Cómo tener mayor agilidad mental

Una guía con consejos prácticos para reaccionar acertada y rápidamente ante cualquier situación
No todas las situaciones de estrés son iguales. No existe una serie de secuencias de reacciones que uno pueda simplemente memorizar y adoptar siempre que las cosas sucedan de forma inesperada.

La mayoría de los momentos más importantes de la vida aparecen en su camino de improviso.

Debido a que la capacidad de lidiar con lo inesperado requiere algo más que mero estudio, muchas personas insisten en que es algo innato, que es algo con lo que simplemente se nace, que si uno no lo tiene no hay nada que pueda hacer para cambiar eso – pero no es cierto.

No es fácil improvisar o dar, en unos instantes, con la solución correcta para una situación extraña y amenazadora. Se requiere de un enfoque que es como un arte perdido – una extraordinaria capacidad de compresión del tiempo y de eliminar todos los detalles superfluos.

Muchas artes marciales, por ejemplo, requieren de este tipo de enfoque (y hacen hincapié en que va mucho más allá de los "movimientos" en sí mismos), pero los videojuegos de artes marciales no lo hacen.

Este vínculo entre poder concentrarse y dar con la reacción adecuada en un momento en el que se ve obligado a pensar rápido puede parecer un poco abstracto, pero piénselo: si usted no puede vaciar su mente de detalles superfluos, entonces probablemente no podrá concentrar su atención en la situación en cuestión.

Por lo tanto, nuestras recomendaciones sobre cómo actuar rápidamente, cómo hacerle frente a situaciones inesperadas que se presentan de improviso, tienen mucho que ver con su capacidad para calmarse.

No vivimos en un tiempo en el que se entrene la mente particularmente bien; nuestra cultura actual es frenética, maníaca. Se premia la capacidad de atender múltiples tareas en simultáneo – y esto no es algo positivo si su objetivo es la agilidad mental. La capacidad de reaccionar con rapidez es producto de la quietud mental, y nosotros vivimos en una Shinjuku global.


Basándonos en este escepticismo, nos concentraremos en algunos métodos más antiguos utilizados para calmar la mente y mejorar la concentración. También vamos a ordenarlas según su grado de violencia.

1. Sentarse en su habitación y no hacer nada

Si bien el concepto de las técnicas de meditación y relajación nos hace pensar en jóvenes con pantalones teñidos y colas de caballo, es una prueba muy exigente para su capacidad de calmar sus pensamientos.

Haga la prueba. Usted no necesita incienso, aceites, antiguos mantras en sánscrito ni sentarse con las piernas cruzadas. Sólo tiene que sentarse en un lugar tranquilo y cómodo, y comenzar a no hacer absolutamente nada.


Si usted es como la mayoría de nosotros, su primer intento será un fracaso.

Desde el recuerdo de canciones de rock hasta las instrucciones de su papá sobre cómo pintar una pared o el vídeo de YouTube del gato que se caía del balcón, su mente puede pensar en cualquier cosa antes de lograr el silencio.

Entonces usted se aburrirá. Entonces empezará a pensar en todas las razones que se le ocurren de por qué esto es estúpido y por qué no necesita hacer esto. Luego, si persiste, realmente podrá lograr algo.

2. Formar flujos arbitrarios e intensos

¿Alguna vez ha oído el término "fluir”? Caracterizado por una intensa concentración, la "fusión de la acción y la conciencia", la pérdida de la auto-conciencia, el sentido del dominio personal, la distorsión del tiempo y un sentido de recompensa intrínseca, fluir, es esencialmente el estado de ánimo que produce la experiencia.

Y para el hombre promedio, la mejor manera de alcanzar este estado es a través del deporte.


Cuando hablamos de deporte, no nos referimos a tener camisetas de equipos, ver partidos por la tele o realizar una actividad de forma ocasional.

Nos referimos a levantarse temprano, tener una rutina de entrenamientos y cumplirla, aunque llueva o truene. Nos referimos a elegir un deporte y tratar de volverse muy, muy bueno en él.


Realmente no importa qué deporte en particular decida practicar; casi todos  requieren, en mayor o menor medida, el tipo de coordinación y cálculos instantáneos que caracterizan al “fluir” psicológico.

Usted puede jugar al básquet, desempolvar su vieja bicicleta o comprar una mesa de ping-pong, pero tiene que estar decidido a practicarlo con constancia.

Tiene que practicarlo cuando llueva, cuando se aburra e incluso cuando no tenga ganas de hacerlo. Sólo entonces se podrá desarrollar algo de techne.

3. Participar en luchas

Claro, puede que usted haya probado esto y que solo haya conseguido es una citación de la policía y algunos moretones. De todas formas, eso no es a lo que nos referimos.

¿Recuerda que dijimos que los entrenamientos de artes marciales hacen hincapié en la concentración y la cognición, incluso a costa de (al parecer) la capacidad de sacarle el cerebro a una persona? Hay una razón para esto.


La razón por la que los instructores de artes marciales enfatizan cuestiones útiles como la respiración, el equilibrio y la meditación va más allá de lo físico.

Estas cosas, por ser tediosas y difíciles, son criterios para determinar la aptitud para el resto de las enseñanzas (léase cuestiones violentas).

Si uno no puede reunir la dedicación y la concentración para examinar sus propias respuestas, ¿cómo puede esperar que aprender a pelear?

Póngase en su posición: usted ha dominado un arte marcial antiguo e intrincado, y ahora un tipo le está pidiendo que se lo transmita en unas pocas semanas, antes de volver al bar a pelearse con otro.

Eso no va a suceder. De hecho, no va a conseguir nada si lo encara de esa forma.


No es, en principio, algo agradable ni muy divertido lograr este "flujo", desarrollar su
mente o enfocar sus energías mentales. Es difícil, tedioso y, a veces, doloroso.

¿Sabe qué es aún más doloroso? Ser atrapado con la guardia baja. Hacer una mueca y caer. Balbucear unas respuestas mal desarrolladas que ni siquiera usted podría creer.

Puede que resulte un poco lamentable que el mejor entrenamiento para preparase para enfrentar momentos difíciles y terribles sea afrontar situaciones difíciles y aterradoras voluntariamente; pero nadie dijo que esto sería fácil.

¿Quieres atraer mas dinero?, ¿Quieres mejorar tu relación de pareja?, ¿Quieres atraer a la persona de tus sueños? El sistema "Ley de Atracción Subliminal", de Carmelo Sánchez puede ser la llave para lograrlo. Encuéntralo haciendo clic aquí ahora