Cuba y el mar

Cuba es un paraíso para los amantes del mar y las actividades acuáticas, aquí te contamos por qué…

Playas





Las playas de Cuba son únicas por la tonalidad de sus cálidas y limpias aguas, el paisaje marino de la isla, alterna entre desafiantes acantilados y apacibles balnearios que aseguran una temporada de sol y mar como pocas en el Caribe.

La plataforma insular cubana alberga más de 300 playas naturales. Entre las más reconocidas de la isla se encuentran las del este de La Habana: Santa María del Mar y Guanabo; Varadero en Matanzas; Playa Ancón en Trinidad; Jardines del Rey, al norte de Ciego de Ávila; Santa Lucía, en Camagüey; Guardalavaca en Holguín; Marea del Portillo, en Granma y Baconao en Santiago de Cuba.

La situación geográfica de estos balnearios es tan diversa como sus características. Arenas blancas, grises, negras y doradas compiten con mares azules y verdeacua; mareas bajas y tranquilas cercanas a la cima de una montaña, contrastan con la belleza interior de sus fondos marinos.

Unas al Caribe y otras al Atlántico, sus orillas son una tentación para disfrutar, plácidamente de ese vaivén sensorial y mágico de sus mareas.

Los Cayos

La cayería que rodea el archipiélago es un cautivante ofrecimiento de la isla, el estado casi natural de estos cayos, con fauna y vegetación autóctonas, es lo más parecido a las tierras descubiertas por el Gran Almirante hace más de 5 siglos.

Tierra de leyendas y mitos, estas minúsculas islas encierran en sí un micromundo fascinante, en medio del cual se han creado condiciones para vivir una atrevida aventura. Entre los cayos más destacados de Cuba se encuentran:

Cayo Jutías y Cayo Levisa, en Pinar del Río; Cayo Largo del Sur; Cayo Coco y Cayo Guillermo en Ciego de Ávila; Cayo Santa Maria, en Villa Clara y Cayo Sabinal, en Camagüey.

Mundo sumergido





La isla posee 12 marinas o puertos deportivos que garantizan al visitante los servicios necesarios para una estancia placentera, a estos beneficios se suma la plataforma insular cubana, conformada por un extenso arrecife coralino donde la variedad de colorido y especies marinas seducen a expertos y aficionados del buceo y el espeleobuceo.

Unas 50 especies conforman el núcleo de los ecosistemas submarinos de Cuba, a esta cantidad se añaden esponjas, moluscos y más de 900 variedades de peces.

Los arrecifes coralinos constituyen los puntos mejor dotados de la plataforma para la práctica del buceo poco profundo y el snorkeling, el mundo subacuático cubano ofrece reveladores secretos en cantos, cuevas, canalizas, paredes, túneles y pecios.

Para la práctica del buceo se imparten cursos de iniciación y existen instructores guías, avalados por la Asociación Cubana de Actividades Subacuáticas, que conducen estas inmersiones.

Los centros de buceo cubanos están ubicados en zonas privilegiadas y poseen las condiciones técnicas necesarias para la práctica de esta actividad, todos estos centros están conectados a la red de seis modernas cámaras hiperbáricas y servicios médicos especializados en este campo.

¿Tienes miedo a subir a un avión? ¿Quieres saber cómo superar el miedo a volar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Basta de Miedo a Volar, y ¡súbete al avión!