Como personalizar la apariencia de Windows 7

 En esta nota conoceremos todos los secretos para descubrir cómo modificar el aspecto visual de Windows 7  

La llegada de Windows 7 fue recibida por los usuarios con bastante entusiasmo por muchas razones. Además de resolver algunos inconvenientes criticados en Vista, se destacan los avances en el campo multimedia, seguridad, rendimiento y performance.


Otra característica que vale la pena destacar en Windows 7 es la variada gama de posibilidad que nos ofrece para personalizar su aspecto.

Cambiar el aspecto de nuestro sistema de manera sencilla

Si bien la posibilidad de cambiar el aspecto de Windows es una opción que existe desde hace mucho tiempo en los sistemas de Microsoft, en Windows 7 encontramos un universo de posibilidades muy atractivo y moderno.

Para comenzar a personalizar el aspecto de nuestro sistema, en primer lugar debemos dirigirnos al menú Inicio y desde allí ingresar al Panel de Control. Luego debemos hacer clic en el apartado “Apariencia y personalización”.



A continuación nos encontraremos en una pantalla que nos ofrece siete categorías principales: “Personalización”, “Pantalla”, “Gadgets de escritorio”, “Barra de tareas y menú Inicio”, “Centro de accesibilidad”, “Opciones de carpeta” y “Fuentes”.
Los títulos aparecen de manera predeterminada en color verde y se puede acceder a ellos directamente o a los enlaces que aparecen debajo de ellos.



Debajo del ítem “Personalización” encontramos “Cambiar el tema”, “Cambiar fondo de escritorio”, “Cambiar efectos de sonido” y “Cambiar protector de pantalla”.

Si ingresamos a “Cambiar el tema” podremos elegir entre los que ofrece Windows. Desde aquí se puede acceder a los temas de Aero o si no deseamos utilizar esta característica a los de Windows Básico o, incluso, a los de Windows clásico, entre otras opciones.



Simplemente haciendo clic en el tema elegido podremos apreciar el cambio aplicado en nuestro escritorio.



En el momento de elegir el tema, además de aplicarlo, también contaremos con la posibilidad de personalizar la combinación de colores que nos ofrece. Esto se hace desde la opción “Color ventana”.



Haciendo clic en esa opción se abrirá una ventana que nos permitirá elegir colores relacionados con los elementos de ventana, tamaños y características de fuentes. Una vez realizados los cambios deseados, confirmamos con el botón “Aplicar” y luego presionamos “Aceptar”.



Si continuamos en la pantalla en la cual podemos elegir el tema, también tenemos la posibilidad de acceder a “Obtener más temas en línea”.

Esto abrirá el navegador, debemos estar conectados a Internet ya que nos llevará hasta el sitio de temas de Windows 7. Allí podremos elegir el que deseemos y presionamos “Descargar” para obtenerlo.



Si elegimos abrir el tema descargado y tenemos activado UAC (el control de cuentas de usuario predeterminado por Windows), el sistema nos pedirá confirmación para hacer la operación.

Debemos presionar “Permitir” para que continúe. Luego de completado este proceso, el tema descargado estará dentro de los disponibles para elegir y aplicar.



Si sólo deseamos cambiar el fondo del escritorio, desde “Apariencia y personalización” debajo del título “Personalización”, encontramos “Cambiar fondo de escritorio” e ingresamos en este ítem.

En la siguiente pantalla podremos elegir en primer lugar el origen de la imagen que será fondo. Ente las opciones que nos brinda el desplegable encontramos “Fondos de escritorio de Windows”, “Biblioteca de imágenes”, “Fotografías con mejor clasificación” y “Colores sólidos”.

Aquí la ventaja es que podemos elegir una o más imágenes para nuestro fondo de pantalla que irán cambiando en el tiempo.

Podremos establecer el período de tiempo que transcurre para cambiar la imagen y también indicar si deseamos que el orden sea aleatorio. Podemos confirmar con el botón “Guardar cambios”

También desde “Apariencia y personalización” debajo del título “Personalización podremos acceder a dos opciones muy interesantes “Cambiar efectos de sonido” y “Cambiar protector de pantalla”.

La primera alternativa nos deja seleccionar diversos sonidos para los diferentes eventos de Windows. La siguiente, nos dejará establecer el protector de pantalla del sistema, configurarlo, acceder a la vista previa y definir el tiempo de espera.



Nuevamente desde “Apariencia y personalización”, debajo del título “Pantalla” encontramos la posibilidad de “Aumentar o reducir el tamaño del texto y de otros elementos”, “Ajustar resolución de pantalla” y “Conectarse a una pantalla externa”.



Debajo de “Gadgets de escritorio” se ubican los ítems para personalizar los gadgets de Windows 7. Entre las posibilidades que encontraremos veremos que podremos agregar, descargar desinstalar o restaurar gadgets.



En “Barra de tareas y menú de Inicio”, encontramos las características que nos permitirán personalizar el menú Inicio de Windows (cambiar la acción del botón de encendido y la privacidad) y la barra de tareas del sistema (cómo se muestran los íconos y la zona de notificación). También contamos con la posibilidad de cambiar la imagen del menú Inicio.

En el “Centro de accesibilidad” podremos observar las opciones para personas con diferencias visuales y también características de lector mediante voz.

También encontramos la posibilidad de teclas de acceso rápido y podremos activar o desactivar el “Contraste alto”.



En “Opciones de carpeta” establecemos cómo se comportan ante el clic del mouse con las carpetas y si se mostrará (o no) los archivo y carpetas ocultos.



En “Fuentes” podremos tener una vista previa de las fuentes del sistema, cambiar la configuración y también ajustar la características “ClearType”, que nos ofrece una especie de suavizado en pantalla”.



Hasta aquí hemos analizado las características principales para personalizar el aspecto de Windows 7 de manera sencilla.

Como pudimos apreciar en esta nota,  existen muchas opciones para hacerlo sin grandes complicaciones y en pocos pasos. A partir de ahora, podremos tener el sistema operativo definido a nuestro gusto, en pocos clics y sin necesidad de ser un experto.


Para aprender a utilizar los menús de Windows, inscríbete ahora en nuestro curso gratis Simbología Básica en Computación