Cómo vender un inmueble en tiempos de crisis

Vender una vivienda a buen precio es muy complejo ya que la asfixia económica relacionada con la burbuja inmobiliaria, ha paralizado el sector. ¿Cuáles son las estrategias que se pueden poner en marcha en caso de necesitar sí o sí ofrecer la propiedad a la venta?

Ante la escasez de compradores, las iniciativas que se pueden considerar para vender un inmueble pueden ser:

1.- Bajar el precio de la vivienda. Aunque no es la opción que más agrade a los propietarios que han comprado una propiedad en un precio y ahora tienen que perder con el negocio, es la opción que más rápidos resultados concede.

Sin embargo, no se trata de regalar el inmueble ni mucho menos ponerla a un precio que no cubre la deuda que se tiene con el banco, (en caso de tener adquirida una hipoteca que aún no se ha podido cancelar).

La rebaja debe ser lo suficientemente atractiva ya que bajarla demasiado de precio puede levantar sospechas.

2.- Sopesar los beneficios y las desventajas de vender una propiedad en una época de crisis. Si la situación es muy apremiante y la casa no tiene ninguna deuda, venderla puede ser un gran negocio, aunque se pierda un dinero.

El problema reside en el caso de propietarios que aún no hayan terminado de pagar la deuda con el banco ya que si se deshacen de la vivienda y no les queda dinero de la venta, también tendrán problemas económicos para asumir la diferencia que quede por pagar.

3.- Promocionar la propiedad en Internet. Mucha más gente podrá ver la vivienda y más posibilidades de éxito se tendrán. Se puede intentar durante los primeros meses, colocar la vivienda al importe deseado y ver qué ocurre.

Luego de transcurrido un tiempo se podrá ofrecer una rebaja.

4.- Es esencial que el inmueble esté en perfecto estado. Quienes lo visiten, querrán ver todos los rincones y comprobar que el precio que se pide por él, vale la pena.

Se recomienda reparar los electrodomésticos, hacer las reformas pertinentes o remediar las zonas que presenten problemas ya que la primera impresión tiene mucha importancia y se podrán obtener mejores resultados si la vivienda está cuidada y presentable a la hora de recibir a los posibles compradores.

Si es posible, también se aconseja que durante el momento de presentar la propiedad a los visitantes, no estén presentes niños y mascotas. Cualquier detalle que pueda alterar la decisión de comprar, debe ser evitado.

5.- Investigar muy bien sobre las compras y ventas que se han hecho en el barrio en los últimos meses. Tomar como referencia propiedades similares e intentar hablar con inmobiliarias y propietarios que puedan brindar información útil.

6.- Reconocer los problemas de la vivienda y si no se tiene dinero para mejorar la calidad, hay que estar preparados a hacer una rebaja.

Muchos dueños se niegan a vender una propiedad a un precio menor del que la compraron, pero los tiempos han cambiado y puede ser que la propiedad se encuentre mal comunicada, en un barrio alejado o que necesite refacciones que no se pueden asumir. Hay que mantener una actitud humilde, pero sobre todas las cosas, madura y objetiva.

Siempre hay compradores esperando una vivienda de calidad. Es cuestión de saber esperar y analizar muy bien las ofertas.

Puede resultar difícil durante los primeros meses, sobre todo si se tiene mucha necesidad de vender el inmueble, pero en el momento menos pensado, puede aparecer el comprador. Efectuar los pasos correctos es un modo de garantizar el resultado esperado.

El libro digital "Fórmula de Ricos", que te enseña las 60 fórmulas que debes aplicar para iniciar tu camino hacia la riqueza. Encuéntralo ahora haciendo clic aquí