Consejos para aprobar el examen de conducir

Pasar con éxito la prueba de conducción depende mucho de la práctica que se haya adquirido durante las clases y de la confianza y seguridad que cada alumno exhiba ante el examinador. ¿Cómo ayudarse?

En muchos países, la prueba para sacarse el carnet de conducir es una experiencia en la que no solamente se invierte mucho dinero sino que también se pone a prueba la autoestima y confianza del conductor.

Para aprobar el examen sin sobresaltos es conveniente considerar las siguientes pautas:

1.- Al subirse al coche, lo primero que hay que hacer es revisar que todo esté en orden. Hay que adaptar el asiento, el respaldo, las luces, los espejos y colocarse el cinturón de seguridad.

Una vez que el examinador opine que ya se puede salir a conducir, hay que quitar el freno de mano y comenzar sin titubeos. La seguridad y la tranquilidad son dos aspectos que pueden marcar la diferencia entre un suspenso y un aprobado.

2.- Las clases con un profesional son importantes, sobre todo si el examen debe darse en un país en donde no es nada fácil aprobar.

La ayuda y la experiencia de alguien que sabe es fundamental ya nadie mejor que una persona que se dedica profesionalmente a la enseñanza para explicar de qué modo se hacen las cosas.

3.- Practicar antes del examen todas aquellas maniobras que no se realicen bien para ir al examen con una actitud positiva y segura.

4.- Los examinadores no solamente evalúan la conducción sino también la actitud dentro del vehículo. Hay que mantener la postura correcta y mirar los espejos cada cierto tiempo.

También es importante mirar el velocímetro para no ir por debajo ni por encima de las velocidades admitidas.

5.- Escuchar las indicaciones del examinador y si algo no queda claro, es muy importante solicitar que se reitere el pedido ya que es mucho peor quedarse en silencio y exponerse a cometer una falta grave. Preguntar ante la duda es el comportamiento adecuado. Ningún examinador quita puntos por una indicación que no se ha entendido del todo.

6.- Las clases prácticas suelen ser muy caras, pero hay que pensar que es mejor ir muy bien preparado al examen y cuando lo diga el profesor y no lanzarse a la aventura, suspender y tener que pagar nuevamente tasas e incluso arriesgarse a renovar el expediente por unas prisas que luego terminan costando mucho más dinero. 

Quienes se estén pensando en examinarse, deben valorar el costo y el beneficio para poder asumir con responsabilidad todo el proceso que en muchos casos, puede ser más largo de lo esperado.

Sin embargo, con constancia y práctica siempre se termina aprobando. Lo importante es no desfallecer e intentar hacer lo mejor posible en cada clase e ir muy seguro y con conocimientos al examen ya que una buena preparación es la clave del éxito.