Cómo tratar las manchas difíciles de forma natural

Hay algunas “reglas” básicas a la hora de tratar las manchas. Comience con éstas y luego busque el tratamiento adecuado para su mancha:
Cómo tratar las manchas difícile

1. Siempre déle al producto la posibilidad de hacer efecto. Una vez que haya rociado o frotado un producto sobre una mancha, puede tardar 30 minutos o más en hacer su efecto por completo.

Deje que el removedor de manchas esté en contacto con la prenda en cuestión por no menos de 30 minutos antes de enjuagarla.


2. Comience la limpieza tan pronto como sea posible. Cuanto más tiempo tenga para asentarse, será más difícil de remover.


3. Limpie la mancha lo mejor que pueda antes de someterla a cualquier fuente de calor de cualquier tipo. Los secadores y otras fuentes de calor pueden fijar las manchas de manera permanente.

4. Seque las manchas; nunca las frote. El secado es una gran manera de remover las manchas de la tela o absorberlas hacia otro material.

Este método también evita el deshilachado y el desgaste, y ayuda a reducir la decoloración de la tela.


Técnica de secado


Coloque una toalla húmeda (blanca) sobre la mancha y, usando los dedos o los nudillos, presione repetidamente sobre la mancha.

Esto le ayudará a absorber la mancha. Mueva la toalla para utilizar un espacio limpio cuando sea necesario. Si usted tiene una mancha particularmente dura, es posible que le resulte conveniente utilizar un quitamanchas durante este proceso.

Manchas de aceite y grasa

Pruebe con: maicena o alcohol


Aplique maicena sobre la mancha, frótela y déjela reposar durante 20 minutos. Cuando haya terminado, quite el polvo con un paño seco o un cepillo.

Puede que tenga que repetir este procedimiento más de una vez para absorber todo el aceite.

Usted puede acelerar este proceso colocando una toalla de papel por encima y por debajo de la zona manchada, o pasando una plancha de vapor sobre la mancha.


Enjuagar una mancha de aceite con vinagre después de tratarla ayudará a neutralizar el aceite para que no resurja.

Manchas de transpiración y ropa desteñida


Pruebe con: peróxido de hidrógeno o decolorando al sol


Contrariamente a la creencia popular, los blanqueadores comunes realmente causan un amarillamiento y otras decoloraciones.

Para combatir esto, pruebe colocando media taza de peróxido de hidrógeno en el lavarropa y dejando la ropa en remojo durante unos treinta minutos; luego lávela como de costumbre.


Alternativamente, puede blanquear su ropa al sol. El sol proporciona una dosis natural de poder de blanqueo que puede remover algunas de las manchas más difíciles.

Manchas de tinta


Pruebe con: leche


Puede sonar como algo loco, pero remojar la mancha en leche realmente puede servir. Puede demorar un tiempo, y puede que sea necesario renovar la leche, ¡pero funciona!

Manchas de vino

Pruebe con: vinagre blanco o agua carbonatada


Enjuague la mancha con agua carbonatada o vinagre blanco. Cuando haya terminado, frótela y lávela. También puede aplicar un poco de detergente con peróxido para remover la mancha.

Manchas de sangre

Pruebe con: agua fría y agua oxigenada o maicena


Moje el elemento manchado con sangre en agua fría. Déjelo en remojo un largo rato; esto puede hacer maravillas.

Para las manchas más difíciles, puede añadir peróxido de hidrógeno a la mezcla. Es recomendable hacer una prueba antes de utilizar peróxido.


También puede utilizar una pasta de maicena y agua fría (en partes iguales) para ayudar a remover las manchas de sangre.

Manchas de café y té


Pruebe con: vinagre blanco o jugo de limón


Enjuague bien el área con vinagre blanco o jugo de limón. Deje la prenda en remojo durante una hora y luego lávela.

Manchas de pasto

Pruebe con: vinagre blanco, bicarbonato de sodio o alcohol


Pruebe remojando la mancha con vinagre durante al menos una hora. Las manchas difíciles pueden requerir una mezcla de bicarbonato de sodio y agua. Aplique vinagre sobre la mezcla. El burbujeo contribuirá a remover la mancha.


Como alternativa, puede intentar eliminar la mancha con agua y alcohol.

Manchas de tomate

Pruebe con: vinagre blanco o bórax


Remoje la mancha con vinagre. Para una ayuda adicional, utilice una pasta de agua y bórax (en partes iguales) para frotar suavemente la mancha.