Cómo ser solidario sin que te estafen

El mundo parece haberse vuelto loco, y las catástrofes naturales se suceden. Cuando eso ocurre, el espíritu solidario renace en la mayoría de la gente… y también los estafadores que quieren aprovecharse de las víctimas y quienes desean ayudarlos…
  
  


Luego de un huracán, un terremoto u otro desastre natural, las
donaciones a
organizaciones benéficas pueden significar una ayuda muy importante para las
víctimas.

Desafortunadamente, no todas las colectas de
caridad
son lo que
aparentan. Los estafadores se aprovechan de las emociones de la gente y de que
sus deseos de ayudar son abundantes después de una catástrofe, por lo que es
difícil determinar qué es real y qué no lo es.

Siempre va a haber gente sin escrúpulos que trate de obtener dinero de las obras
de caridad. Asegurarse de que se trata realmente de una entidad de caridad no
significa que van a lograr grandes cosas, pero al menos sabrá que no están
estafándolo.

Antes de donar el dinero que tanto le ha costado ganarse, siga estos consejos
para confirmar que la entidad a la que le está donando es legítima y no es una
estafa.


Verifique
de quién se trata



Después de cualquier desastre natural, surgen una serie de organizaciones
benéficas nuevas para intentar ayudar a las víctimas. Si bien muchas son
legítimas, muchas de ellas son sólo estafas. Afortunadamente, existe una manera
de confirmar su legitimidad. A menos que esté relacionada con la iglesia, todas
las organizaciones de caridad están exentas de pagar impuestos.

Una manera fácil de confirmar si una institución es legítima o no, es verificar
que estén registradas entre las organizaciones exentas de pagar sus impuestos.
Tenga en cuenta que las iglesias no tienen que solicitar formalmente la exención
de impuestos, por lo que no figurarán en el listado. El También se puede revisar
el listado por Internet, para chequear que organizaciones son realmente
legítimas.


Tenga cuidado con los pedidos informales de donaciones


Ya sea que se trate de una persona en la puerta de un negocio con una jarra
pidiendo dinero o un correo electrónico pidiéndole que haga clic en un enlace
para donar, los expertos dicen que hay que ser extremadamente cuidadoso con los
pedidos informales de donaciones.


Los correos electrónicos que pretenden vincularse a una entidad de caridad
conocida pueden llegar a ser parte de una actividad de fraude electrónico
diseñada para robar información personal, conocida como “Phishing”.

El phishing es un tipo de robo de identidad en internet. Utilizan el correo
electrónico y sitios web fraudulentos, diseñados especialmente para robar datos
personales, como números de tarjetas de crédito, contraseñas o datos de cuentas.
Lo mejor es ir directamente a la organización de caridad, en lugar de
comunicarse con ella por medio de internet.

Cuando ocurrió el huracán Katrina, en EE.UU., el FBI reportó aproximadamente
4.000 casos de sitios web falsos que robaban información de los usuarios o su
dinero, y esto puede volver a ocurrir.


Las redes sociales también han contribuido a aumentar la cantidad de estafas
relacionadas con la caridad, porque es difícil de confirmar quién está detrás de
un mensaje de Facebook o Twitter. Es fácil crear un sitio web falso que parezca
el de una organización de beneficencia legítima.


Desconfíe de todas las colectas que sostienen que realizan donaciones del 100%


Por supuesto, a todos nos encantaría que el 100 por ciento de nuestra donación
llegue a las víctimas de los desastres naturales, pero la realidad es que las
organizaciones benéficas tienen que afrontar costos, al igual que cualquier otro
emprendimiento.


Los donantes deberían desconfiar de cualquier obra de caridad que dice que lo
recaudado se donará completamente a las víctimas.

Hay que ser muy cuidadoso, ya
que después de cada catástrofe, surge alguna entidad que dice esto, aunque
incluso las donaciones realizadas por medio de tarjetas de crédito tienen algún
tipo de gastos de tramitación.


Evite las organizaciones benéficas que lo presionan a donar

Si bien el objetivo de una organización de caridad es obtener donaciones,
cualquier organización que ponga excesiva presión sobre usted para donar o que
pida donaciones de dinero inmediatas, debe ser verificada con mayor atención.


Podría tratarse de una estafa. Las organizaciones benéficas legítimas le dan
tiempo a los usuarios como para que visiten su sitio web e investiguen acerca de
lo que están tratando de hacer, antes de hacer una donación.


Los consumidores también deben tener cuidado con las ventas telefónicas que
apelan a sus emociones, pero no le dicen qué es lo que la caridad está tratando
de lograr. En ese caso, anote el nombre de la organización y compruebe su
legitimidad antes de hacer una donación.


En resumen: intente donar con la cabeza, y no sólo con el corazón.

¡ Aprenda cómo ganar más dinero
haciendo que el dinero trabaje para usted !!
(que es lo que hacen los
inversionistas)
Para ello, le invitamos a
inscribirse ahora en
nuestro curso en Internet para Inversores gratis
Aprenda
a Invertir y Administrar su dinero