Cómo liberarse de los babosos

Escuchado de las damas de hoy

El: ¿Puedo invitarte un trago?
Ella: En realidad preferiría que mejor me dieras el dinero
 
El: Soy fotógrafo. He estado buscando un rostro como el tuyo
Ella: Yo soy cirujana plástica. También he estado buscando un rostro como el tuyo
 
El: Hola, ¿no salimos juntos una vez?, ¿o tal vez dos?
Ella: Debió haber sido una. Nunca cometo dos veces el mismo error
 
El: ¿Cómo hiciste para ser tan bella?
Ella: Probablemente me toco la parte que te correspondía a ti
 
El: ¿Saldrías conmigo el sábado?
Ella: Lo siento, pero me va a doler la cabeza el fin de semana
 
El: Tu rostro hace que la gente vuelva a mirarte
Ella: Y el tuyo hace que vuelva el estomago
 
El: Vamos, no seas tímida. Dime algo
Ella: Okay, lárgate!
 
El: Estoy seguro que podría hacerte muy feliz
Ella: ¿Por qué? ¿Ya te vas?
 
El: ¿Qué dirías si te pidiera que te casaras conmigo?
Ella: Nada. No puedo hablar y carcajearme al mismo tiempo
 
El: ¿Me puedes dar tu nombre?
Ella: ¿Por qué? ¿No tienes tú uno?
 
El: ¿Vamos a ver una película?
Ella: Ya la vi
 
El: ¿Dónde has estado toda mi vida?
Ella: Escondiéndome de ti
 
El: ¿No te he visto en otro lado?
Ella: Sí. Por eso ya no voy allá
 
El: ¿Está libre este asiento?
Ella: Sí, y si te sientas también este
 
El: Así es que, ¿a qué te dedicas?
Ella: Soy travesti
 
El: Hola preciosa, ¿qué signo eres?
Ella: De negación
 
El: Tu cuerpo es como un templo
Ella: Lo siento, pero hoy no hay misa
 
El: Si te viera desnuda moriría feliz
Ella: Si yo te viera desnudo probablemente moriría riendo
 
El: ¿Dónde has estado toda mi vida?
Ella: Donde estaré el resto de tu vida: en tus sueños

Enviado por Yanuario. ¡Muchas gracias!

Si quieres agregar más sonrisas a tu vida, descarga ahora nuestro libro gratis de Humor judío haciendo clic aquí.
O inscríbete gratis en nuestro Taller de la Risa, haciendo clic aquí.