Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on whatsapp

Cómo saber si un diamante es falso o verdadero

Pruebas caseras y que cualquiera puede realizar para diferenciar los diamantes falsos de los verdaderos…

Ya sea que recientemente haya heredado un anillo de diamantes, que haya encontrado una piedra en el suelo, o que simplemente desee estar absolutamente seguro de que su piedra es real, estas pruebas caseras pueden ayudarlo.

Las siguientes pruebas le ayudarán a determinar con precisión si su diamante es una falsificación, pero, para estar completamente seguro de que su diamante es real, es recomendable, si su piedra pasa, al menos, una de estas pruebas, que se la lleve a un joyero o gemólogo para una valoración profesional.

Prueba del aliento

Coloque la piedra cerca de su boca y exhale sobre su superficie, como si quisiera empañar un espejo.

Los diamantes no pueden retener el calor e inmediatamente prescindir de él, por lo que, en vez de empañarse como haría el espejo, la superficie del diamante no mostrará ningún cambio en absoluto, y se mantendrá completamente transparente.

Si realiza esta misma prueba en un circonio cúbico, la superficie se pondrá brumosa. Esta prueba le ayudará a determinar si usted tiene un circonio cúbico en lugar de un diamante, pero no le permitirá diferenciar un diamante de una moissanita.

Prueba de la lupa

Si usted tiene una lupa de joyería, una lupa común o incluso un microscopio, y algo de conocimiento básico sobre la inclusión de los diamantes, esta prueba le ayudará a distinguir fácilmente un diamante de calidad comercial de uno de menor categoría.

La mayoría de los diamantes tienen algún tipo de inclusión. Si usted revisa su piedra bajo algún tipo de elemento de ampliación, con buena luz, es posible que note un pequeño trozo de carbón o una mancha blanca similar a una pluma.

El circonio cúbico y otros diamantes sintéticos, como la moissanita, no tienen este tipo de inclusiones y no presentan ninguna irregularidad interna.


Esta prueba le ayudará a determinar si su diamante es real. Sin embargo, no tome esta prueba como el factor decisivo para afirmar que su diamante es falso debido a la ausencia de inclusiones.

Las inclusiones específicas de los diamantes indicarán que se trata de un diamante real, pero puede haber casos de diamantes sin imperfecciones internas sin ningún tipo de inclusiones; estas piedras son reales, pero son muy similares a imitaciones de diamantes.

Prueba del rasguño/del diario


Ambas pruebas funcionan mejor si su piedra está suelta. La primera prueba consiste en tomar la piedra y tratar de hacer un rasguño en un pedazo de vidrio con ella.

Esto debe hacerse con precaución, ya que es posible que se dañe o estropee el diamante, especialmente si se trata de uno con bordes quebradizos.

Si la piedra no produce un rasguño en el cristal, lo más probable es que se trate de una falsificación. Si deja una marca, entonces es conveniente realizar algunas pruebas adicionales, debido a que algunos diamantes sintéticos también pueden rayar el vidrio.


La prueba del diario funciona bien cuando se tiene una piedra un poco más grande. Si se coloca un circonio cúbico sobre una hoja de diario, usted debería poder leer las letras ubicadas debajo de la piedra.

Los diamantes, por el contrario, refractan la luz de tal manera que no permiten leer a través de ellos. Si usted no tiene una hoja de diario, tome un pedazo de papel y dibuje un pequeño punto en él.

Si se trata de un verdadero diamante, usted no podrá ver el punto a través de él.

Prueba del agua


Coloque su diamante en un vaso con agua. Esto sólo funcionará si su diamante está suelto. Debido a la diferencia de densidades, un diamante genuino se hundirá hasta el fondo del vaso, mientras que la mayoría de los diamantes de imitación flotarán.

Si su piedra pasa al menos una de estas pruebas, entonces vale la pena que se lo lleve a un joyero o gemólogo profesional para que la examine.