Cómo y dónde comer en Alemania

Consejos para que el costado “gourmet” de su viaje por Alemania sea inolvidable
  
  

Estas
son los principales aspectos que debe tener en cuenta un turista cuando de comer
en Alemania se trata:

1-
Los desayunos en Alemania suelen ser abundantes, e incluyen carnes, fiambres,
contundentes panes y huevos pasados por agua.

2- Entre los hoteles típicos, los que ofrecen la mejor comida son los llamados
“Romantik” –posadas características en donde puede encontrarse excelentes
comidas regionales- y los hoteles instalados en castillos (con una excepcional
mezcla de ambiente clásico y cocina local).

3- En la mayoría de las ciudades y pueblos, se encuentran pequeños
restaurantes que ofrecen un menú tradicional a precios muy razonables: pan recién
horneado, salchichas, sauerkraut, schnitzel y cerveza casera.

4- Los sándwiches suelen hacerse a pedido, en las carnicerías

5- Si su presupuesto es muy ajustado, son una buena opción los pequeños
puestos en que se puede comer de parado salchichas y otros embutidos con
cerveza.

6- Aunque podría pensarse lo contrario, en Alemania la comida en las estaciones
de tren suele ser muy buena.

7- Para comer bien y a precios razonables, existen distintos tipos de
restaurantes: Gaststätte (restaurantes informales), Bierkeller (cervecerías),
Weinkeller (vinerías) y Ratskeller (restaurantes de los ayuntamientos o alcaldías).

8- También existen cafeterías en donde comer a buen precio. Suelen pedir un
depósito (Pfand) por las jarras y cubiertos, así que no olvide de pedir que se
lo devuelvan.

9- Dese un gusto, y pruebe el café y las tortas de cualquiera de las numerosas
Konditorei.

10- Puede que en las cervecerías le ofrezcan un gran rábano. Si se anima, pruébelo:
cúbralo con sal, y cuando el agua se escurra, cómalo.

11- Los vinos blancos alemanes son extraordinarios (algunos de ellos no los
encontrará en ningún otro lado), aunque los tintos no son tan cotizados.
Todos los vinos alemanes son calificados, y esa calificación se indica en la
etiqueta: Los de calidad superior tienen la etiqueta Qualitätswein, y los
mejores de todos tienen la etiqueta Qualitätswein mit Prädikat.

12- Si tiene la suerte de estar en la fecha de alguno de los numerosos
festivales del vino, aproveche para probarlos (y, si puede, aproveche también
el ambiente de “fiesta loca” que a veces se da en esos festivales).

13- Y si viaja hacia fines de septiembre, no se pierda la Oktoberfest en Munich.
Cerveza y fiesta por todos lados, durante varios días (y noches).

14- Si pide cerveza, lo que le darán es cerveza “tirada” (Bier fom Fass,
según su nombre técnico) o de máquina, y no cerveza en botella. Se pide según
el tamaño del vaso.
No hace falta repetir las bondades de la cerveza alemana, salvo decir que cada
comunidad tiene su propia fábrica de cerveza, una mejor que la otra.

15- Al igual que en Holanda, la leche fría es una bebida popular… pero solo
en el norte de Alemania.