Cómo ser flexible en pareja

Sugerencias para adaptarse al otro sin que la relación se transforme en una tortura… 

Unirse a otra persona para compartir similitudes no alberga mucho sentido.

“Es importante compartir gustos entre sí, pero las diferencias son imprescindibles para que la relación tenga un equilibrio sano”
, sostiene la psicóloga uruguaya María del Carmen Salazar.

Para muchas personas no resulta fácil adaptarse a otras maneras de ser.

“Si se ha vivido mucho tiempo solo será complejo erradicar ciertos hábitos en pos de la relación y asumir como válidos otros totalmente ajenos, pero es un ejercicio que hay que hacer para que el vínculo funcione.

La tolerancia es de vital importancia
”, comenta la profesional.

A tener en cuenta: 

· La convivencia consiste en ceder y diseñar nuevos límites. “Nadie dice que haya que perder terreno o autoridad.

Ambos miembros deben ser flexibles y aceptar hábitos del otro. La convivencia es negociación constante. Una pareja se debe basar en la ductilidad. Cuando hay una sobrecarga de rigidez algo funciona erróneamente
”, reflexiona el especialista.

· Comenzar con pequeños gestos. “No se trata de adoptar una postura falsa ni dejar de ser uno mismo. Hay que pautar los entendimientos y seguramente los resultados sean beneficiosos para ambos”, comenta la psicóloga.

· Aprender a observar el entorno cercano y a escuchar. “El problema de la mayoría de las parejas se centra en la poca atención que ponen en el otro cuando se establece un dialogo.

Hay una dificultad muy  pronunciada en este sentido y que tiene que ver con e querer hacer siempre lo que uno desea y no tomarse el debido tiempo para escuchar lo que tiene que decir el otro
”, analiza Salazar.

· Desaprender lo aprendido. “La familia influye notablemente en la manera de actuar y pensar. Hay quienes se educan en un ambiente machista, rígido o muy autoritario.

No se puede pretender que de la noche a la mañana se cambie la visión de ciertas costumbres
”, explica la analista.

· “El nuevo modelo de pareja tiene que estar basado en la comunicación y en la tolerancia. Hoy en día romper un vínculo es tan sencillo como decidir cuál será la cena.

No hay tolerancia entre los miembros de la pareja. Cualquier motivo hace que todo estalle en mil pedazos y se considera la opción de la ruptura. No tiene sentido, pero así es.

Lo que hay que rescatar es el respeto por los hábitos del otro, por la propia intimidad y por la comunicación.

Son los factores que al final de cuentas determinan cuán compenetrados están ambos y también son claves a la hora de definir la durabilidad de la pareja
”, sugiere Salazar.

· Tenerle miedo a las diferencias no ayuda. “Son importantes ya que enriquecen el vínculo y hacen crecer la relación de pareja.

Estar abiertos a los cambios es uno de los primeros modo de aceptar que hay otra persona en nuestras vidas
”, sostiene la psicóloga.

· Si las diferencias son demasiado abrumadoras y no se quieren negociar, lo mejor es replantear si se está con la persona adecuada.

Natalia Fernández, autora del libro “Recuperar Mi Matrimonio”, te ofrece consejos y herramientas para ayudar a las parejas en el desarrollo de una buena comunicación y la resolución de los conflictos que muchas veces llevan a la separación. Encuéntralo haciendo clic aquí