Conozca a su jefe a través del Zodíaco

Los humores y actitudes del jefe hacia los subordinados pueden variar según a qué signo del zodíaco pertenezca. En esta nota, los rasgos más salientes del mandón nuestro de cada día, vistos desde la perspectiva de cada signo.
  
  

Aries 

Si
su jefe es de Aries, es de esperarse que tenga un ego del tamaño del Empire
State. Por lo tanto, no es sensato contradecirlo abiertamente: lo mejor es
dejarse llevar por la corriente. Aunque, claro, tampoco es cuestión de estar
repitiendo “¡Sí, señor!” todo el tiempo. Simplemente hay que notar esos
momentos en los que está enfurecido y parece que largara fuego por la boca, y
tratar de no molestarlo con pequeñeces de oficina. Una vez que haya recobrado
la calma, acérquese a él de manera simple y trivial para informarle con
palabras precisas y claras (nada de usar palabras raras con el jefe) cuál es el
problema en la oficina, o para informarle de su agenda del día, o incluso para
recordarle qué es lo él mismo piensa acerca de un tema en particular. 

Los
arianos, hijos del bravo planeta Marte, son francos y abiertos, no tienen
maldad, por lo que la manera correcta de abordarlo es esa. Además, como buen
Aries que desborda energía, su jefe irradiará entusiasmo y ansiedad. Esto
significa que para trabajar con ellos debemos estar alerta y activos en todo
momento. Las personas de este tipo siempre buscan la acción, si lo que hacemos
está bien o mal pasa a un segundo plano. No sólo debemos estar ocupados en algo
todo el tiempo –porque se espera que lo estemos– sino que también debemos
parecerlo. Esto ayudará a crear el clima de excitación y movimiento que hace
feliz al jefe. 

Cuando
trabajamos a las órdenes de una persona de estas características, realmente nos
vamos a tener que ganar cada centavo de nuestro sueldo. No porque nos trate
como esclavos, sino porque tendremos que seguirle el ritmo a cada minuto, tarea
nada fácil, además de soportar sus rabietas, salidas extemporáneas y esas
esporádicas nubes negras de mal humor que se posan sobre él. 

Si
tenemos suerte, todo ese trabajo estará bien remunerado. Aunque existen
excepciones, los arianos suelen tratar bien –económicamente hablando– a sus
empleados, teniendo incluso tiempo para un regalo ocasional para la gente de su
staff. Además generalmente le gusta divertirse en el trabajo y, por qué no,
intentar suerte con las mujeres de la oficina. Todo forma parte del mismo
paquete para ellos. 

Ya
sea en ventas, publicidad, producción o algún otro negocio, el jefe de Aries
siempre será un pionero, el primero y el mejor en empezar un proyecto nuevo y
en motivar a sus subordinados. Si no nos molesta ser buenos segundos (no hay
nada de malo en esto, no todos podemos ser líderes), tener un jefe ariano nos
sentará de maravillas. 

Tauro 

Ciudadano
ejemplar, de paso lento pero muy seguro, artístico y paciente, así es un jefe
taurino. Si de los de arianos podemos esperar fuegos artificiales, los de Tauro
apuntan más a escalar paso a paso hacia la cima. Bajo su mando, nos
convertiremos en eficientes, seguros y aprenderemos a manejar cantidades
generosas de poder. Los empleados que busquen seguridad y firmeza deberían
tratar de vincularse con un jefe de Tauro. 

Aunque
todo lo anterior no significa que sea una persona que no reaccione ante las
ideas originales. Los jefes taurinos pueden literalmente oler el dinero, y si
nuestro plan es práctico lo adoptarán como propio. Si esto sucede, seguramente
seremos recompensados apropiadamente, aunque no sea en lo inmediato. Los
taurinos rara vez olvidan a un empleado útil, inteligente y leal. Pero mucho
cuidado: los planes descabellados, extremadamente intrincados o del tipo
“hágase rico de la noche a la mañana” están absolutamente descartados con este
tipo de jefe. Por sus características, son personas a las que no se puede apurar
para que tomen una decisión, aunque una vez que la toman la defenderán a
rajatabla. 

Un
jefe de Tauro disfruta de la buena comida, la buena ropa, la música, la
arquitectura, la jardinería y las buenas mujeres (aunque no necesariamente en
ese orden). Por eso, puede parecer holgazán por momentos, hablar excesivamente
de su familia y dar la impresión de ser obstinado (¡y vaya si lo es!). Esos son
los momentos para contenerlo. Una cosa es segura: sabrá reconocer el valor de
una buena persona. 

Géminis 

Un
jefe geminiano parece estar listo para todas las situaciones. Pero como los
personajes cautivantes, la mayoría de las veces es poco confiable, de actuar
rápido pero cansarse también rápido y no del tipo ahorrativo. Es caótico y
brillante, comunicativo pero con poca atención para los detalles, rápido para
enojarse con alguien pero aún más rápido para perdonar. Y lo más importante:
intensamente humano y muy divertido. 

El
jefe de Géminis cree ser muy inteligente y, en consecuencia, tiende a ocuparse
de más de un asunto a la vez (con un poco de ayuda, por supuesto). Su sentido
del humor sea quizás su característica más preciada. Cuando esa gracia lo
abandona deben prenderse las luces de alarma; seguramente se acercan momentos
de stress emocional. Será allí cuando nuestros consejos serán necesarios y
útiles, y nuestra oreja servirá para que el jefe se desahogue. Si sabemos ser
un ladero fiel en esos momentos, nuestro jefe de Géminis nunca lo olvidará. 

Podemos
hacer de todo, pero nunca debemos repetirnos en nuestras ideas, planes y
maneras de trabajar si estamos bajo el ala de un geminiano. Lo aburriremos de
tal manera que empezará a pensar en la posibilidad de despedirnos. A no
desesperar: en el caos del típico jefe de Géminis también hay un tácito orden.
Su habilidad para comunicarse en los momentos de mayor confusión no es casual:
es parte de su personalidad.} 

Lo
peor que podemos hacer es intentar imponerle solapadamente nuestros métodos o
cursos de acción, aunque pensemos que nuestro “orden” le servirá para tener
otra perspectiva de las cosas. Lo único que conseguiremos es que se rebele como
un niño. Es que en el fondo eso es lo que es: querible, comunicativo,
intuitivo, agudo, curioso como un chico. Por eso, no debemos sorprendernos si
nos manifiesta alternativamente amor y odio… ¡con cinco minutos de
diferencia! 

Como
rasgo a destacar, los geminianos son los mejores cuando se trata de escuchar.
Demuestran un interés genuino en la otra persona y en lo que les pasa. Por eso,
son ideales para hablar con clientes insatisfechos o negociar nuevos contratos,
ya que está en su naturaleza entretener al otro e irradian camaradería. 

Si
buscamos un jefe que no sea tacaño, que fomente una atmósfera relajada y libre
en la oficina y que nos estimule, la mejor elección como jefe será un
geminiano. Especialmente las mujeres lo encuentran cautivante y con cualidades
humanas extraordinarias, y los hombres lo envidian un poco. Pero todos
coinciden en que es la mejor compañía que les podría haber tocado en el
ambiente laboral. 

Cáncer 

Como
el cangrejo que les da nombre en el zodíaco, los jefes de Cáncer avanzan y
retroceden, o bien se quedan a mitad de camino en la consecución de sus ideas y
planes. Muchos empleados los encuentran misteriosos y divertidos (en el sentido
de que es difícil no reírse de ellos a veces). Pese a que puede parecer
distraído e inconstante, un jefe de Cáncer pocas veces perdona los errores y
los descuidos. Dar un mal paso trabajando para alguien así puede significar
nuestro fin. 

Aunque
junto con todo esto, también es cierto que los jefes cancerianos jamás olvidan
un favor. Si estamos junto a ellos durante los momentos malos, serán
incondicionales para siempre. Valorará nuestro aporte en términos de
comprensión intuitiva, relación individual y –aunque en el fondo les duela– un
salario más abultado. 

Sus
características los llevan a ser extremadamente conservadores, pero a la vez
extrañamente abiertos a los cambios bruscos. Si estamos a su lado, tendremos
asegurado nuestro bienestar económico, ya que piensa dos veces antes de
invertir su dinero y el de la empresa. 

Para
compensar su lado sentimental, en el ámbito laboral juzgarán nuestro desempeño
con puño de acero. Pero si alguna vez llegamos a tener problemas familiares,
veremos cómo empiezan a funcionar sus instintos paternales. El canceriano es un
tipo de jefe especialmente sensible a las historias tristes. 

Rara
vez le presta atención a la vestimenta, y piensa mal (los envidia, para qué
negarlo) de aquellos que le otorgan demasiada importancia a su aspecto. Lo
mejor si somos sus subordinados es vestir de manera sobria, y de vez en cuando
sorprenderlo con algún atuendo estrambótico. Cada tanto, el jefe de Cáncer
necesita de un pequeño shock eléctrico para recargarse y salir de la rutina. 

Leo 

Con
los jefes de Leo, el asunto es más tener un cierto magnetismo personal, mucha
materia gris y habilidad para organizarse. Este tipo de jefe impone dinámica
con su sola presencia. Al moverse tira ondas que pueden ser estimulantes,
eléctricas o directamente fuego puro, al punto de convertirse, en sus peores
momentos, en un lanzallamas humano. Para completar el cuadro, el jefe de Leo
tiene mucha confianza en sí mismo y es una persona cálida, con la que se puede
hablar. 

Para
no quedarnos con la idea de que roza la perfección (ningún jefe logra siquiera
acercarse a eso, aunque se desvivan en hacernos creer lo contrario), suele
rodearse mal, siendo muy permeable a los que lo elogian en demasía. Pero no
conviene intentar que cambie su manera de ser. Por su estructura psíquica, el
jefe de Leo necesita de su séquito de adulones. Su lógica tácita puede
resumirse en la siguiente frase: si los animales de la selva no se inclinan
ante el león, ¿de qué sirve que exista el león? 

No
hay medias tintas para la gente de Leo. O tenemos éxito, o empezamos a juntar
nuestras cosas para irnos a casa. Las virtudes de los jefes leoninos no
incluyen una inteligencia refinada y por eso es posible que sea engañado por
personas más hábiles, pero es el mejor para dirigir las lealtades de su staff y
de quienes lo admiran. Su ego es uno de los más encumbrados entre todos los
signos del zodíaco. 

Virgo 

Este
signo está asociado, y acertadamente, con la pureza, la limpieza y los
servicios hacia la sociedad. Es de los mejores para comandar situaciones de crisis
y para resolver las cuestiones realmente importantes, ya sean laborales o de la
esfera personal de alguno de los empleados bajo su supervisión. Si nuestro jefe
es de Virgo, lo mejor será evitar los gestos dramáticos, la grandilocuencia y
las apariencias estridentes. El jefe de Virgo gusta de juzgarnos con un
microscopio gigantesco, para poder escudriñar hasta nuestros aspectos más
recónditos. 

Pero
no es tan malo como suena. No hay jefe más consistente, justo ni firme que el
de Virgo. Es cierto que hila muy fino, y a veces suele acabar con la paciencia
de quienes lo rodean, pero también es honesto y confiable. Para él, el mérito
importa más que los lazos de familia, los “recomendados” y el elogio fácil. Si
somos realmente eficientes en lo que hacemos, nos vestimos de manera sencilla
pero con personalidad, evitamos las hipérboles y trabajamos en silencio pero
con dedicación, iremos por el buen camino. 

A
larga, nos terminaremos encariñando con nuestro jefe de Virgo. Quizás no nos
cautive ni nos transforme en incondicionales, pero se ganará nuestro respeto a
lo largo de los años por su sentido común, su escala de valores tradicional, su
sentido de deber hacia la sociedad y la manera ordenada que posee para tratar
con su staff. 

Libra 

Es
cierto que la mayoría de los jefes de Libra no son ciento por ciento
confiables, pero usarán sus otros atributos (fuerte personalidad, gracia y una
sonrisa compradora) para asegurarse de que demos el máximo siempre cuando
trabajamos. Luego están los otros, los Libra de la minoría, que son alrededor
de veinte por ciento. Ellos son extremadamente ambiciosos, muy egoístas y
agresivos, y en vez de asegurarse que demos el máximo nos explotan sin piedad.
Ambas tipos poseen poderes de persuasión considerables. También son imparciales
y suelen no inclinarse nunca por el camino del exceso. “Nunca en demasía” suele
ser su frase favorita. 

Muy
a menudo, el jefe de Libra cree sinceramente que se comporta de manera justa
para con sus empleados. Y es cierto que coopera con sus colegas y con los
miembros de su staff. Pero como el Libra típico cree tener modales exquisitos y
aspecto de semidios, una cara bonita (generalmente femenina), maneras sutiles y
cierto sentido del buen gusto pueden ayudar a conseguir un ascenso. Aunque,
valga el aviso para las mujeres, los Libra suelen experimentar bastante con su
vida amorosa. Aquellas que estén buscando una relación estable harían mejor en
abstenerse. 

Astrológicamente,
mucho se ha dicho sobre la tradicional vacilación de los pertenecientes a este
signo. Su jefe seguramente intentará argumentar sus dudas diciendo: “Las
decisiones rápidas suelen no ser las acertadas”. Y es que para ellos tomar una
decisión velozmente equivale a hacerlo sin pensar, y es signo de inmadurez y
falta de visión. Al Libra le gusta llegar a una decisión luego de un juicio
equilibrado y tras sopesar todos los pros y contras, lo que se gana y lo que se
pierde. 

Escorpio 

Ya
sea que amemos u odiemos a nuestro jefe escorpiano, debemos tener en cuenta que
a él no le importa lo que pensemos. Le gusta tener a sus empleados bajo una
rienda firme, pese a que él le gustan tanto el trabajo como los momentos de
distensión. Es un tipo de persona a la que le gusta tener mano firme para
manejar grupos de trabajo. Bajo su comando, se debe esperar una sumisión
absoluta y se deberá adquirir la habilidad para seguir sus movimientos. 

Suele
seguir rutinas, aunque las varía ligeramente según lo que le marque su
intuición. Todos los signos de agua (Cáncer, Piscis, Acuario) tienen estas
características. Pero debido a que Escorpio es un signo fijo, una vez que los
escorpianos forman sus hábitos las rutinas a seguir se dan como una
consecuencia lógica de ellos. 

Siempre
viviremos al límite si trabajamos para un jefe de Escorpio. Si no entramos
dentro de su esquema de trabajo, no pasará mucho tiempo hasta que recibamos la
noticia de que se ha decidido prescindir de nuestros servicios. Pero si nos
sabemos adaptar, nos esperan gratificaciones, protección y un camino
ascendente. 

Como
buen inescrupuloso, el escorpiano usará cualquier método a su alcance para
conservar su lugar de poder. Pero existen excepciones. Aún cuando el Escorpión
simboliza la regeneración, nuestro jefe puede tener un repentino momento de
iluminación espiritual y seguir un camino recto de virtud absoluta en su
negocio o profesión. Pero, está dicho, estos casos no son la norma y rara vez
nos encontraremos con uno. 

No
podremos engañar o hacer cosas a espaldas de un jefe escorpiano. Por más que lo
intentemos, se dará cuenta. Y mejor vayámonos olvidando acerca de sugerirle que
cambie su curso de acción. Tiene su propia manera de ver las cosas, y lo
impulsan sus propios objetivos y una decisión sin par. Al ser una de las
personalidades más intensas y agresivas, también será permeable a sufrir de
momentos de depresión o de melancolía aguda. Lo mejor en estos casos será
dejarlo que supere ese trance solo. Si no logra hacerlo (muchos escorpianos son
personalidades atrayentes y fascinantes), es de esperar que reciba toneladas de
sarcasmo. No será fácil ganarse los favores de un jefe escorpiano, pero
intentarlo bien vale la pena. 

Sagitario 

El
jefe sagitariano se inclina por la aventura, el peligro y explorar nuevos
horizontes. Es alguien que no duda en arriesgarse. Experimentar, innovar, hacer
cosas a lo grande e impulsivamente, de esos momentos está hecha su vida. El
riesgo es algo tan natural para los de Sagitario como la cautela para los de
Cáncer. 

Son
conocidos por atraer las ondas positivas y la suerte suele estar de su lado. La
razón astrológica para que esto suceda es que Júpiter está a cargo de este
signo, lo “controla” por así decirlo. Y Júpiter es sinónimo, como todos
sabemos, de dinero en cantidades industriales. 

Debido
a que a este signo se lo vincula desde siempre con la autoridad, la lógica, la
filosofía, el planeamiento, la curiosidad, los deportes, la investigación, la
educación y la urgencia por conocer la verdad, algunos o todas estas
características se pondrán de manifiesto en nuestro jefe. Si intentamos
engañarlo, corremos serios riesgos. Sí se lo puede confrontar con una línea
argumentativa sólida, por ejemplo para advertirlo de un proyecto que tiene
muchas chances de fracasar. Seguramente nos escuchará atentamente y hasta
termine coincidiendo con nosotros. Es decir: no es una persona inabordable ni
negada para el debate. 

Los
de Sagitario son otros que dan pasos con pies de cemento. Además prestan poca
atención a los detalles, a menudo son cortantes y no dudan en decir lo que
piensan, poseen una desmedida confianza en sí mismos y son egoístas. Esto puede
muchas veces irritarnos… pero bueno, no se ha inventado el jefe perfecto
todavía, y decididamente los sagitarianos no serán pioneros en este aspecto.

Como
líder es generoso, tolerante (siempre y cuando no le juguemos sucio y nuestros
errores provengan de un mal cálculo y de actitudes honestas), cándidos,
alegres, proclives a enfrentar desafíos y dados a compartir el bienestar de la
empresa con los empleados. Trabajar bajo su mando puede llegar a ser una
experiencia muy estimulante. 

Capricornio 

Seguridad,
solidaridad y prudencia son los tres canales sobre los que opera el jefe de
Capricornio. Solamente un taurino o un canceriano se le pueden comparar en
cuando al poder de decisión, la aplicación y la concentración. Con un jefe de este
tipo, está claro que lo que nos espera es trabajo, trabajo y más trabajo. Las
expectativas que fija una personalidad de este tipo son altas, y debemos
responder a ellas. 

De
todos los signos del zodíaco, Capricornio quizás sea el más práctico, el mejor
organizado, el más paciente y asertivo. Y muchas de estas cualidades son las de
las personas exitosas. Aquellos que han trabajado para capricornianos los han
encontrado rígidos, snob, excesivamente ortodoxos o lisa y llanamente brutos. 

Bueno,
esta es solamente una cara de la moneda. Es cierto que no se caracterizan por
su sentido del humor, pero sí tienen muy en claro cuáles son sus metas y son de
mantener su palabra sin importar las consecuencias. Tienen estándares altos y
viven cada día de su vida regidos por ellos. Por otra parte, el snobismo
capricorniano es algo intrínseco a su personalidad, y parte de una incapacidad
para comunicarse. 

Su
oficina no se destaca precisamente por la belleza de su decoración, pero en
ella se encaran los proyectos más faraónicos, y la mayoría de ellos suele
terminar en éxitos rotundos. No es demasiado afectuoso ni demostrativo, pero sí
sabe guiar con mano firme y cuidar a los miembros de su staff. Si queremos
hacer las cosas a lo grande, pero no alocadamente, debemos buscar cobijo bajo
el ala de un capricorniano de ley. 

Acuario 

Con
ideas superlativas, enfoques originales para la vida y el trabajo, los
acuarianos son gente poco convencional. Son capaces tanto de arruinar el mejor
negocio como de sacar oro de las piedras. Suelen olvidar sus citas y divagar
diariamente por los laberintos de su mente, pero trabajar con ellos puede
llegar a ser una experiencia que no olvidaremos. 

Como
jefe es cálido, amable y humano (características que no abundan, como habrán
podido comprobar durante la lectura de esta nota). Defienden con uñas y dientes
su independencia, sus modales son extravagantes y suelen ser tan descuidados
como creativos. 

Por
eso son exactamente el tipo de jefe que representa un peligro: puede
arrastrarnos hacia su mundo, creándonos distracciones en nuestro trabajo
diario. Son pocos los empleados que realmente pueden disfrutar el hecho de
trabajar junto a alguien así. Pero es el jefe ideal para un compromiso de poco
tiempo. Capaz de las locuras más deliciosas, pasando un breve lapso junto a él
empezaremos a pensar de maneras diferentes a las tradicionales, incorporaremos
puntos de vista más refinados y futuristas, aprenderemos a reírnos de nosotros
mismos y a ser verdaderamente altruistas, en el mejor sentido de la palabra. 

Los
de Acuario son expertos en resolver los problemas ajenos, aunque los propios no
suelen manejarlos de la mejor manera. Como jefe, queda dicho, son muy, pero muy
especiales. Tanto como una bomba que puede explotar en cualquier momento. 

Piscis 

Es un
jefe que ama la tranquilidad, odia las situaciones de presión y el hecho de
tomar decisiones, a la vez que aprecia a un empleado que le responda de manera
sensible. También se caracteriza por sus rabietas y sus repentinos cambios de
humor, ya que se especializa en remarcar sus altos y sus bajos de forma pública
y evidente. 

Si
elegimos jugarle en contra o intentar perjudicarlo, la venganza vendrá en la
forma más tremenda y sutil, en el momento menos esperado. Nos sacará gentil
pero firmemente de nuestra oficina sin pensarlo demasiado, de una vez y para
siempre. Sin llegar a estos extremos, no es desaconsejable contradecirlo o
confrontarlo de vez en cuando si es bueno para la empresa. Es un jefe que sabe
escuchar y puede llegar a decirnos que todo el mundo tiene derecho a su
opinión, aunque probablemente termine haciendo lo que él quiere de todos modos.
Es una persona con la imaginación suficiente como para ser tolerante, una
virtud escasa en aquellos que tienen una posición de poder. 

A
pesar de que puede ser el mejor para las cuestiones comunicativas y
contractuales, su excelencia rara vez se aplica a la organización y a los
asuntos cotidianos de oficina. En este aspecto, la ayuda de los empleados es
invalorable, aunque no debemos interferir con su accionar mientras nos ocupamos
de las tareas más rutinarias. De este modo, sabrá apreciar y entender nuestro
aporte. Los ascensos y los aumentos de sueldo no siguen un curso lógico con los
piscianos, pero eventualmente llegan, así que a no desesperar. 

Debido
a que los piscianos están atravesados por una intensa veta artística, lo mejor
es que sus empleados sepan algo del tema si pretenden trabajar junto a su jefe
durante un largo tiempo. 

Según
confirman los astrólogos, este tipo de jefe suele palidecer y amilanarse ante
las situaciones de extrema presión. Ese es el momento para no abandonarlo. En
menos de lo que canta un gallo, emergerá de sus problemas y enfrentará los
peligros que tenga en el horizonte. Y luego de que todo pase, la recompensa por
la fidelidad y el compromiso será abundante, tanto en dinero como en elogios. 

Para
terminar, tengamos siempre en cuenta que nuestro jefe pisciano suele tener
violentos cambios de humor. Tiene carácter y puede discutir en malos términos
con cualquiera de su staff sin un motivo aparente. Pero, como los perros, ladra
más de lo que muerde. Es su modo de demostrarnos que él es el jefe, eso es
todo. Para algunos puede parecer una actitud infantil, pero forma parte de la
personalidad de los de Piscis.