Conozca los beneficios del yoga

Cada día son más los occidentales que han logrado modificar sus vidas, -combatiendo la tensión, el estrés, o la depresión-, mediante esta milenaria práctica india, que sirve además para mejorar la estética de nuestros cuerpos.
  
  

 

Por miles de años,
el yoga ha sido una parte en central en la vida de millones de personas a lo
largo de todo el mundo, que buscan la cura y la paz mediante la práctica de
este ejercicio meditativo. No es de extrañar entonces que existan muchas
interpretaciones sobre sus beneficios, y que cada persona le asigne una
interpretación diferente.

Sin embargo, existe una certeza compartida por todas
las personas que lo practican: quienes hacen yoga, tengan la edad que tengan,
pueden hallar mediante este ejercicio un mayor bienestar, desarrollar mayor
flexibilidad en su cuerpo, mejorarlo estéticamente, y sentirse más lucidos y
despiertos.

El yoga se ha
popularizado mucho en los últimos años dentro del mundo occidental, pero esta
tradicional práctica del este de la india comenzó hace más de 2.000 años,
como una forma de hallar el propio alma.

La filosofía existente detrás de este
ejercicio, intenta crear los principios para armonizar el cuerpo con la mente y
espíritu, a través de las asanas. El yoga se basa también en
principios éticos, y una disciplina personal, elementos básicos de todas las
culturas civilizadas.

La práctica
diaria del yoga, puede conducir a una vida más larga y sana. Y quienes crean
que esto no tiene fundamentos científicos, deben saber que el ejercicio del
yoga se funda firmemente en la circulación energética de los cuerpos: las asanas,
fueron desarrolladas para estimular el flujo del prana, la energía que
da la fuerza de la vida.

El Prana, se activa por determinadas posturas
corporales que estimulan principalmente a las glándulas de endocrina. De esta
forma, comienza a correr por nuestros organismos un armonioso flujo de energía,
que los mantiene fuertes y sanos, y ayudan a los enfermos a desarrollar su cura.

Los expertos en
yoga, señalan que uno de los fundamentos de esta practica es mejorar la
respiración, a medida que se realizan los asanas. Si una persona sufre
algún malestar mientras lleva a cabo una determinada postura, puede relevar ese
problema concentrando su mente en el área de la tensión, respirando
profundamente, y enviando energía hacia ese punto. De esta forma, se pueden
aliviar todas las dolencias que se experimenten en las complejas posturas del
yoga.

Por supuesto que
todo esto lleva mucho tiempo y práctica, y el progreso hacia una flexibilidad
total debe ser realizado gradualmente, sin forzar al cuerpo y llevándolo
suavemente hacia las posturas deseadas.

La regulación de la respiración, ayuda
a tranquilizar la mente y obtener una mayor concentración para realizar las
posturas, además de optimizar las curas. Los profesores del yoga siempre
recuerdan a sus estudiantes, que realizar las posturas sin su correspondiente
respiración y concentración, es como no practicar el
yoga.

Los asanas
influyen en todos los aspectos de la vida de una persona. Las posturas y sus
efectos, pueden ayudarle a levantarse mejor en la mañana, disminuir la tensión
del mediodía, y relajar el sueño durante la noche. Estos beneficios son
fundamentales para los hombres de mediana edad, que suelen pasar sus días
repletos de actividades, obligaciones, y compromisos.

Es por ello que una gran
cantidad de occidentales, han comenzado a reemplazar el tiempo que le dedicaban
a su deporte favorito, para utilizarlo en la practica del yoga, conscientes de
los mayores beneficios que esta práctica representa.

Las sensaciones asociadas
al yoga, como la paz mental, la relajación, la energía, y la facilidad de
movimiento corporal, acompañan a quines lo practican durante todo el tiempo de
sus vidas.

Es muy fácil
reconocer a los Yoghis: son aquellas personas que no se ponen nerviosas
por los atascos del tráfico, son menos impacientes buscando un lugar para
estacionar, y no se irritan cuando en la oficina alguien les habla mal, sino que
lo tratan con indiferencia.

No les importa esperar a que el mozo les sirva el
almuerzo, o se ven alegres en la cola de supermercado. De hecho, toman esas
situaciones como una oportunidad para poner en práctica los principios básicos
del yoga, como la concentración, la respiración profunda, o la alineación de
la espina dorsal.

Además, los Yogis
realizan otros deportes con menor esfuerzo y mayor agilidad. El conocimiento de
las técnicas de respiración y de movimiento de los cuerpos, los previenen de
los problemas que ocurren a menudo en los deportes más populares y
"activos", como el tenis, el fútbol, o el esquí.

Y si llegará a
sucederles alguna lesión, el daño puede ser menos severo y la recuperación más
rápida, ya que el yoga acondiciona el cuerpo entero. El yogi sabe
escuchar a su cuerpo, y no forzarlo en las situaciones que pudieran ser dañosas
para él.

Además, aumenta
la fortaleza del cuerpo, y retrasa el envejecimiento. Los músculos aumentan su
tonicidad, y proporcionan una mayor flexibilidad y mejor aspecto estético.

Todos estos beneficios, ayudan a armarse de confianza y valor para enfrentar los
desafíos más difíciles, como realizar exploraciones, subir montañas o ir de
excursión, actividades que sin lugar a dudas repercuten muy saludablemente en
nuestro interior.

Una persona que
practica yoga, también es fácilmente identificada por su postura corporal.
Suelen estar relajados, con los hombros erguidos y el pecho abierto, dando una
sensación de abrir su corazón al mundo que los rodea. El yoga mantiene también
la flexibilidad y fortaleza de sus huesos, previniendo la osteoporosis.

Su práctica,
mejora la digestión, la respiración,
la concentración, y todo el sistema cardiovascular. Un yogi raramente se
enferma, y si los hace, las complicaciones son generalmente menos severas, y su
recuperación más rápida.

Todas estas
ventajas se combinan para mejorar perceptiblemente la calidad de vida de los
hombres que sufren estrés depresión, o tensiones diversas. Es importante saber
que el bienestar y la plenitud no están reservados exclusivamente a los jóvenes,
aunque constantemente escuchemos ese mensaje.

El yoga es una excelente forma de
mantener los beneficios de la juventud, al tiempo que se goza de una nueva forma
de ver la vida, donde se combinan con total armonía el cuerpo, la mente y el
espíritu.