Cruceros por las Bahamas

Todo lo que debes saber para vivir las mejores vacaciones en las Bahamas, a bordo de verdaderos resorts flotantes
  
  


Es una imagen de felicidad idílica: los cocoteros recortan su silueta contra un
cielo celeste y agitan sus copas con la caricia de la briza oceánica; las playas
de arenas blancas brillando bajo el sol tropical, que se extienden kilómetros y
absorben el flujo y reflujo de la marea.

Aguas claras, con tintes turquesa,
avanzan tímidas hacia la costa, y luego retroceden con resignación,  y producen
un efecto casi hipnótico con sus interminables idas y vueltas y su cántico
rítmico e cautivador.


Es esta imagen de tranquilidad y belleza la que hace de las Bahamas
y el Caribe
los destinos más populares entre los cruceros de todo el mundo.

El clima suave
durante todo el año y las playas paradisíacas son el principal atractivo para
los pasajeros de los cruceros.

Y como si fuera poco, los visitantes disfrutan de
las compras en tiendas libres de impuestos, de los casinos, y la infinita
cantidad de deportes acuáticos en una variedad culturalmente diversa de puertos
y destinos.


Cruceros por las Bahamas


Los cruceros a Bahamas son la opción más corta, durando tres o cuatro noches.
Estos cruceros normalmente parten desde la Florida (Miami, Puerto Cañaveral, y
Jacksonville), aunque Norwegian Cruise Line (NCL) ofrece cruceros de siete
noches desde la ciudad de Nueva York, con una parada de al menos un día en
Florida antes de navegar hacia las Bahamas.


A raíz de la corta duración de la mayoría de los itinerarios en Bahamas, estos
se convierten en una opción ideal para aquellos que viajan por primera vez.

“Les
da a las personas la posibilidad de chequear el mercado de los cruceros, de ver
si pueden disfrutar de esta clase de vacación”, dice Cheryl Cunningham, director
de Vacations To Go, una empresa que ofrece tasas reducidas en cruceros.

Esta
clase de crucero es también ideal para aquellas escapadas de fin de semana
largo, o para aquellos que simplemente disfrutan de hacer viajes cortos.

Los
cruceros a las Bahamas son también más económicos que otros destinos, y resultan
de gran atractivo para el público juvenil.


Una escala popular es la ciudad de Nassau, capital de las Bahamas. Su historia
se remonta a los días del infame pirata Barba Negra, y la ciudad es rica y
variopinta gracias a sus influencias británicas y africanas.

Los visitantes
pueden disfrutar de playas de arenas blancas, palmeras, y aguas cristalinas,
perfectas para los clavados y la práctica de
buceo o esnórquel.

Por otra parte,
la ciudad presenta una buena cantidad de fuertes bien preservados del siglo XVIII, mansiones coloniales, y otros edificios brillantes y dignos de
contemplación.

El desparpajo de las compras va a revelarse en las tiendas libres
de impuestos de Nassau, y para los amantes del regateo, el famoso Straw Market
será una cita ineludible, en la que las matas hechas a mano, los sombreros, y
los canastos se roban toda la atención.

Asimismo, los visitantes pueden probar
su suerte en los importantes casinos de la ciudad o tomar una excursión a la
cercana Isla Paraíso, un oasis diseñado especialmente para viajeros.


Freeport y Puerto Lucaya se encuentran en la Isla Gran Bahama, sólo a 55 minutos
de la costa este de Florida, y es una de las islas de las Bahamas más visitadas.

Esta parada, desarrollada en la década del cincuenta, exuda un glamour
cosmopolita mientras al tiempo que es cobijada por kilómetros de playas
inmaculadas y reservas naturales.

Se trata de un verdadero paraíso para los
compradores, en el que los bazares libres de impuestos se llevan el primer
puesto en la lista de puntos a visitar.

Desde luego, la práctica de esnórquel,
natación con delfines, y otros atractivos deportes acuáticos se suman a este combo irresistible.


Una de las posibilidades únicas que ofrecen las Bahamas es la oportunidad de
visitar una isla privada, propiedad exclusiva de un operador de cruceros.

Estas
extensiones aisladas de playas pacíficas, en las que el horizonte se funde entre
el océano y el cielo, serán accesibles únicamente a los turistas de los
cruceros. Asimismo, son varias las líneas de cruceros que tienen playas privadas
en destinos de las Bahamas, como Holland America, Carnival, Disney, Royan
Caribbean, Norwegian, y Princess.

Cuándo viajar al Caribe en crucero


Por Internet se encuentran grandes descuentos en cruceros a lo largo de todo el
año, con precios que alcanzan el 50% de su valor original para muchos de los
itinerarios.

Muchas ofertas aparecen durante los meses de septiembre y octubre
(los meses de temporada baja). Durante este período, hay más capacidad dado que
las naves regresas a aguas cálidas desde la temporada de navegación veraniega en
Alaska y Europa.

Y los chicos han regresado a las escuelas, de modo que las
familias no pueden viajar tanto, y quedan espacios por ocupar.


Los cruceros a las Bahamas y el Caribe prometen destinos soleados y exóticos;
cada parada es perfecta para tomar sol en playas de ensueño, con brisas marinas
reconfortantes, y aguas que permiten el buceo y la práctica de esnórquel.

Cualquiera sea el destino elegido, estos cruceros pueden llevarte sin dudas al
mejor viaje de tu vida; un viaje lejos, pero bien lejos de las rutinas diarias.