Home > Familia > Padres e hijos

Límites y rebeldía

Cómo poner límites a las salidas de tus hijos

Sugerencias para que los padres de adolescentes ayuden a sus hijos a equilibrar la vida social con las obligaciones

Mantener una vida social activa es un síntoma saludable siempre y cuando no se descuiden ciertos aspectos que son importantes para desarrollar las actividades diarias.

“Si los compromisos con los amigos repercuten de modo negativo en la vida diaria y se distorsionan las prioridades, significa que algo está funcionando mal y hay que revertir la situación antes de que sea demasiado tarde”, sostiene la psicopedagoga española Rut Fernández.

Los adolescentes y jóvenes deben comprender que todo tiene su tiempo. “La intención no es que los hijos estén encerrados y estudiando a cada momento, sino que tengan en claro cuáles son las responsabilidades que tienen que asumir ya que aunque los niños sean pequeños desde temprana edad tienen que sentir que existen obligaciones de las que deben hacerse cargo y si esto no se logra desde los primeros años, ya luego es muy complejo que sean los padres quienes lleven las riendas del asunto”, comenta la especialista.

Es importante tener una buena vida social, “es muy saludable que los hijos tengan amistades, sean aceptados por sus pares y tengan momentos de ocio en los cuales puedan disfrutar y relajarse, pero cuando la fiesta es constante y se dejan de lado los estudios o el tiempo que se le dedica a la familia, hay que hacer lo posible para sentarse con ellos y hacerles ver realmente cómo es la vida”, aconseja la profesional.

Mi hijo está siempre de fiesta, ¿qué hago?

1.- Estar muy atento a las salidas de los hijos. “Los adolescentes son muy reacios a informar a sus padres acerca de adónde van y con quién, pero hay que hacer lo posible para estar al tanto.

Otro aspecto importante es estar muy pendientes con respecto a los estudios y fechas de exámenes para poder controlar en el buen sentido sus movimientos”, sugiere Fernández.

2.- Mantener las reglas claras. “Hay hijos que son realmente rebeldes y es difícil para los adultos establecer límites. Sin embargo, es necesario delimitar el lugar de cada uno.

Hacerse respetar es fundamental y esto se logra poniéndose firme. Los padres deben estar de acuerdo en todo y demostrar seguridad con respecto a las decisiones que se toman en relación al tema”, opina la psicopedagoga.

3.- Organizarles una rutina en donde lo primero sea cumplir con los estudios. “Durante los fines de semana, lo primero es dedicar un tiempo a la realización de los deberes y a estudiar.

Si luego queda tiempo libre, hay que impulsar a que los jóvenes puedan hacer algo con sus amigos. Ellos tienen que sentir que cuentan con el respaldo de los padres y que ellos apoyan las amistades.

De esta manera, será más fácil que exista una cooperación entre ambas partes y se pueda llegar a un acuerdo en cuanto a cuáles son las prioridades y cuáles deben ser los momentos de ocio”, explica la experta.

4.- Conocer a las amistades de los hijos. “No solamente es importante saber el tiempo que se le dedica al ocio, sino con quiénes se pasa ese espacio. Conocer a los amigos y saber cuáles son las diversiones preferidas de ellos son aspectos fundamentales que los adultos no pueden ni deben descuidar para saber a qué atenerse”, sostiene Fernández.

La flexibilidad es un factor importante para que los padres consideren. Llegar a un acuerdo con los jóvenes y permitirles algunos gustos es importante para la relación y para que ellos puedan comenzar a distinguir las prioridades y establezcan correctamente las obligaciones y puedan disfrutar sin que estas dos situaciones generen tensiones.

Signos que indican que tu hijo sale demasiado

1.- El rendimiento escolar ha caído

2.- El comportamiento se ha ido modificando y el carácter es más agresivo e impulsivo. Las malas contestaciones son habituales y los hijos están más irritables que de costumbre.

3.- Se está fuera del hogar más de lo debido y se regresa a altas horas de la madrugada sin que exista el consentimiento de los padres.

4.- La relación con los adultos es mucho más tensa que de costumbre y ya no se desea compartir tiempo en familia.

5.- Los pocos momentos en los que se comparte en familia, el proceder es evasivo o se está constantemente pendiente del móvil y de los mensajes de texto.

 

Viviana Vergara

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

Viviana Vergara

Los niños y las armas de fuego

Los niños y las armas de fuego

Los padres, los profesionales y muchas otras personas están muy preocupados por el número creciente de niños y adolescentes que perecen a causa de las armas de fuego.

¿Tiene mi hijo un problema anímico?

¿Tiene mi hijo un problema anímico?

La ciclotimia de los adolescentes es un rasgo normal, dentro de ciertos límites. Sin embargo, hay extremos en donde los adultos deben preocuparse seriamente considerando la posibilidad de estar en presencia de una depresión o de lo que ahora se llama un trastorno bipolar (lo que se llamaba antes maníaco-depresivo), males que afectan a miles de jóvenes...

Una prueba para los padres

Una prueba para los padres

¿Cuánto sabe usted sobre los peligros que enfrentan nuestros hijos todos los días?

Videos

OTRAS NOTAS SOBRE

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: