Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Cómo superar la muerte de una mascota

Esta dolorosa situación puede provocar verdaderos trastornos en niños y personas muy mayores que han convivido mucho tiempo y estrechado un lazo muy afectuoso con el animal. Consejos para sobrellevar mejor este momento de gran tristeza

Según una investigación llevada a cabo en Inglaterra, el diez por ciento de quienes pierden a una mascota desarrollan síntomas lo suficientemente importantes para consultar con un especialista.

Este mismo estudio ha revelado que más del noventa por ciento de los dueños, luego de pasadas las primeras semanas tienen episodios de insomnio y trastornos de la alimentación.

Las actividades sociales también se ven perjudicadas ya que la persona que ha sufrido la pérdida tiende a aislarse. “Estos datos demuestran que la muerte de un animal no es un dato menor y que una mascota se convierte en un miembro más de la familia y que cuando algo malo ocurre con un integrante del grupo, todos se ven afectados”, sostiene la socióloga española Ruth Olmos Prat.

Algunas sugerencias para aliviar el sufrimiento:

1.-Una buena manera de liberar la ira y el dolor es escribiendo una carta de despedida. “Hablar del tema es fundamental.

Si no se tiene una persona en la que apoyarse, nada mejor que volcar en un papel todo lo que se siente para sacarse el peso de encima.

Siempre que se sienta sufrimiento o soledad, no hay mejor salida que la de comunicarse con esa mascota a la que tanto se la ha querido.

Querer ocultar el dolor o taparlo son dos maniobras que no llevan a nada y que demoran aún más el duelo”, comenta la especialista.

2.- A los niños siempre hay que explicarles la verdad. “Si el animal está enfermo y ya se sabe cuál será el desenlace, lo mejor es con suavidad y con la naturalidad pertinente, hacerles ver a los pequeños que el animalito está sufriendo y que tiene derecho a descansar.

La actitud de los padres frente al problema que presente la mascota es fundamental ya que los adultos deben inspirar seguridad y hacerles comprender a los niños sin dejarse abatir por la situación que el tener un animal en casa también tiene sus desventajas y una de ellas es cuando se acerca el momento de la partida”, destaca la socióloga.

Los niños menores de nueve años no entienden a la muerte como una instancia definitiva, por lo cual los padres deben ser claros, precisos y decirles la verdad a los niños ya que por más pequeños que sean deben comprender que el animal que se ha muerto ya no podrá volver a estar con la familia.

3.- No es conveniente reemplazar a la mascota rápidamente. “Es bueno estar un tiempo a solas. La angustia y la ansiedad hacen que se quiera llenar el vacío de modo impulsivo, pero hay que enfrentar el dolor y lo más importante, poder sacarlo afuera.

No está de más hablar toda la familia del animal que ya ha partido, recordar los buenos momentos, mirar fotos y disfrutar de los buenos instantes vividos en familia.

Es mejor quedarse con una buena sensación y no con la amargura de un sufrimiento reprimido”, aconseja la experta.

4.- La tolerancia y la paciencia son dos factores fundamentales. “No existe una regla que establece cuánto tiempo se tarda en elaborar un duelo. Cada integrante de la familia tendrá sus tiempos y hay que respetarlos.

Es bueno que el entorno social de la persona que ha perdido a su mascota entienda cuán importante era este miembro de la familia y pueda respetar el dolor sin minimizar lo sucedido”, finaliza diciendo Olmos Prat.

5.- Si los síntomas de tristeza, depresión y desgano perduran por muchos meses o incluso años, en el caso de personas mayores solas, lo más adecuado es ponerse en manos de un profesional, sobre todo si los estados de ánimo adversos están obstaculizando el desempeño natural de las labores diarias.

¿Quieres conocer a tu perro? Inscríbete ahora en nuestro curso gratis, haciendo clic aquí.