Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Consejos de supervivencia para abuelos que viajan con los nietos

Salir de vacaciones juntos es una experiencia que abuelos y nietos nunca olvidarán. Sin embargo, es fundamental tomar algunos recaudos para que el viaje no sea inolvidable por los motivos equivocados
  
  


Son muchos los abuelos que han viajado con sus
hijos y nietos
para
vivir en familia una determinada vacación. Sin embargo, la cuestión cambia
bastante cuando los nietos viajan solos con sus abuelos, es decir sin sus
padres.


Llevar un nieto a nuestras vacaciones es una de las cosas más hermosas que podemos
hacer. Al tiempo que les proporcionamos diversión y felicidad, podemos
hacer que nuestras propias vacaciones tengan un condimento especial, al
concurrir a lugares a los que jamás iríamos sin ellos, como circos, ferias y
espectáculos en la playa.

De hecho, nada es más precioso que observar la sonrisa
en el rostro de nuestro nieto durante las vacaciones, y poder compartir
grandes momentos junto a ellos.


Pero muchos abuelos, plantean una misma queja: los chicos no se comportan de
igual manera con ellos solos que cuando están sus padres. Suelen estar más
caprichosos y con rabietas, especialmente porque saben que no están los adultos
encargados de infundir la autoridad.


Además, muchos abuelos tiene menos energía para educar a sus nietos, lo que
complica aún más la cuestión. Pero esto puede ser evitado, si es que conocemos
ciertas técnicas.

Algunos puntos a tomar en
cuenta, al salir de vacaciones con sus nietos


En un principio, debe comenzar a hacer salidas cortas, como por ejemplo a los
museos o a los parques zoológicos más cercanos, junto con un almuerzo en el
restaurante favorito de su nieto, antes de tomar las vacaciones. Esta será la mejor forma
de ver sus posibilidades y limitaciones, y evaluar la posibilidad tomas unas
vacaciones con ellos.


Por otra parte, es fundamental elegir destinos que se adapten a nuestras
posibilidades. Olvídese de llevar a sus nietos a la nieve o las montañas, o sepa
que deberá hacer un gran esfuerzo físico para satisfacer sus pedidos.


Aunque la mayoría de los expertos recomiendan comenzar este tipo de viajes
cuando los chicos tienen ocho o nueve años, también se puede llevar a chicos
menores, si es que se goza de un buen estado de salud y los chicos no tienen
una excesiva dependencia de sus padres. Además, sería imprescindible que usted
conozca muy bien a los niños, y que ellos estén muy familiarizados con usted.


Siempre es importante saber si el chico es amante de una mayor libertad, o
si prefiere realizar actividades más estructuradas, bajo supervisión de adultos. En
base a esto, no solo podrá elegir el destino a visitar, sino también el hotel,
crucero, o programa de viaje.


Recuerde además que los chicos necesitan estar junto a pares o en lugares muy
entretenidos, para no aburrirse.


Es importante que en los parques, peatonales, la playa, o cualquier otro lugar
muy concurrido, no los pierda de vista ni por un segundo, puesto que es muy
fácil que los chicos se pierdan entre la multitud, en gran medida por su afán de
seguir el rumbos de payasos, negocios, etc.


Junto con los medicamentos que ellos puedan llegar a tomar, lleve las recetas de
estas drogas, por si se pierden.


Pídale a los padres alguna autorización legal para actuar en caso de
emergencias, sobre todo si están divorciados, y sólo uno de ellos tiene la
custodia.


En los paseos en auto, no olvide llevar siempre un teléfono celular por
cualquier tipo de emergencias.


Recuerde

llevar aquellos objetos que los chicos suelen utilizar en sus casas para
divertirse, o darse seguridad, como una manta o muñeco que usan para dormir, o
autitos, libros y juegos.


Es importante que su nieto juegue un papel activo en la planificación del viaje,
y que tenga tareas específicas durante el mismo, como llevar el diario de viaje
y tomar las fotografías.


Por último, para evitar que extrañen mucho a sus padres, es bueno permitirles
llamar a a su casa tanto como ellos lo deseen en cualquier momento del día.
También es bueno incentivarlos a escribir cartas y postales para su hogar.


¡Felices vacaciones!