Cuidados que alargan la vida de nuestro perro

¡Cómo ha cambiado la vida de nuestras mascotas! Nuestro mejor amigo ha pasado de ser un trabajador o una mera herramienta en manos del hombre a ocupar por derecho y con todo tipo de honores un importante puesto en la estructura familiar.

Este importante cambio se ha visto acompañado de un creciente interés y preocupación por todo lo referente a su salud: de comer lo que encontraba o lo que sobraba, se ha pasado a la creación de alimentos específicamente diseñados para ellos; de no tratarlos fuera cual fuera su enfermedad (y como mucho aplicarles un honroso sacrificio) hemos pasado a la aplicación de los más avanzados medios diagnósticos y de tratamiento…

En definitiva, el paso de los años y el avance cultural y económico de nuestra sociedad han permitido que las expectativas y la calidad de vida de nuestras mascotas hayan aumentado considerablemente.

En todo ello han intervenido dos protagonistas principales: el propietario y el profesional. El propietario, culturalmente más formado y con mayores posibilidades económicas, se ha hecho consciente de la multitud de beneficios que aporta una mascota en su entorno familiar.


El profesional veterinario, mejor formado y con multitud de avances técnicos a su alcance, es capaz de aportar las soluciones necesarias para la innumerable avalancha de patologías que afectan a nuestros mejores y comunes amigos.

Sólo existe un problema: el nexo de unión entre profesional y propietario. Muchos propietarios son reacios por multitud de causas a acudir a la consulta del veterinario: precios, dificultad de transporte, escasa colaboración ante las pautas marcadas… ¿Y el veterinario?: recursos técnicos, creación ce campañas informativas, explicaciones adecuadas a cada tipo de propietario…

Es por ello necesario que en beneficio de la salud de nuestras mascotas la comunicación y la relación entre estas dos partes sea cada vez más fluida.

Bases de la salud

Fuente: uauau.com