Cómo taladrar azulejos sin dañarlos

El azulejo es uno de los materiales más duros que pueden encontrarse en un hogar. Le mostramos cómo se puede trabajar esta delicada cerámica sin que se dañe

Hacer orificios en una superficie de cerámica no es complejo, pero puede resultar un verdadero desastre si no se toman en cuenta algunas precauciones, si se desea mantener el azulejo sano, sin que exista necesidad de reemplazarlo por otro.

La necesidad de conservar todo tipo de productos hace que se necesiten incorporar estanterías o repisas en el baño o la cocina. Mediante este proceso, también es posible colocar plafones o lámparas para iluminar más un ambiente.

Cómo taladrar azulejos, paso a paso:

1.- Como primera medida, hay que tener bien en claro dónde se desea hacer el orificio. Puede realizarse en cualquier lado menos en las juntas ya que es un lugar sensible y puede romperse ante el mínimo golpe. Cuanto más cerca del centro del azulejo, mucho mejor será el resultado.

2.- Una vez que se tenga definido dónde se romperá, hay que considerar si la pared o el piso son atravesados como tuberías o conexiones internas que puedan resultar perjudicadas.

3.- Realizar en el azulejo, donde se desea hacer el agujero, una marca hecha con rotulador. También se puede hacer la marca con la ayuda de un punzón y un martillo. El esmalte apenas debe levantarse.

4.- Pegar dos trozos de cinta de carrocero en el azulejo. La intersección entre ambas debe quedar justo sobre el orificio dibujado. La cinta ayudará a que no se mantengan desvíos y la tarea pueda efectuarse con mayor tranquilidad y seguridad.

5.- Es muy importante utilizar la broca adecuada. La indicada se denomina widia y debe ser especial para cerámica. El taladro debe utilizarse en modo normal. Si se dispone otro programa en el taladro, el azulejo se podrá romper.

La broca no debe tener un diámetro superior a 6mm. Si se necesita un diámetro más amplio, luego de efectuar el primero orificio, se podrá incorporar otra broca mayor.

En el caso de que el azulejo se rompa, debe reemplazarse por otro igual. Lo que se debe hacer en este caso es retirar el azulejo estropeado.

Con la ayuda de un cincel y un martillo se lo irá picando con el debido cuidado para no dañar los azulejos de alrededor. Limpiar el espacio que quedó libre y pegar con adhesivo de montaje.

Una vez que se seque, hay que rellenar las juntas con masilla específica y dejar secar.



Yolanda Río-Pérez, decoradora y especialista en viviendas, ayuda a miles de personas a decorar sus hogares con personalidad y buenos criterios.

Comienza a redecorar tu hogar con los consejos su último libro “Feng Shui fácil para principiantes”, que está disponible haciendo clic aquí.