Consejos para ahorrar en el supermercado

Pequeñas claves que mejorarán tu presupuesto al ayudarte a no gastar de más al ir al supermercado


Se cree que ahorrar en alimentos no es posible o que si se hace, la única manera de llevarlo a la práctica es tener que renunciar a algo de calidad.

Sin embargo, hay algunas claves que pueden ayudar a mejorar el presupuesto que se destina al mes en comida, sin tener que resentir ni uno solo de los alimentos necesarios para mantener una dieta saludable y nutritiva.

Claves para ahorrar en el supermercado

· El principal secreto es ir a hacer la compra con el estómago lleno. Nunca ir a primera hora de la mañana ya que se suelen agregar productos a la cesta sin real necesidad.

· Es conveniente siempre hacer una lista previa con los alimentos que se requieran. Es mejor ir cuando ya se tienen varios productos en mente y no ir tan seguido a adquirir pocas cosas.

· Es importante mirar la distribución de los alimentos o productos en las estanterías ya que los más caros se colocan delante de todo.

· Hay establecimientos que promocionan ofertas un día determinado de la semana. Es una buena alternativa siempre y cuando lo que se ofrezca sea lo que se está necesitando.

· Comparar precios. Hay muchas tiendas de alimentos y grandes superficies. Tomarse el tiempo para investigar precios es una opción válida para comprar lo mismo gastando menos dinero.

· Los productos de primera necesidad suelen estar situados en góndolas lejanas. “Hay que recorrer varios pasillos para poder adquirirlos.

Esta medida de marketing está hecha para que la gente en el trayecto pueda ir agregando productos que no necesita, pero que al verlos les despierta el apetito y que no son del todo saludables, pero sí que despiertan el interés”
, comenta la nutricionista española Lorena Gómez.

· Tener en cuenta el peso del producto para determinar si es caro o barato. “Esto no es un detalle menor y que pasa desapercibido para el común de la gente”, sostiene Gómez.

· Hacer un presupuesto y no salirse de él. “Esto es lo más complejo de poder hacer ya que siempre hay un imprevisto.

Algo que no figuraba en la lista que se hizo, pero que se necesita. A veces no queda remedio y se tiene que comprar, pero lo importante es tener conciencia y saber discernir entre lo necesario, lo indispensable y lo que en ese momento nos dan ganas de comprar y no precisamos para nada
”, reflexiona la especialista.

· Hay establecimientos que venden al por mayor. “A veces sale a cuenta visitar estos sitios con otros familiares o amigos y comprar una gran cantidad de un alimento que se utiliza mucho. Puede ser una buena manera de ahorrar, opina Gómez.

· En el momento de pagar, verificar si haciéndolo de una manera específica se devuelve un porcentaje. Hay bancos que tienen convenios con ciertos establecimientos y otorgan la devolución del IVA si se utiliza la tarjeta de débito o crédito de esa entidad.

· Atención a las compras que se hacen por internet o teléfono. “Llevan un agregado exagerado que abulta las facturas. A veces es mejor esperar a poder ir físicamente a la tienda a tener que pagar una cantidad que a fin de mes se nota y bastante”, explica la nutricionista.

· Los supermercados ofrecen sus propias marcas. Aprovechar este tipo de mercadería ya que el precio es menor y la calidad es la misma que proponen otras marcas más caras y conocidas.

Teniendo en cuenta estos consejos se podrá reducir el valor de lo que se gasta cada vez que se va al supermercado.

“Mantener una dieta sana es más costoso ya que hay que incluir frutas y verduras en mayor cantidad, pero estos consejos equilibran la balanza económica de cada consumidor. No hay que reducir dinero en calidad sino que hay que saber comprar y siempre a favor nuestro”, comenta Gómez.


Para aprender a manejar mejor tu economía y cuidar mejor tu dinero, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Administración y Economía del Hogar, haciendo clic aquí.