Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

¿Cuál es el automóvil apropiado para usted?

Salvo que sea millonario, la decisión de comprar un coche implica un compromiso en el que no se puede fallar. El carro debe ser el indicado. Por eso, le contamos cuáles son los factores que debe tener en cuenta para decidir. Ahora sí, la tarea de elegir un auto será un placer.
  
  

Comprar el automóvil indicado puede ser una
decisión complicada, ya que requiere la intuición de un psicólogo, la
perspicacia financiera de un banquero, el conocimiento del producto de un
experto del marketing, y las habilidades de prueba de un corredor de carreras.

 

¿Cree que puede con la situación? Mejor.
Pero si se siente sobrepasado por la responsabilidad que implica la decisión
(tenga en cuenta que muy pocas personas saben cuál es el modelo apropiado con
tanta oferta en el mercado), enplenitud le puede dar una mano.

 

Existen tres pruebas simples, que usted
puede hacer ya mismo, que le ayudarán a tomar la decisión. La correcta decisión.

 



Prueba 1: Estilo de vida

 

Esta prueba se trata de su estado en la
vida: soltero, casado, con o sin hijos, etc. Tiene que ver con su lugar de
residencia: en la ciudad o en los suburbios, o en una zona definitivamente
rural. También tiene que ver con sus actividades, sus hobbies, su trabajo. Y por
supuesto, tiene que ver con su sueldo.

 

Le sugerimos que se siente, lápiz y papel en
mano, y analice su estilo de vida personal. Sea honesto, incluso cruel si es
necesario. Una vez que haya terminado, escriba sus necesidades.

 

Tenga cuidado con las recomendaciones que
puedan hacerle los demás. Sólo usted conoce sus necesidades. El objetivo aquí es
definir el vehículo únicamente en términos de la función que cumplirá.

“¿Qué debería hacer este carro por mí? ¿Cuál
será su misión en mi vida?”

 



Prueba 2: Estilo de conducción

 

Todo aquel que se sienta detrás de un
volante tiene un estilo personalizado de conducción, sea conciente de ello o no.

 

Por ejemplo, ¿usted disfruta de manejar o es
una dolorosa necesidad? ¿Le gusta sentir el ruido del motor a máxima velocidad?
¿Las curvas y los giros, las subidas y las bajadas, son un desafío o representan
algo que hay que soportar hasta que la próxima recta aparezca?

 

¿Qué tan importante es el rendimiento? ¿O la
economía? Responda a estas preguntas con honestidad y habrá establecido su
estilo, y a partir de allí sus necesidades como conductor.

 



Prueba 3: las opciones

 

Los
compradores avezados sabrán de antemano cuánto motor es suficiente. Los modernos
motores de cuatro cilindros son verdaderamente poderosos y discretos. Pueden
reducir el gasto en combustible y mantenimiento. Algunos de los nuevos motores
de seis válvulas pueden andar como los antiguos V-8.

 

Nuestro lema:
nunca compre más caballos de los que necesita.

 

Con muchas personas optando por la caja automática, la opción de la transmisión
puede aparecer como irrelevante.

 

Sin embargo, si usted es de los que disfruta
hacer los cambios con precisión (o simplemente a su modo), la trasmisión manual
será más divertida, al mismo tiempo que le ahorrará dinero en combustible.
También debe aclararse que los autos automáticos de hoy son mucho más eficientes
de lo que eran.

 

¿Y qué hay
sobre el diseño, como factor de decisión importante? Una respuesta adecuada a
esto es que las modas suelen ser fugaces. Los fabricantes diseñan autos para
atraer compradores, y luego inician cambios para que los coches de ayer parezcan
fuera de moda.

 

Un consejo: a
menos que pueda darse el lujo de cambiar de vehículo cada tres o cuatro años, lo
mejor es evitar los coches de líneas exageradas o formas de moda.

 

La selección de características y opciones
se hace más difícil con el vasto número de avances tecnológicos en los
automóviles modernos. Algunos, como los frenos ABS, el airbag, la tracción o el
control de estabilidad, son importantes proveedores de seguridad.

 

Otros entran en la categoría de lujos, que
resultan buenos siempre que pueda pagarlos. Es aconsejable estudiar bien este
punto antes de ir al concesionario de automóviles (los informes de pruebas de
carros suelen ofrecer buena información, al igual que los catálogos de los
fabricantes, siempre que se ignore la publicidad).

 

Los vendedores, entendiblemente, promocionan
las características de los coches con mucho entusiasmo, así que vaya
completamente convencido de lo que quiere, y no cambie su postura.

 

Una vez que haya hecho su tarea, sólo queda
decidir qué tipo de “cuerpo” o categoría de automóvil va mejor con su estilo de
vida (lo que quiere decir coupé o sedan, cinco puertas, tres puertas, familiar,
etc.)

 

Si lo desea, escuche a sus parientes,
allegados y amigos, pero no deje que lo disuadan. Es su estilo de vida, su
vida… y SU coche nuevo.