Cuidados de belleza… para hombres

En el mundo de hoy, son cada vez más los hombres que piensan que el cuidado del cuerpo no es solo para las mujeres… En esta nota, algunas claves para superar aquello de “el hombre es como el oso…”
  
  

Si todavía cree que
aquellos hombres que cuidan meticulosamente su belleza son algo “raros”, debemos
decirle que sus conceptos son algo anticuados. Hoy en día, cualquier hombre usa
mucho más que jabón, champú, y crema de afeitar para cuidar su belleza. Por eso,
intente probar nuevas formas de cuidar su apariencia diaria, y empiece a ver
como las mujeres suelen observarlo más, en la calle y la oficina.


 Un
buen lavado de cara

 Si cree que lavarse la
cara en la mañana es sinónimo en enjuagarse los ojos, usted está en un gran
apuro. Este lavado de cara, debe hacerse de una forma integral, utilizando un
limpiador facial (no jabón). La exfoliación de la piel durante dos o tres
mañanas en la semana, lo ayudarán a quitarse las células muertas de la piel,
(esa materia áspera que se aloja por toda su cara, apenas se levanta) y lo
prevendrán de arrugas y poros bloqueados. Hágase masajes fregando el limpiador
facial de forma suave y en un movimiento circular, y no de la manera en que le
quitaría la grasa a una sartén de freír.


 
Una ducha completa

 El agua tibia es lo
mejor, ya que el agua caliente eliminará de la piel sus aceites naturales.
Utilice una esponja áspera, (preferentemente las fabricadas en base a una planta
tropical) para quitar la piel muerta. El champú no sólo debe esparcirse sobre su
pelo, sino también sobre el cuero cabelludo. Dé masajes de champú en su cuero
cabelludo con las yemas de sus dedos, para luego dejarlo reposar un minuto y
quitarlo. Limpie bien el pelo de champú, para que no queden residuos del mismo,
que provocan un pelo opaco, seco y “duro”. Utilice un acondicionador para poder
deshacer los nudos que se formen (caso contrario, podría arrancarse pelo al
peinarse).


 Una
afeitada bien al ras
 

Lo ideal es afeitarse
apenas deje la ducha, para aprovechar el vapor que ablandó y mantiene ablandado
su vello. Aféitese tan al ras como le sea posible, para lo cual sería óptimo
usar una maquinita de afeitar con dos láminas paralelas, las cuales además
previenen la irritación. Una vez que haya terminado, aplique un toque de loción
sin alcohol, para mantener sus mejillas y peras bien suaves, y ocultar la
“sombra” que se forme durante el día.



 
No abuse del brushing

Trate de no hacer
brushings
a su pelo muy seguido, pues el cabello se tornará quebradizo. Para
mantener una cabellera con volumen, utilice productos cosméticos como el gel, el
aerosol o una crema para batir.


 El
mejor de los aromas
 

Siempre es recomendable
utilizar un buen desodorante que lo libere de los malos olores, junto a una
colonia o perfume, para dar un toque de distinción.

 Unas
perlas blancas



 
El mejor momento para
cepillar sus dientes, es después del desayuno. Cepillándolo por lo menos tres
minutos, incluyendo las partes bajas cercanas a las encías, podrá tener el mejor
de los blancos. Hacer esto después de cada comida, lo ayudará también a
liberarse de las partículas de alimento, que pueden causar caries y feos olores.


 Un
rostro dorado



 
Los hombres tienen un
rostro más vulnerable al viento y al sol, ya que al afeitarse eliminan las capas
más resistentes de la piel. Utilice un protector solar a base de agua y libre de
aceite, y una crema protectora de Rayos Ultravioletas para los labios.


 Ejercicio,
ejercicio, y ejercicio



 
No hay sustituto para el
ejercicio. Su práctica, permite por ejemplo que la sangre circule mucho mejor, y
por lo tanto, que la piel sea más firme y flexible. Nunca toque su cara con las
mismas manos con las que ha estado tocando un equipo compartido de gimnasia. Por
razones obvias, esto promueve el contagio de bacterias, virus, y todo aquello
que podría provocar reacciones alérgicas en su cara.