Cómo recuperar CD y DVD dañados

Los CD y los DVD están expuestos a muchos factores que pueden dañarlos. En esta nota aprenderemos qué cuidados debemos tener y cómo recuperarlos ante cualquier percance

El formato de disco compacto (CD) fue creado a fines de la década del setenta y presentando a principios de los ochenta como una solución de audio digital.

Sería precisamente en la década del ochenta en la que aparecerían los primeros CD musicales y también cuando se adaptaría este formato al área de la informática con el nombre de CD-ROM, designando así a aquellos discos compactos capaces de almacenar datos.

Cabe destacar que los discos compactos lograron un éxito masivo a partir de la década del noventa, convirtiéndose en el reemplazo del cassette de audio en el mundo de la música y del diskette en lo que se refiere a la computación.
 

Por su parte, el DVD fue conocido primero como Digital Video Disc (disco de video digital) y luego como Digital Versatile Disc (disco digital versátil).

En sus comienzos en la década del noventa, el DVD nació como una alternativa digital para el mundo del video, que en la década del ochenta había sido dominado por las cintas VHS.

De igual manera que ocurrió con el disco compacto, el DVD llegó al mundo de la informática como una alternativa digital de almacenamiento de datos. En este caso, el DVD-ROM apareció como un formato de disco óptico que ofrece mayor capacidad de almacenamiento que el CD-ROM.

Mientras el CD comienza a perder su protagonismo tanto en el mundo de la música como en el de la computación, aún hoy el DVD permanece con vigencia, especialmente como alternativa para medios informáticos, ya que los nuevos estándares, como por ejemplo el Blu-ray, aún no han logrado acaparar el mercado.

Aunque muchos piensan que almacenar información en un CD o en un DVD asegurará por completo el contenido resguardado, es importante tener en cuenta que estos medios son susceptibles a diversos tipos de daños, desde polvillo, hasta rayaduras o rupturas.

En esta nota conoceremos cuál es la vida útil de estos soportes digitales, que cuidados se deben tomar y cómo recuperar información ante fallas.

Vida útil de los CD y DVD

Antes de comenzar a hablar del tiempo que puede perdurar un disco óptico, es importante destacar que existen distintas clases de discos y medios de fabricación, que contribuyen a definir su calidad y a su vez la durabilidad.

Cuando se busca comprar un CD o DVD parar grabar información o contenidos multimedia, es recomendable optar por marcas reconocidas.

Tanto el CD como el DVD son formatos relativamente jóvenes, por tal motivo, para conocer su durabilidad se han realizado pruebas en diversas condiciones de temperatura y humedad para determinar su respuesta.

Se han dado a conocer resultados de pruebas de envejecimiento acelerado, en las que se ha estimado la vida útil de los discos compactos en un período de 25 a 100 años, dependiendo de la calidad y las condiciones de conservación.

En la práctica se puede verificar que  ciertos discos de baja calidad o víctimas de condiciones poco apropiadas, pueden durar mucho menos tiempo.

Cuidados para la mejor conservación de los CD y DVD

Más allá de los estudios realizados sobre la conservación de los discos ópticos, la realidad indica que hay dos factores fundamentales para que el producto sea durable: la calidad del disco y los cuidados que tomamos para conservarlo.

A continuación veremos una lista de consejos que nos ayudarán a lograr una mejor conservación:

– Mantener siempre los discos en lugares frescos y secos. La humedad y las altas temperaturas son factores que con el tiempo contribuyen con el deterioro de los discos.

– Evitar largos períodos de exposición directa al sol, ya que puede afectar al material con el que están compuestos los discos.

– Conservar siempre los discos en su caja o estuche, esto ayuda a evitar los daños producidos por el polvillo, la tierra y otros tipos de suciedad.

– Si deseamos escribir sobre el disco, es recomendable hacerlo con fibras o marcadores especialmente destinados para esta finalidad. No utilizar cualquier tipo de lapicera o bolígrafo, ya que esto puede rayar la superficie, levantando la pintura. Si esto ocurre, la información se perderá irremediablemente.

– Alejar los CD y DVD del alcance de los niños. Esto ayuda a evitar que se rayen o se dañen involuntariamente.

– Manipular siempre los discos con las manos limpias y evitar tocar con los dedos la cara inferior del disco.

– Aunque pueda parecer una obviedad, es importante evitar derramar bebidas o cualquier tipo de sustancia sobre la superficie del disco.

Si esto ocurriera, hay que realizar la limpieza con sumo cuidado con un paño limpio y seco, que no produzca rayones.

Cualquier tipo de limpieza sobre lo discos debe realizarse desde el centro hacia afuera, nunca en forma circular, ya que esto puede provocar rayas que afecten los datos y no se logrará el objetivo buscado.

Recuperación de información de un disco dañado

Cuando hablamos de los cuidados que debemos tener sobre el soporte físico, en este caso representado por un CD o un DVD, debemos tener en cuenta que lo principal es el contenido.

Tanto para una empresa, como para el uso personal en el hogar, la pérdida de información es un tema para tener muy en cuenta.

Mientras que una empresa puede guardar registro sobre sus clientes o de los trabajos realizados, el usuario doméstico suele guardar archivos personales o fotografías tomadas con su cámara digital.

En cualquiera de los casos, si dicha información está resguardada solamente en un CD o en un DVD rayado o dañado, la necesidad de recuperación se manifiesta como un aspecto de gran importancia.

En ese sentido, se puede mencionar que existen aplicaciones de recuperación, que permiten acceder a un disco afectado, para extraer de manera total o parcial la información, dependiendo del daño.

Lo que ofrecen estas herramientas es la posibilidad de ver la información del disco dañado y guardar todo el material que pueda ser rescatado en nuestro disco duro, para luego poder copiarlo en otro soporte o bien en un nuevo CD o DVD.

Realizar recuperaciones con Isobuster

En ocasiones por fallas en la grabación o incompatibilidad en el sistema de archivos, al colocar un disco en la lectora, no puede ser leído.

Entre las aplicaciones que pueden ayudarnos con este tipo de problemas se destaca  IsoBuster, ya que permite realizar la lectura y recuperar los datos de manera sencilla. Funciona con CD, DVD, BD (Blu-ray) y HD DVD.

Se puede obtener una versión gratuita o adquirir la versión paga de este programa ingresando a:
http://www.isobuster.com/es/.

IsoBuster en muy fácil de utilizar, una vez instalado el programa encontraremos una interfaz en castellano para realizar la recuperación del disco.

En caso de tratarse de un disco sucio o sobre el cual se haya derramado líquido, es recomendable limpiarlo con sumo cuidado antes de colocarlo en la unidad óptica, tal como explicamos anteriormente, siempre desde el centro hacia afuera, evitando provocar nuevas rayas con este procedimiento.

Una vez cumplido este paso, insertamos el disco en la unidad correspondiente y pulsamos el botón “Actualizar” en la pantalla principal de IsoBuster.

Luego de unos instantes tendremos el contenido en pantalla. Sobre el panel de la izquierda hacemos un clic derecho sobre la sesión a recuperar. Aparecerá un menú desplegable donde elegimos la opción para extraer.

Luego elegimos en qué lugar de nuestro disco duro copiaremos el contenido que pueda ser recuperado. Cuando se complete la operación, podremos verificar los archivos recuperados para almacenarlos en el medio que deseemos.

Para conocer todas las funciones disponibles en cada una de las versiones del producto se puede ingresar a http://www.isobuster.com/es/license-models.php.

Realizar recuperaciones con CDRoller

CDRoller es un software que permite recuperar discos que puedan estar mal grabados, borrados o que presenten algunos tipos de rayas. Puede trabajar sobre los formatos CD, DVD, BD (Blu-ray) y HD DVD.

Para obtener este producto en versión de evaluación hay que ingresar a http://www.cdroller.com/es/index.html.

 

De igual forma que IsoBustaer, CDRoller ofrece la interfaz en castellano y una vez que insertemos el disco a recuperar, debemos presionar “Actualizar” para que el programa lo reconozca.

Entre las opciones que destacan a esta aplicación, se encuentra “Buscar”. Utilizando esta herramienta podremos saber si un archivo está guardado en el medio que estamos intentando recuperar. Podemos realizar búsquedas por nombre, fecha y tamaño, entre otras opciones.

Dentro de “Otras herramientas” encontramos opciones como “Testear disco”, para evaluar el estado. También podremos utilizar “Analizar sectores” para conocer otros datos sobre cómo se encuentra el disco.

Para realizar la recuperación debemos seleccionar la sesión del disco (en la parte derecha de la pantalla) y sobre la izquierda, debajo de “Recuperación de datos”, elegimos “Abrir”.

Luego podremos optar por recuperar parte de la información o recurrir a la opción “Recuperar todo”. En la versión gratuita de este producto, algunas funciones de recuperación pueden no estar disponibles.

De cara al futuro

Si bien es muy importante la conservación de de los CD y los DVD, está claro que como ocurre con muchos otros elementos tecnológicos, en un futuro no muy lejano estos tipos de discos ópticos serán reemplazados por otros modelos.

En este sentido es notable el avance de las memorias Flash en el campo de la informática, como medio de almacenamiento.

En el campo de los discos ópticos, el Blu-ray parece ser el estándar que dominará los próximos años, a pesar que por ahora está teniendo una lenta inserción en el mercado mundial, que aún aguarda que los precios de este tipo de disco y los reproductores comiencen a reducir su costo.

Es importante destacar que la gran ventaja del Blu-ray es su capacidad de almacenamiento en diferentes capas, lo cual o hace superior al CD en incluso al DVD.

Además, un factor de gran importancia es que los discos Blu-ray cuentan con una capa resistente a las rayaduras, por lo cual se presentan como una mejor alternativa de conservación.

Más allá de las nuevas prestaciones que brindan los discos Blu-ray, la realidad indica que por algún tiempo convivirán diferentes tecnologías para discos ópticos y aunque algunas puedan presentarse como más resistentes que otras, es fundamental cuidar los discos para evitar la pérdida de la tan preciada información almacenada en ellos.

Como hemos visto, existen técnicas de recuperación, sin embargo, ninguna alternativa es cien por ciento efectiva ante daños graves, como la ruptura del disco, desprendimiento de la pintura de la capa superior del disco, rayaduras profundas u otros daños de consideración.

Por este motivo, es fundamental que cuidemos nuestros discos para evitar tener que lamentar pérdidas de información que no pueda ser recuperada.