¿Cómo preparar latte sin una máquina?

Sin la ayuda de un barista ni una costosa maquina, ¿qué esperas para disfrutar de un latte en la comodidad de tu casa (y tu bolsillo)?
Amamos sentarnos en un café y pedir un latte. No sentamos y en cuestión de minutos ya tenemos nuestro café perfecto.

En ese momento lo disfrutamos y nos preguntamos, ¿Cómo consiguieron traerme esta obra de arte? Por supuesto que hay cierto merito del mozo o barista que nos atienda, pero los premios se los lleva la máquina de café, por lo general.

Tomamos otro trago de nuestra taza. Saboreamos por supuesto, pero ya comenzamos a maldecir por no poder hacerlo nosotros mismos.

Bebemos el resto del contenido, aun con una sonrisa que desaparece cuando tomamos el último sorbo.

Pides la cuenta, y en ese momento el esbozo de sonrisa que quedaba, desaparece. Abonas, sin poder creer lo que cuesta pero sabiendo que vas a volver a consumirlo porque, ¡es delicioso!

Vuelves y repites la historia, siempre con la misma duda: ¿y si lo hiciera yo mismo?

¡Claro que puedes! Sin maquinas carísimas, cursos prolongados ni una billetera abultada.

Ingredientes

-Café espresso o cualquier café intenso

-Leche descremada

-Cacao en polvo

Equipamiento

-Taza de café (amplia)

-Jarra con su tapa

-Cuchara

Instrucciones

1. Prepara el café normalmente sin diluirlo. Puedes comenzar con 1/3 de taza y luego agregar si prefieres.

2. Bate la leche. Coloca la leche en el jarro hasta la mitad y bate tan fuerte como puedas al menos 30 segundos.

3. Calienta la leche en el microondas por 30 segundos.

4. Vierte el espresso en la taza larga y agrega la leche. Posteriormente, con una cuchara adhiere la espuma lograda.

¡Eso es todo! ¿Qué esperas para disfrutar de tu latte casero?