Cruceros para solteros

Todo lo que necesitas saber sobre los cruceros para solteros, un excelente medio de pasarla bien y, quizás, encontrar a tu media naranja

El número de participantes solteros por crucero varía en forma amplia, pudiendo haber entre 100 huéspedes hasta más de 300.

Las nacionalidades varían igualmente. Si bien la mayoría de los turistas provienen de Estados Unidos y Canadá, también hay gran número de participantes australianos, alemanes, y sudafricanos.

El promedio de edad de los viajeros es de 45 años, estando la mayoría entre los 30 y 60 años de edad. Existen, asimismo, algunos cruceros que son exclusivos para solteros mayores de 40 años.

Una razón equilibrada de mujeres y hombres puede apreciarse en cada uno de los cruceros, aunque vale dejar en claro que no es objetivo de estos viajes el formar parejas.

Si bien no se trata de un servicio de citas, es cierto que son muchas las personas que encuentran el romance sobre las aguas. De hecho, no son pocos los casos de matrimonios entre personas que se han conocido en un crucero de solteros.

En cualquier caso, las personas solas podrán disfrutar de todas las comodidades de un crucero de primera línea y, al mismo tiempo, conocer nuevas personas.

Antes de partir

La diversión de un crucero de solteros puede comenzar algún tiempo antes de la partida. De hecho, algunas empresas de cruceros ofrecen en sus Web sites, salas de chat para los participantes de un mismo crucero, de modo que los turistas podrán comenzar a conocerse algunos meses antes de la partida.

A menudo, los pasajeros usan la sala de chat para encontrar a otros que vivan en las proximidades y quieran viajar hacia el punto de embarque en forma conjunta.

Algunas veces, los pasajeros que arriban al puerto de embarque la noche anterior a la partida pueden unirse a una fiesta pre-crucero.

Muchos participantes optan por hacer el crucero con otros amigos solteros, compartiendo con ellos el camarote.

Aquellos que viajan solos, y deseen un camarote para sí mismos, deberán pagar un suplemento, que puede incrementar el costo del crucero entre un 50% y un 100%.

Por otra parte, las empresas de cruceros pueden buscar coincidencias entre los gustos y hábitos de los viajeros (por ejemplo, si son fumadores o no) y sugerir posibles compañeros de camarote.

Algunas personas se han convertido en mejores amigos con sus compañeros de cuarto, y en muchas ocasiones se las pasan juntos todo el viaje, e incluso vuelven a hacer otros cruceros juntos. Y, desde luego, otras personas no son más que compañeros de cuarto; después de todo, de eso se trata.

Diversión a bordo

Una vez a bordo, los anfitriones del crucero gratificarán a los pasajero con una divertida y cargada agenda de eventos sociales que se extenderán desde el principio al fin del viaje.

Si bien todos los pasajeros comparten el mismo barco y las mismas instalaciones, distintos grupos disfrutarán por separado de los juegos y las actividades reservadas únicamente para los solteros.

Es un programa completo, desde el desayuno hasta los eventos posteriores a la cena. Existen fiestas todas las noches, ya sea una fiesta de cóctel, fiesta disco con DJ, o una fiesta temática (como el baile de disfraces que muchas empresas ofrecen en la noche inaugural).

Durante el día, hay juegos de trivias, clases de baile, y rondas de tragos. Luego el grupo de solteros cena en forma conjunta.

La cena sigue un formato amistoso, en la que el grupo de solteros se sienta en un sector reservado del salón comedor, sin asientos asignados.

De esta manera, si ellos conocen a alguien con quien quieren comer durante toda la semana, podrán hacerlo.

Pero, al mismo tiempo, esta modalidad permite cambiar de ubicación cada vez, de modo que pueden elegir una mesa diferente cada noche, y conocer personas diferentes en cada oportunidad.

Las actividades fuera del barco son arregladas para los días de puerto. Los cruceros de solteros prometen al menos una excursión en tierra por viaje, y el costo suele ser menor a lo que debería pagarse por la excursión si no se formara parte del crucero.

Después, del paseo, los grupos suelen reunirse en un bar popular para luego encaminarse de vuelta a la nave. El objetivo de las empresas es ayudar a los participantes solteros a aprovechar al máximo sus vacaciones.

Una buena parte del trabajo es facilitar las presentaciones y hacer que todos se sientan a gusto. En un crucero de personas solteras, no puede haber alguien en un rincón, sentado solo, con la cabeza agachada y sin conversar con nadie.

Todos deben divertirse, y al mismo tiempo todo debe fluir con absoluta naturalidad. Desde luego, si te encuentras solo en medio de un crucero es posible que al menos durante un instante te sientas como pez fuera del agua, pero pronto la inevitable interacción social te hará estar más a gusto; demasiado a gusto.

Si bien los participantes suelen pasárselas de parranda buena parte del viaje, lo más importante es la camaradería que se desarrolla entre ellos a lo largo de toda la travesía.

Es muy sencillo encontrarse a gusto en estos grupos de personas. Es como si de golpe pudieran hacerse amigos en forma instantánea.


¿Tienes miedo a subir a un avión? ¿Quieres saber cómo superar el miedo a volar? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis Basta de Miedo a Volar, y ¡súbete al avión!