Como rescatar los viejos muebles

Ya sea porque uno se encariña con ciertos objetos o bien porque no hay presupuesto para comprar nuevos, volver a poner a punto los muebles que ya están viejos es algo que se plantea en casi todas las casas. Esta nota te mostrara por donde comenzar…

Existe una forma de recuperar muebles antiguos y de transformarlos en una interesante opción decorativa utilizando los llamados procesos de envejecimiento que confieren un toque rústico sin perder la elegancia.

Para envejecer un mueble se necesita aplicar tintes y barnices oscuros, teniendo en cuenta el lugar de la casa que va a ocupar para que no desentone con el resto.

Las tinturas se pasan a doble mano con una brocha plana, aguardando el secado de la primera para pasar la segunda capa.

Luego se aplica el barniz en crema mate y cuando se seca se coloca una capa de betún para oscurecer la pieza.

Con el mueble completamente seco, para evitar arruinar todo el trabajo previo,  se frota la pieza con un trapo limpio hasta que quede lo mas brillante posible. Con esta técnica se logra renovar por completo un mueble en malas condiciones, que recuperará el encanto del mobiliario antiguo.

Si la idea en cambio es restaurar, el primer paso es limpiar las capas de barniz o pintura antes de empezar. Se cubre todo el mueble con decapante, un producto que se aplica con brocha y una vez transcurrido el tiempo de exposición, se retira con una espátula y luego una lana de acero embebida en alcohol.

Con una simple lija de grado medio usada  en el sentido de la veta se continúa la preparación del mueble y luego se retira el polvo con un trapo seco.

No está demás pasar una capa de insecticida para muebles antes de continuar.

Y ahora si llega el momento de reparar, rellenando orificios y posibles grietas con una cera de emplastecer, que se aplica con formón. Se deberá proceder de nuevo al lijado del mueble, hasta que la superficie quede perfectamente lisa.

Para finalizar la restauración del mueble, hay que optar por el acabado deseado y colocarlo siguiendo las instrucciones del fabricante y los consejos del vendedor del producto.

El teñido del mueble consiste en aplicar un tinte al agua sobre la madera. Se puede llevar a cabo con una brocha y siempre en el sentido de la veta.

Si queremos pintar o barnizar el mueble restaurado, es necesario aplicar un tapaporos para impermeabilizar la pieza y protegerla. Se aplicará con una brocha y tras la aplicación se deberá pasar una lija media y eliminar el polvo con un trapo.

Para pintar, deberemos escoger una pintura adecuada para madera y aplicarla con una brocha en el sentido de la veta. Se pueden aplicar varias capas de pintura según el acabado deseado. Tras cada capa se debe pasar una lija media y limpiar el polvo con un trapo.

Para dar el trabajo por finalizado, el barniz se coloca con una brocha plana, dando pasadas largas de un extremo a otro de la superficie a tratar. Quienes no gusten del brillo del barniz pueden optar por los tonos mate y sin brillo que solo protegen sin otorgar luminosidad.

Y si quieres aprender a realizar por ti mismo todos esos arreglos que tu hogar está necesitando, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Bricolaje y Arreglos del Hogar, haciendo clic aquí.