Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
[the_ad id="281803"]
[the_ad id="281807"]

Cómo mejorar la autoestima de los adolescentes

Estrategias para ayudar a los adolescentes a mejorar la autoestima
  
  



La adolescencia
es una etapa de la vida en la que los hijos experimentan muchas
alteraciones fisiológicas, cognitivas, emocionales y sociales.

Esta serie de
cambios provoca una sensación continua de inseguridad en los niños y niñas que
en muchas ocasiones afecta negativamente a su autoconcepto y autoestima.


En este artículo aprenderás estrategias para ayudar a tu hijo o hija
adolescentes a construir una autoestima positiva durante la adolescencia.


Los adolescentes realizan comparaciones


Los chicos y chicas no saben muy bien cómo son ellos mismos entre los doce y los
dieciocho años. Simplemente se pasan el día comparándose con otros adolescentes,
personas famosas o modelos adultos con los que sienten afinidad.


Cuando un adolescente percibe una distancia muy grande entre su forma de
comportarse y la de su modelo a seguir, tiende a interpretar esta situación
desde un punto de vista dramático y pesimista.

Por ello, es fundamental que los
adultos les ayudemos a observar la totalidad de cada persona, más allá de
aquellos aspectos en los que destaca especialmente.


Cómo ayudarle a ser más objetivo


Los hijos adolescentes suelen hablar de sus ídolos o líderes constantemente y
con tanta pasión, que es difícil prestarles la atención que necesitan y
sentarnos a escucharlos.

Al contrario, lo más normal es que nos quejemos por lo
pesados que son y nos burlemos de su actitud tan exagerada. Pues bien, por este
camino no conseguiremos más que reforzar su conducta fanática.


Si queremos que los adolescentes sean más objetivos y por lo tanto, menos
vulnerables ante la versión ideal que perciben de las personas que son
importantes para ellos, algo que funciona muy bien es aprender junto a ellos
sobre la vida de la persona que admira.


Para que se entienda mejor este concepto, vamos a utilizar un ejemplo.
Supongamos que nuestro hijo adolescente siente admiración por un cantante, pues
lo que haríamos es ver con él o ella vídeos sobre la biografía de ese cantante,
leer entrevistas, críticas y consultar todas las fuentes que podamos.


De esta forma, nuestro adolescente se dará cuenta de que su ídolo no es
perfecto, sino que como cualquier ser humano tiene problemas, ha tenido que
luchar para llegar a donde está, y… no le gusta a todo el mundo.


Enséñale a ser proactivo


La presión de los medios de comunicación y de los diferentes grupos sociales con
los que interactúa cualquier adolescente, tienden a hacer que se coloquen en una
actitud pasiva y reactiva.


Desde esta perspectiva, los adolescentes quieren conseguir estar más delgados,
pero no hacen nada para conseguirlo y comen chucherías en exceso, o quieren
destacar en los estudios pero no tocan los libros a menos que tengan exámenes.


Sin embargo, se preocupan porque no tienen el físico de sus ídolos o porque
suspenden. Por ello, es necesario que les enseñemos a tomar responsabilidad para
conseguir alcanzar sus objetivos.


Si quieres que se comprometa con lo que hace, ármate de paciencia


Desde el punto de vista de los padres, es muy complicado entender por qué los
hijos adolescentes no actúan de forma más responsable.

No obstante, es normal
que a estas edades se empiecen las cosas con mucha ilusión y se abandonen por
otras “más interesantes”.


Para ayudar a los hijos a comportarse de forma más madura y responsable, es
importante ser comprensivo con su actitud inconstante, pero a la vez y con mucha
paciencia recordarles una y las veces que sea necesario, el objetivo que se han
propuesto. Una vez más, utilizaré un ejemplo para que se me entienda mejor.


Imaginemos que nuestra hija adolescente quiere aprobar los exámenes, pero a
cinco días de la próxima prueba no ha tocado un libro.

En estos casos, en vez de
decirle cosas como “ya estás como siempre, seguro que esta vez también
suspendes”, podemos sorprenderla entregándole el libro cuando la vayamos a
buscar a su centro educativo, diciéndole “toma cariño, te dejo el libro porque
seguro que lo vas a necesitar para conseguir aprobar esa asignatura que tanto te
preocupa”.


En resumen, si queremos ayudar a nuestros hijos adolescentes a construir su
autoestima, debemos tratar de empatizar con su forma de ver el mundo y actuar
como guías comprensivos que los acompañan en su proceso de desarrollo sin
presionarlos.

Algo bastante difícil de hacer, pero con lo que conseguiremos que
construyan un autoconcepto sano y fuerte.


Por Jenny Guerra Hernández


www.PsicopedagogiaenCasa.com

Para
aprender a reforzar tu autoestima, inscríbete ahora en nuestro

curso gratis Potencia tu autoestima