Cómo saber si tu dieta está funcionando

Tips para juzgar apropiadamente el progreso de tu quema de grasa
  
  


Si no sabes cómo juzgar apropiadamente tu pérdida de grasa o el progreso de tu
quema de grasa a partir de un ejercicio o un
régimen de nutrición en particular,
probablemente no vas a tener mucho éxito.

Es igual que en los deportes… tienes
que saber el marcador si quieres saber quién va a ganar el juego. Del mismo
modo, cuando hablamos de nuestros esfuerzos para perder grasa y estar en forma,
debemos de saber el marcador de nuestro cuerpo si queremos saber si estamos
ganando, o en este caso, perdiendo.


He descubierto que mucha gente comete el gran error de juzgar el progreso de su
quema de grasa, mientras buscan un cuerpo en forma, esclavizándose a la báscula.

La báscula es una herramienta útil, sin ninguna duda, pero he visto que
demasiada gente deja de hacer lo correcto (como entrenar con pesas de manera
apropiada) solo porque subieron medio kilo en la báscula.


Sin embargo, no puedes culparte si has hecho antes… durante años a la mayoría
de nosotros se nos enseñó que debíamos vigilar cuidadosamente la báscula para
saber si habíamos o no quemado grasa.

No obstante, tu cuerpo puede fluctuar
entre unos cuantos gramos hacia arriba o hacia abajo en diferentes momentos del
día, todos los días.

Esto no significa que hayas quemado o ganado grasa, por lo
tanto, seguir a la báscula puede engañar a tu mente.


Otro gran problema que se tiene al utilizar la báscula como única medida de
progreso, salió a la luz después de que mucha gente agregó músculo delgado a sus
cuerpos.


El músculo pesa más que la grasa, por lo tanto, digamos que has estado siguiendo
una rutina de entrenamiento con pesas realizada apropiadamente durante los
últimos meses.

Te has vuelto más fuerte y también has añadido músculo a tu
cuerpo. Si estás añadiendo
kilos de músculo delgado a tu cuerpo, es probable que
hayas notado que la lectura de la báscula subió.

Sin embargo, si asumimos que no
ganaste peso de grasa, eso es algo bueno. No se trata de perder peso, se trata
de perder grasa.


Más músculo implica más calorías dedicadas a desarrollar ese músculo y
mantenerlo con vida. También implica que tu metabolismo se volverá más rápido y
será más eficiente para quemar grasa.

Pronto notarás que la cifra en la báscula
comenzará a bajar, ya que el nuevo músculo ha creado un déficit calórico en tu
ingesta diaria de comida.


Lo que realmente debemos de cuidar es el porcentaje de grasa corporal, o qué
porcentaje de tu peso corporal está compuesto por grasa corporal.

La mayoría de
los hombres se sentirán más que felices con sus cuerpos, si están en el rango de
12-15%, y la mayoría de las mujeres se sentirán satisfechas con un porcentaje de
grasa alrededor del 16-20.

Por lo tanto, sal y consigue un medidor de los
pliegues de la piel, es bastante barato, u otro aparato de medición para que
puedas llevar un registro de tu porcentaje relativo de grasa corporal. Si va
hacia abajo, sigue haciendo lo que estás haciendo, y ¡no te atrevas a ver la
báscula!


Otra herramienta que recomiendo para juzgar el progreso de tu pérdida de grasa
es el probado espejo de tu baño. En este momento, esto te puede parecer muy
simple, pero usa el espejo para juzgar tu pérdida de grasa y tu ganancia de
músculo.


Combinado con un uso libre de la báscula y manteniendo registro de tu porcentaje
de grasa corporal, tu espejo te dará todo lo que necesitas para juzgar tu
progreso.

Lo mejor del espejo es que obtendrás una gran motivación al ver cómo
cambia tu cuerpo ante tus ojos, y ¡provocará que progreses mucho más!


Otro aspecto importante que debes de considerar al juzgar el progreso de tu
pérdida de grasa es crear una expectativa realista de tu nuevo cuerpo.

Tal como
le enseño a los estudiantes de mi sistema Incinerador de Grasa, nuestros amigos
en la industria del acondicionamiento físico a menudo utilizan a personas
dotadas genéticamente para promocionar sus productos y programas, esto
fácilmente puede engañarte subconscientemente y hacerte creer que todo lo que
tienes que hacer es seguir su consejo para verte como la chica o chico de la
portada.


Bueno, estoy aquí para decirte que incluso si tienes el plan o programa más
eficiente, jamás te verás como tu superestrella o modelo favorito.


La investigación nos dice que somos producto de nuestra herencia genética. Todos
poseemos nuestras propias características físicas heredadas.

Por ejemplo,
algunos de nosotros tenemos más grasa en nuestros vientres que otros. Algunos
tenemos más fibras musculares
en nuestras piernas y brazos.

Algunos tenemos más
células adiposas en nuestra cadera y muslos. Algunos somos de baja estatura,
algunos somos altos, algunos tenemos cabello castaño, algunos tenemos ojos
azules, etc.


Algunos perdemos grasa y ganamos músculo fácilmente, algunos no. Aunque esto no
resulta una sorpresa, es importante recordarlo para no sabotear nuestros
esfuerzos en el gimnasio o en la mesa cuando intentamos quemar grasa.

Lo que
quiero decir con esto es que, solo porque no pierdes grasa en el vientre de la
misma manera que tu mejor amigo eso no quiere decir que estás haciendo algo mal.


Solo puedes compararte contigo mismo. Ahora mismo, dentro de ti, está tu mejor
cuerpo, tu propio físico fuerte, delgado y sano. Todo mundo es diferente.

El
tuyo podría estar resaltado por unos hombros más amplios y brazos poderosos. O
quizás sea tu esbelta y musculosa cintura lo que enmarque a tu cuerpo.


Por lo tanto, no te sientas encadenado a tus características genéticas, siéntete
liberado, sabiendo que tienes el poder de cambiar y transformar lo que se te
dio.


Con la combinación del conocimiento correcto con el desarrollo de hábitos,
podrás quemar grasa rápido y hacer tales mejoras a tu cuerpo, que impresionarás
a casi todos los que conoces.

Lo he visto pasar con mis amigos, familiares y
estudiantes… estoy hablando de gente que los ve y dice ¡guau!


Y lo más importante, te sentirás muy bien sabiendo que hiciste todo lo que
pudiste para vivir el resto de tu vida con el cuerpo que verdaderamente eres
capaz de darte… y esa es una sensación asombrosa y fortalecedora.

Por Rob
Poulos, Experto en Pérdida de Grasa y Acondicionamiento Físico
Creador del "Incinerador de Grasa"

http://bit.ly/vientreplano