¡Confiar, confiar y… confiar!

Todos tenemos en claro que la confianza es la base de toda relación sana. Pero entonces, ¿por qué nos cuesta tanto?
La confianza en la pareja es la base, el pilar donde se sustenta todo.

Resulta muy fácil decirlo, y aconsejarlo a otros pero a la hora de pensar en nuestras relaciones, se nos hace muy difícil confiar por completo en el otro.

¿Cuál es la clave? Simple. DEBES LIBERARTE DE TODOS TUS MIEDOS. No inventes fantasmas donde no los hay y disfruta.

Se tu misma y no busques impresionar al otro. La confianza se basa en  conocer y ser conocido.

Si tú no eres con tu pareja quien realmente eres, como puedes pretender que el otro lo sea contigo y confiar en el ciegamente.

No busques la apariencia, sino la transparencia. Esto puedes resultar muy fácil, pero llevarlo a la práctica se nos hace muy difícil.