Corrigiendo tus textos

Luego de terminar de escribir un articulo o cualquier tipo de texto, es vital hacer un chequeo en busca de errores, tanto gramaticales como de ortografía y de estilo.

La auto-corrección es una necesidad para cualquier redactor. Los errores, principalmente de estilo, deben desaparecer antes de poder considerarse el texto terminado. 

Pero es difícil hacerlo con el texto propio, por la cercanía que uno siente hacia el trabajo realizado, y cómo uno lo ve en la forma en que lo escribió. Si uno no encontró errores la primera vez, es probable que no lo haga en la segunda o tercera leída. 

Pero aquí hay algunos consejos que pueden ayudar.

 ¿Cómo corregir el trabajo propio? 

1-Hay que prestar mucha atención a los errores que marca el procesador de textos. Es fácil cometer errores cuando uno está en ritmo de escritura o edición, y lo único que hace es amontonar palabras en forma continua. 

2-Hay que imprimir el primer borrador y leerlo en voz alta. La lectura en voz alta nunca es tan veloz como la silenciosa, por lo tanto esto nos fuerza a bajar la velocidad, con lo cual se vuelve más fácil encontrar errores en lo que estamos escribiendo. Además, al escucharlo en voz alta, saltan errores que aún escritos no es posible ver. 

3-Abandone el texto por un tiempo (un día, o, de ser posible, varios). El desprendimiento permite una visión más fresca y menos contracturada del texto en la próxima lectura. 

4-Es importante hacer que alguien más lo lea, dejando en claro que lo que necesitamos es ayuda en la búsqueda de errores gramaticales, ortográficos, de estilo o que se nos marquen párrafos u oraciones que no tengan sentido o que sean completamente incomprensibles para el lector; no una opinión o la ayuda de un editor. 

5-Leer el original hacia atrás también ayuda. En el caso de ser muy largo, y por lo tanto totalmente impractica la puesta en practica de esta actividad, se pueden leer tan sólo algunos párrafos que sean especialmente difíciles o sobre los cuales tengamos dudas más fuertes que sobre otros.

Consejos rápidos 

1-La corrección debe hacerse después de que el texto ya ha pasado por las manos del editor (o ha sido editado por el mismo autor). Es el ultimo paso antes de mandar un original. 

2-Tener cuidado con la selección de lectores y dejar bien en claro que lo único necesario es una búsqueda de errores. La cíitica extensa de amigos deseosos de ayudar puede ser totalmente contraproducente y una verdadera tortura en vez de una ayuda, en esta etapa de la escritura. 

3-Nuevamente, ¡la corrección es obligatoria! No es divertido y no es fácil, pero es necesaria. Y muchas veces es la diferencia entre el rechazo y la aceptación.

Si quieres aprender a escribir, inscríbete ahora gratis  en nuestro Taller Literario haciendo clic aquí.