, sumado a un gran presupuesto, pudieron hacerlo posible.

Durante la
temporada 78-79, el productor y escritor Leonard Katzman convirtió el melodrama
en la primera tira serial de este género desde los tiempos de Peyton Place. Allí,
Sue Ellen encontraba que estaba embarazada, pero la paternidad de su hijo era
incierta. La típica fórmula se completó al final de esa misma temporada,
cuando se concluyó con un “gancho” que dejaba abierto el cierre, para que
los espectadores estuvieran pendientes de la otra temporada: Sue Ellen estaba
quedó muy herida por un accidente automovilístico, por lo que no se sabría
que pasaría con su bebé hasta septiembre, cuando comenzara la próxima
temporada.

Los
programas con “ganchos”, es decir finales abiertos, llegaron a ser muy
comunes los días viernes, y un ritual en la noche anterior a la siguiente
temporada. El más famoso fue sin dudas el que finalizó “congelado” cuando
el villano protagonista J.R. recibió un disparo en el piso de su oficina: tanto
su pronóstico de salud como su agresor eran totalmente desconocidos. ¿”Quién
Disparó a J.R.?” fue el nombre del capítulo y la frase más repetida por
la cultura popular durante ese verano, pero las dudas se terminaron en el
episodio de la siguiente temporada, el cual que rompió todos los records de
rating al llegar a picos del 76 % en todos los Estados Unidos.

Incluso
después de 1985, cuando los ratings del programa comenzaron a menguar, los
episodios de “gancho” de la primavera, así como sus resoluciones en la
siguiente temporada durante el otoño, lograrían hacer retornar a la vieja
seria dentro del “top ten” de los programas más vistos de Estados Unidos.

Durante el
transcurso de la serie, las luchas de los Ewings y los Barnes fueron
complementadas con historias de
amantes, jerarcas de la industria del petróleo
junto con sus profesionales de confianza, y muchas más historias, pues los
primeros protagonistas y las primeras relaciones fueron cambiando y
evolucionando durante los años que duró el programa.

El casamiento de Bobby y Pam pegó fuerte
en J.R., quién tramó un plan para separarlos, algo que consiguió pues ambos
tuvieron otros romances. Luego de que J.R.
y Sue Ellen se
casaran y tuvieran un heredero, Ellen dejó de beber y pasó a ofensiva tanto de
J.R. como de Pam. Ray Krebs pasó de ser de empleado-mano derecha a un ranchero
independiente separado del clan de Ewing, pero indispensable para ellos.

Si bien
durante los años surgieron dificultades con sus protagonistas, Dallas siempre
se adaptó a las idas y venidas y de varios de sus actores estrellas. Cuándo
Jim Davis, que interpretaba a Jock Ewing, falleció en 1981, su personaje fue
sacado del programa en una historia en la que el avión de Jock desaparecía en
algún lugar de Sudamérica. El personaje nunca fue vuelto a incluir, aunque
varios chimentos hicieron referencia a su posible reaparición, y su retrato
continuó viéndose durante las claves escenas que se desarrollaban en las
oficinas de Ewing Oil.

Barbara Bel
Geddes, la amada Señorita Ellie, pidió rescindir su contrato por razones de
salud en 1984, por lo que Donna Reed tomo su papel durante una temporada, luego
de la cual fue despedida, cuando los productores persuadieron a Bel Geddes para
volver.

Durante la
temporada 85-86, Bobby Ewing falleció por pedido del actor Patrick Duffy, pero
el personaje reapareció cuándo Duffy quiso volver a la serie. La forma de
resucitar a Bobby, fue haciendo que su muerte y todo el resto de la temporada
previa… ¡fueran redefinidas como un sueño de Pam!

Por su
parte, Linda Gray dejó el programa en 1989, y su personaje, Sue Ellen, salió
como un magnate de películas independientes cuyo acto final de venganza debía
ser producir una película dolorosamente exacta acerca de la vida de J. R.

A
principios de la década del 80, otras series se unieron al suceso internacional
de Dallas, compitiendo con ella en el horario central, aunque cada una haciendo
referencia de alguna manera a la original Dallas. Entre ellas, se puede citar
Knots Landing, -que
en
algunos países de habla hispana se denominó California Country-, la cual
comenzó como una división de Dallas, con Gary Ewing y su esposa Valene
mudados a un suburbio de California. La serie Dinastía, de la ABC, copió también
la fórmula de Dallas y la estiró en el tiempo de forma atroz. Sin embargo,
ninguna de ellas logró hacerle sombra y raramente superaron a esta pionera
serie, que casi siempre ganó en audiencias y en lapso de emisión.