Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Convirtiendo los problemas en oportunidades

Cuando nos encontramos en una situación difícil solemos abrumarnos mentalmente con los aspectos negativos de la misma. He aquí ciertas claves para poder sacar provecho de los problemas.
  
  


 

 

Frecuentemente
las cosas no suceden tal como lo habíamos planeado, episodios inesperados
pueden obstaculizar el desarrollo de
nuestros planes, o los sucesos no
transcurren del modo previsto, entonces solemos preguntarnos: “¿Por qué? ¿Por
qué tuvo que pasar esto? ¿Por qué me sucede esto a mi? ¿Por qué las cosas
marchan así?”

Preguntas
que en general quedan sin respuesta y no hacen otra cosa que hundirnos aún más
en el mar de nuestras
preocupaciones. 

La
propuesta que hacemos es que cuando se descubra a usted mismo formulándose
estos “por qué” los cambie por “cómo” y se interrogue cómo llegó a
ese resultado.

Si puede seguir la secuencia de hechos y acciones que lo llevaron
a ese desencadenamiento estará en
condiciones de aprender del pasado, con lo cual podrá evitar continuar por el
mismo camino que no lo llevó hacia su meta.

Otra
actitud que tomamos habitualmente, bajo el influjo de circunstancias que
consideramos desagradables, es concentrar nuestra atención en el problema, en
lugar de evaluar los resultados.

En
PNL suele decirse que no existen los fracasos, sólo podemos obtener resultados. Llevamos a cabo determinadas acciones y conseguimos resultados, que
pueden o no ser los que deseábamos, si no lo son, deberíamos cambiar nuestro
accionar.

Por
otro lado, si evaluamos la situación que vivimos como mala, tenemos altas
posibilidades de sentirnos mal y difícilmente podamos pensar con claridad. En lugar de evaluar los hechos como buenos o malos, la propuesta es buscarles la utilidad: ¿Para qué
nos puede servir lo acontecido? ¿Qué aprendizaje podemos obtener?

Cuando
a cambio de interrogarnos por qué nos cuestionamos cómo, en vez de centrarnos
en los problemas pensamos en resultados, y finalmente, si en lugar de juzgar las
circunstancias como buenas o malas buscamos la utilidad, obtenemos una nueva
perspectiva que nos permite tener una actitud más positiva.

Al
seguir estas sugerencias podemos descubrir que aquello que alguna vez
consideramos un problema puede ser una posibilidad para enriquecernos y seguir
adelante con nuevos recursos.