Home > > Internet para todos

Informática fácil

Cómo optimizar el rendimiento de Windows 7

En esta nota descubriremos los secretos que nos ayudarán a lograr que nuestro sistema operativo funcione de una manera más rápida y eficiente 



El desarrollo de Windows 7 se inició muy poco tiempo después que Windows Vista llegara al mercado. Además de las mejoras en lo que se refiere a la interfaz y a la compatibilidad con las nuevas tecnologías, Windows 7 también tenía la tarea de ajustar temas relacionados con la performance del sistema.


Desde su llegada, ocurrida en el año 2009, Windows 7 ha logrado una muy buena repercusión y muchos usuarios han comenzado a migrar a este sistema operativo.

En esta nota aprenderemos a sacar el máximo provecho de él, optimizando sus características para obtener un mejor rendimiento en el sistema.

El equipo necesario

Para utilizar la versión de 32 bits de Windows 7 es necesario un equipo que tenga un procesador de 1 GHZ y contar con al menos 1 GB de memoria RAM, claro está que es recomendable incorporar 2 GB para trabajar con mayor fluidez.

La versión de 64 bits de este sistema operativo requiere un mínimo de 2 GB de memoria RAM, pero se recomienda trabajar con 4 GB para aprovechar de mejor manera su robustez.

En cualquiera de los casos, es necesario tener una placa de video compatible con DirectX9 para poder aprovechar las características de Aero.

También es recomendable contar con un disco SATA II para aprovechar la velocidad que pueden ofrecer los dispositivos que cuentan con este tipo de conectividad.

Optimización para equipos con bajos recursos de hardware


El primer aspecto a tener en cuenta a la hora de optimizar el rendimiento de nuestro equipo es que las opciones de Aero, si bien son muy llamativas, consumen más recursos que las características de la interfaz gráfica básica de Windows.

Por esta razón, si contamos con un equipo que está al límite de los recursos mínimos necesarios para trabajar con Wndows 7 o si estamos con una laptop que tiene poca carga de batería disponible, es recomendable desactivar Aero. Esto es muy importante tenerlo en cuenta en equipos con poca memoria RAM y tarjetas de video modestas.

Para desactivar las características de Aero, ingresamos en el menú Inicio y luego en el Panel de Control. Allí vamos a “Apariencia y configuración” y elegimos “Cambiar tema”.

En la ventana que encontramos a continuación podemos elegir uno de los que se encuentran en el grupo “Temas básico y de Contraste alto”. Por ejemplo, podemos seleccionar “Windows 7 Basic”.

Recordemos que si nuestro equipo cuenta con un hardware de muy buenas prestaciones y tiene una batería potente con la carga completa, no sería necesario hacer esta modificación.

Si lo necesitamos, también podremos desactivar otras características visuales para ganar un mejor rendimiento. Para esto vamos al menú Inicio y en el cuadro de búsqueda que aparece abajo, escribimos SystemPropertiesPerformance y luego pulsamos “Enter”.

Una pantalla se abrirá a continuación. En ella deberemos buscar la solapa “Efectos visuales”. Allí podremos seleccionar una a una las características visuales que deseemos desactivar o bien escogemos la opción “Ajustar para obtener el mejor rendimiento”.



Otro aspecto a tener en cuenta, para que el equipo arranque más rápido y, a su vez, tenga menor cantidad de memoria ocupada es observar los programas que se inician al arranque.

En este sentido debemos optar por desactivar aquellos que no sean necesarios y sólo dejar los que son fundamentales para el sistema, como por ejemplo los de protección contra virus y los que son imprescindibles para el funcionamiento de otras aplicaciones y dispositivos.

Los usuarios más avanzados pueden desactivar servicios que se inician con Windows. Esto se puede hacer ingresando el menú de Inicio, luego al Panel de Control, dentro de “Herramientas administrativas” accedemos a la opción “Servicios”.

Es importante resaltar que sólo los usuarios experimentados deben modificar la configuración de los servicios, ya que si bien permiten mejorar la performance, también pueden causar problemas si se desactivan servicios esenciales para el sistema.


Optimización para equipos con procesadores de múltiples núcleos

En los equipos modernos es cada vez más habitual contar con procesadores de múltiples núcleos. Por lo general, en el mercado actual podremos encontrar procesadores que vienen equipados con entre dos y ocho núcleos.

Windows 7 ofrece la posibilidad de ajustar la configuración para aprovechar al máximo esta característica. Para esto vamos al menú Inicio y en el cuadro de búsqueda (en la parte inferior) escribimos msconfig y presionamos la tecla “Enter”.

En la pantalla que aparece a continuación, elegimos la solapa “Arranque” y hacemos clic en el botón “Opciones avanzadas…”. Tildamos la casilla “Número de procesadores” y debajo elegimos la cantidad indicada para nuestro equipo.


Siguiente: Cómo desfragmentar el disco rígido


Para aprender a utilizar los menús de Windows, inscríbete ahora en nuestro curso gratis Simbología Básica en Computación

 

Recomendar a un amigo:

Mas notas del autor:

La Redacción

La dieta paleolítica

La dieta paleolítica

El exceso de peso y las ansias por perder los kilos de más son algo presente en el hombre moderno, que puede encontrar una solución en sus antepasados más antiguos.

Negocios en Internet: 10 maneras de enamorar a tus clientes

Negocios en Internet: 10 maneras de enamorar a tus clientes

La desventaja del Internet es que se pierde el contacto humano. Pero no tiene que ser así. Aquí están 10 sugerencias para mantenerlos felices y ‘conectados’

Comidas extrañas pero deliciosas

Comidas extrañas pero deliciosas

Los alimentos que más se utilizan pueden no ser los mejores, sino simplemente los que más se conocen. Y los no convencionales pueden reportar amplios beneficios, además de mucho sabor…

Videos

Las más leídas
enplenitud

Suscríbete gratis:

Comunidad:

Síguenos: