Cómo saber si tienes rosácea

¿Tienes acné pero ya pasado la adolescencia hace rato...?
Cómo saber si tienes rosácea

La rosácea es una enfermedad cutánea crónica cuyo origen no se ha determinado con exactitud, que periódicamente tiene exacerbaciones y remisiones.

Se manifiesta en las mejillas, en la nariz, en la frente, un poco menos en el mentón y en casos más graves puede llegar a presentarse en la vista.

La piel se vuelve extremadamente sensible ante los cambios de temperatura y ciertos cosméticos, llegando a presentar uno o varios de los siguientes síntomas: enrojecimiento o rubor, lesiones eritematosas, teleagiectasia o arañitas vasculares provocadas por la dilatación de pequeños vasos sanguíneos en la superficie cutánea, pápulas pustulosas y rinofima o nariz bulbosa.

Se calcula que de cada veinte personas una puede padecer rosácea. En especial las mujeres de pieles blancas suelen comenzar por observar en su rostro lesiones eritematosas y teleagiectasia.

Si bien en los hombres es una patología menos común, quienes han sobrepasado la cuarta década y tienen rosácea suelen presentar hiperplasia de las glándulas sebáceas de la nariz o rinofima.

El sonrojado que sube al rostro en forma repentina suele ser la manifestación más habitual de la rosácea.

Casi un noventa y cinco por ciento sienten este rubor por unos minutos, que puede extenderse a horas.

Si bien la enfermedad tiende a incrementarse con el tiempo, sus síntomas no se observan en forma permanente sino que se provocan brotes aislados cuya intensidad puede ir en aumento.

La rosácea suele recrudecer con la exposición solar, con la permanencia en lugares muy calefaccionados, en saunas o baños de calor seco y vapor, con la ingesta de comidas picantes o bebidas estimulantes (alcohol, café).

Asimismo, los microscópicos ácaros pueden entrar en contacto con la superficie cutánea y contribuir a irritarla.

Las manifestaciones cutáneas que obedecen a la rosácea son molestas. Al ser muy visibles en una parte del cuerpo tan expuesta como la cara, suelen generar que la persona se retraiga socialmente y aún se sienta discriminada por su condición.

De todos los síntomas que puede presentar la rosácea, las manifestaciones oftalmológicas son las más peligrosas.

Entre un cinco y un sesenta por ciento de las personas que padecen esta enfermedad cutánea llegan a tener problemas oculares, que en casos graves pueden provocar pérdida en la visión.

¿Hay comidas que empeoran la rosácea?

Existen tratamientos médicos que mejoran los brotes de rosácea, como remedios orales o tópicos, el láser de dióxido de carbono fraccionado o la dermoabrasión.

Lo ideal es anticiparse a los brotes para poder evitarlos, así como impedir que la enfermedad evolucione hacia estadios cada vez de mayor complejidad.

La medicina natural, como siempre, ofrece soluciones sencillas de implementar y muy efectivas.

Para empezar, hay que evitar la ingesta de ciertos alimentos que puedan desencadenar un brote de rosácea: comidas o bebidas muy calientes, lácteos (en especial los quesos muy estacionados), chocolates, condimentos picantes, bebidas alcohólicas (vinos, cervezas, licores), vinagres.

Si bien a las frutas y verduras se las considera aliadas para la belleza de la piel, en el caso de sufrir rosácea no se recomienda comer tomates, frutos cítricos, paltas, berenjenas, espinacas, pimientos o morrones rojos, higos, bananas, pasas de uvas.

Si se ingiere vitaminas, no hay que abusar de las del complejo B, en especial B6 y B12.

Aunque no se sepa a ciencia cierta de qué proviene la rosácea, el hecho es que la lista de alimentos prohibidos para evitar un brote de rosácea surge de la experiencia empírica.

Los alimentos y bebidas que mencionamos en el párrafo anterior contribuyen a aumentar la temperatura corporal y algunos provocan alergias o el aumento de la histamina, una sustancia química presente en algunas células que actúa como hormona y neurotransmisor.

 Todos estos factores contribuyen a los brotes de rosácea, porque para regular la temperatura que se ha elevado provocan dilataciones de los vasos sanguíneos de la superficie cutánea.

Lo cierto es que cada persona es un ser único y debe ser considerado como tal. Si padece la enfermedad rosácea, tiene que encontrar los mecanismos adecuados a su organismo para terminar con los síntomas molestos y evitar brotes futuros.

Por Sofía Clerck, Especialista en dermatología y nutrición – Autora de "Rosacea nunca mas"

×

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado
SOLO HAZ CLIC EN :
Y selecciona Agregar a la pantalla principal

¡Instala Ahora Nuestra APP!

Responsive image Accede más rápido y fácil a nuestras notas, libros y cursos gratis
Responsive image 100 % Segura, ¡y GRATIS!
Responsive image Puedes leer todo sin estar conectado

SOLO HAZ CLIC EN : Responsive image
Y selecciona Agregar a la pantalla principal