Home > Tiempo libre > Taller literario

Poemas y cuentos

Con la arena en la garganta

Tenía los ojos abiertos. En la garganta y en las fosas nasales la arenilla persistía. En sus oídos seguía percibiendo el aire frío de la época; pero no tan frío como el que sentía en sus piernas; desde donde subía hacia todo su cuerpo...

 

Las manos no las sentía, aunque pudo llegar a ver que un dedo - el índice - se movía como en una convulsión. Volvió a escuchar, como a lo lejos, pero nítidamente, las risas de alguno de sus compañeros, que se burlaba de las " pretensiones de María Grazzia" por ir allá, " a la guerra".

Sintió entonces la tibieza que llegaba a su palma e imagino que era negra, por la tierra que teñía el rojo de su sangre. Recordó su escritorio, su lap-top, las discusiones. Sin las cuales el trabajo perdía mucho de su sentido y de riqueza. Seguro que tuvo miedo.

Tenían razón en el Corriere. Los más horrible era saber que allí los cuerpos ardían, quizás antes que escucharan la explosión misma. Y el olor de la muerte se le instalo para siempre, era peor que el miedo.

El temblor de la tierra bajo sus pies la aterró. No era el miedo de cuando concurrió a rendir sus primeros exámenes para poder ser alguna vez periodista. Era distinto, era horror. Escuchaba los comentarios de los demás, algunos ya acostumbrados en Bosnia al repiqueteo lejano, sordo e inolvidable, de las explosiones en cadenas.

Allí supo lo que ya significaba no poder dormir, quizás no comer, sentir más frío que los demás, quienes más curtidos y experimentados hablaban de la muerte con una naturalidad embrutecedora. Nunca los perdonó. Pero, ahora le tocaba a ella y comprendió. Solo sería un numero más en las estadísticas.

La empujaron hacia la parte oculta de las rocas, sintió ganas de llorar y no pudo. Ese nudo en la garganta, los labios entreabiertos y la arenilla que ya se le colaba anticipadamente a la caída posterior.

No los miró a los ojos. Solo escuchó las voces imperiosas e incomprensibles de los que ahora mandaban allí, por sorpresa, rutinariamente. Acostumbrados a una ceremonia muchas veces repetida y por ello metódica y sin tropiezos, salvo algún llanto desgarrante que era el primero en ser acallado.

El débil brillo que aún percibía se estaba yendo, como la costa de su querida Italia cuando la divisó desde el avión en la partida. En silencio y, con mas frío que le llegaba ahora a los hombros y la garganta.

Su cámara estaba debajo del antebrazo y sospechaba que le habían quitado el abrigo, confortable y algo caro, que se atrevió a comprar poco antes de partir. Quizás por eso sentía tanto frío.

Y entonces recordó. Sus deseos de ser periodista "donde se deciden las cosas", entonces recordó las miradas de los niños, entre hostil, curiosa y sorprendidas que la señalaron en cuanto arribó; entonces recordó la naturalidad con que muchos de allí se encaminaban a matar y, por fin, a morir, entonces recordó un viejo libro de E. M. Remarque que pudo leer en un viaje: "La chispa de la vida" y en su mente la buscó, con desesperación y minuciosamente y, no obstante, el hielo se seguía filtrando en su alma que cedía mansamente.

Quiso llorar ahora y no pudo, solo las lágrimas se derramaron en el alma que comenzaba a mirarla desdoblada. Si hubiera otra vida, haría lo mismo. Desearía ser periodista. Aunque se burlaran de ella, querría ir a " donde se deciden las cosas".

Así lo decidió, cuando ya todo era totalmente nieve en su mente y los ruidos del lugar se apagaban, como un acto de respeto a todos los que estaban ahora muriendo y por fín, llegó a una enorme luz que era el centro donde, realmente, se estaban "decidiendo todas las cosas".

DE UN LEJANO ARGENTINO EN MEMORIA DE LA SEÑORA PERIODISTA ITALIANA D. MARIA GRAZIA CUTULI. QUE FUE ASESINADA EN AFGANISTÁN VIAJANDO HACIA KABUL DESDE JALABALAL


 

 

 

 

Juan de Dios Romero

Recomendar a un amigo:

 

COMENTARIOS:

 

Impresionante

Por AGAPANTOS


Mas notas del autor:

Juan de Dios Romero

Niñitas de Catamarca

Niñitas de Catamarca

No estaba desafinado; sus notas eran la contradicción del paisaje de la calle. Era como si una brisa cruzara mi sentimiento, discutiendo a lo seco y tórrido del clima de la tarde...

Recuerdos de un censista indiscreto

Necesito escribir estas líneas, necesito que otros las lean, necesito que me crean. El dolor no surge de las respuestas, uno lo percibe, como también la gama de todos los sentimientos que más arriba describo; todos ellos se presentan conjuntamente, inclusive en la mirada y en el silencio de los chicos y en los silencios de las pausas de todos.

El cerco: conocer al otro

Una, quizás aparentemente, delicada propuesta para la selección de personas que persigan comprometerse con un proyecto perdurable.

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: