Cómo organizar un viaje con los nietos

Un viaje con los nietos es, sin dudas, una experiencia inolvidable... pero que requiere una preparación adecuada. Aquí, las claves para empezar a organizarlo.

Una excursión de nietos y abuelos, es una maravillosa experiencia para los que viajan, nietos y abuelos, pero también para los padres: Para los chicos más independientes, viajar sin la madre y el padre puede ser una experiencia emocionante y liberadora; para los abuelos, que cada vez se retiran a edades más tempranas, es una significativa forma de pasar de una forma distinta su tiempo de acaciones e invertir su dinero en los chicos, agregando además una dimensión especial a sus lazos; y para la madre y el padre, es la recompensa de tener un tiempo a solas y en calma, sabiendo que sus niños están en seguro, amados, y bajo el cuidado familiar.

Seguramente usted no duda de estas palabras, pero es muy probable que tenga muchas preguntas al respecto. Por eso, hemos preparado esta guía de consulta. 

Donde llevar a los nietos

Aquí le ofrecemos algunas ideas para elegir destinos que puedan interesar tanto a nietos como abuelos.

La cuidad

Las grandes ciudades ofrecen una variedad de lugares de diversión y actividades educativas, como cines, teatros, museos, o shoppings, que puede ser muy útiles si está viajando con nietos grandes.

Hostales

La mayoría de los hostales, incluyendo los denominados B & B (Bed & Breakfast, o “Cama y desayuno”) no están diseñados para niños, ya que sus instalaciones son precarias y rudimentarias (por eso su bajo precio). Sin embargo, existen algunos que sí han sido dispuestos para albergar a los más bajitos, lo cual los convierte en verdaderos tesoros, por sus atracciones y sus precios. Busque aquellos que estén cerca de grandes granjas, con animales y diversas plantas. No olvide de preguntar siempre a los propietarios por su política con respecto a los niños.

Resort familiares

Én este caso, existen una gran cantidad de opciones, que van desde las más exclusivas hasta las más económicas. Por eso, deberá consultar muy detalladamente los diversos planes y costos de los mismos, hasta encontrar el que más se ajuste a sus expectativas y bolsillos. Los resort ofrecen muchos espacios al aire libre, lugares para desayunar, almorzar, y cenar, muchas actividades recreativas, y a menudo proporcionan programas especiales de mucha calidad para los más chicos.

Para tener en cuenta antes de partir

Posiblemente, después de leer estas líneas este ansioso por comenzar a planificar el viaje con su nieto. Sin embargo, no es seguro que sus nietos – e incluso usted mismo- estén preparados para hacer este tipo de salidas. Aquí le proponemos unos puntos para considerar al respecto.

¿Cómo saber si los nietos están listos para realizar el viaje?

La mayoría de los expertos aconsejan a los abuelos no llevar nietos menores de siete u ocho años, aunque cada uno puede evaluar la propia madurez de sus propios nietos. La madurez física y emocional es un factor determinante para tener en cuenta. También es muy importante la familiaridad que tengan entre sí: no es lo mismo una relación continua, de una o dos veces por semana, que una en la que solo se ven una vez al mes o incluso menos.

¿Cómo saber, como abuelos, hasta que punto se está listo para efectuar el viaje?

Incluso si los mayores tienen la fortuna de estar libres de problemas médicos importantes, es casi inevitable que, generalmente, tengan menos energía y disposiciones físicas que sus hijos. De esta forma, es lógico que las actividades muy aventureras traten de ser evitadas, y que la siesta de la tarde sea definitivamente incluida. La faceta positiva de todo esto, es que ambos, nietos y abuelos, podrían hacer una muy buena combinación, donde los primeros insten a los segundos a frenar la excitación y lograr un tiempo de paz, y los segundos obliguen a los primeros a salir más al exterior y a descubrir más cosas que la cama del hotel. Solo se debe ser cuidadoso de cómo planear esos días. Se necesitan mantener actividades diarias que no excedan la capacidad física, y en lugares que sean seguros para no perder de vista a los chicos.

¿Cuan lejos deberían ser las excursiones?

Comience yendo a lugares cercanos, quizás algunas horas a un museo y a un almuerzo en un restaurante. Si los niños nunca han dormido lejos de hogar, organice algún paseo que finalice en su casa, para que sus nietos se vayan acostumbrando a dormir fuera del hogar de sus padres. Una vez que los chicos se vayan habituando a esto, podrá ir aumentando las distancias, aunque sin alejarse mucho de la ciudad. Pero con el tiempo, ya estarán listos para hacer excursiones más largas y a mayor distancia.

¿Qué es necesario tener en cuenta con respecto a las enfermedades y la seguridad?

Junto con cualquier medicamento necesario para los niños, y los ítems de primeros auxilios recomendados por los padres, los abuelos deberían llevar un permiso escrito para actuar en caso de necesidades médicas. Para los paseos en auto, sería muy útil llevar un celular, para utilizar en caso de que de emergencias.

¿Qué se debería hacer si el nieto se pone nostálgico, o extraña mucho?

Esto puede suceder. A menudo, las nuevas actividades y amistades distraen mucho a los niños y ellos se olvidan de su hogar. Pero a veces, sobre todo después de comunicarse telefónicamente con sus padres, los más chicos podrían comenzar a extrañarlos. De cualquier forma, estas mismas llamadas telefónicas, si son realizadas a menudo durante las vacaciones, podrían tranquilizarles, cuando sus propios padres les digan que lo verán pronto. Los chicos pueden también tener a la mama y al papá presentes enviándoles postales, dibujos, y crónicas de sus experiencias, para compartirla con ellos una vez que vuelvan.

¿Cómo pueden los abuelos oponerse al impulso de complacer excesivamente a sus nietos?

A menudo, los abuelos están excesivamente tentados a complacer excesivamente a sus nietos, sobre todo en vacaciones. Pero de esta forma, también pueden estar estropeando muchas reglas y hábitos de los niños, tan trabajosamente instaladas por sus propios padres, con respecto a la comida, el horario de acostarse, la compra de regalos, etc. Por eso, antes del viaje, cerciórese de hablar con sus hijos para conocer bien a fondo cuales son estas reglas, e intentar no modificarlas (por lo menos en su mayoría) durante el viaje.

¿Cómo decidir a dónde ir?

Existen muchos destinos para satisfacer los diferentes anhelos y presupuestos. Por eso, una vez que tenga bien en claro cual es su objetivo y presupuesto, su disposición y nivel de actividad física, y las edades e intereses de sus nietos, no debería tener mayores problemas para elegir un destino. Recuerde siempre programar el viaje con bastante tiempo de antelación, y pedir descuentos para jubilados y/o menores.