¿Currículum vitae o historia de vida?

Cada vez son más las empresas que solicitan, en lugar del tradicional CV, la historia de vida de un postulante. Consejos para realizar la suya.

La carta de presentación más común a la hora de buscar un trabajo es el curriculum vitae. Es la herramienta más utilizada para mostrar al futuro empleador todas las condiciones que uno posee para ocupar un cargo. Sin embargo últimamente en muchas empresas comenzó a ser reemplazado por otro elemento tan o más eficaz que este: la historia de vida.


La historia de vida es un relato cronológico de los hitos más relevantes en la trayectoria laboral del postulante, y hace foco en sus logros y aprendizaje.

Para confeccionar una historia de vida, el postulante debe hacer una curva en el tiempo y tratar de detectar aquellos hechos que laboralmente considere importantes. Por eso es imprescindible recurrir a la memoria.


Una vez elegido aproximadamente diez hechos – según la edad y la experiencia de la persona – se debe adecuar los capítulos más adecuados a las posibilidades de obtener el puesto.

La ventaja que ofrece la historia de vida es que permite tener – en lugar del curriculum vitae tradicional- variantes en función de cada postulación en particular. Además, ayuda a encarar una entrevista personal porque incluye revisar metas, planeamiento y resultados.

 

¿Cómo confeccionar una historia de vida?

 

Los expertos en recursos humanos recomiendan armar una historia de vida cronológicamente, pero de atrás para adelante.
 

Además proponen una regla mnemotécnica para conseguir un razonamiento lógico de los logros. Esta técnica consta de cuatro pasos:

 

·         Ante una Situación X

·         Realizamos una Tarea

·         Debimos decidir una Acción a seguir

·         Y así obtuvimos un Resultado


Aprende los secretos de la etiqueta, el ceremonial y el protocolo con nuestro curso gratis.
Inscríbete ahora haciendo clic aquí.