Cómo proteger a los niños de las bacterias

¿Qué podemos hacer ante las bacterias que nos rodean a toda hora?

¡Lavarnos las manos con frecuencia! La forma en que los gérmenes malos nos enferman es trepándose a nuestras manos y tomando un tour gratuito hacia nuestra boca, ojos, o nariz.

Si nuestras manos están limpias antes de tocarte la cara o los alimentos, entonces habrás interpuesto una enorme barrera de protección al ataque de los microbios.

En primer lugar, puedes proveer a tus hijos de botellas reutilizables de acero inoxidable, de modo que no les sea necesario recurrir a los bebederos.

Muchas escuelas alientan a sus estudiantes a traer botellas de agua (después de descubrir el impacto positivo que la hidratación tiene sobre el aprendizaje y el comportamiento).

El tema de las bandejas y los platos es un poco más complicado. Muchos padres eligen empacar los almuerzos de sus hijos, y de esta manera evitar el contacto con los elementos utilizados en las cafeterías.

No obstante, muchas veces los padres desconocen qué alimentos pueden se empacados y cuáles no, y poco saben de la manera correcta de hacerlo.

En cuanto a los areneros de las áreas de juegos, ¿cómo mantener a los chicos lejos, especialmente cuando los parques usan arena como cobertor del suelo?

Es una simple cuestión de educación. Debemos enseñar a nuestros hijos a no tocarse la cara sin haberse lavado la cara antes.

Anterior: El mundo de bacterias que nos rodea


Y si quieres aprender los secretos para vivir más y mejor a través de la comida, inscríbete ahora en nuestro curso gratis de Nutrición saludable, haciendo clic aquí.


Compartir |