Cómo leer los mensajes ajenos en Internet

Aplicaciones para leer los mensajes de tus hijos -o de quien quieras- en la web
Aplicaciones para leer los mensa

En países como Estados Unidos, casi el 80% de los adolescentes tienen celulares. Casi la mitad de ellos son smartphones, con acceso a Internet, juegos, cámaras y redes sociales.

Muchos padres se preocupan. Y los miedos impulsan la creación de las llamadas aplicaciones para padres para rastrear la actividad de los niños en la Red.

Una de ellas se llama TeenSafe y es como tener tu propio espía. La aplicación pide a los padres que le expliquen a sus hijos que están siendo vigilados, pero puede funcionar de forma encubierta y mostrar lo que postean los niños en redes sociales.

Incluso puede mostrar mensajes de texto borrados y mensajes enviados a través de aplicaciones populares como Kik, WhatsApp y Snapchat.

TeenSafe opera en Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, y espera expandirse al Reino Unido pronto.Desde que empezó, en 2011, unas 800.000 personas se han inscrito en el servicio, según los responsables de la empresa.

Además de vigilar el uso de las redes sociales y los mensajes de texto, otras aplicaciones para padres pueden controlar la velocidad de conducción o de movimiento de un vehículo si el hijo viaja como pasajero.

MamaBear ofrece ese servicio, y su co-fundadora, Robyn Spoto, dice en un reportaje de la BBC que la aplicación se usa para poner en contacto a familias enteras y enviar alertas cuando alguien está conduciendo por encima del límite legal o ha salido de una zona establecida previamente. Pero no se puede usar de forma encubierta.

Los adolescentes suelen ser mejores usando la tecnología que sus padres y aplicaciones como estas pueden crear un juego del gato y el ratón en el que los niños intenten eludir los ojos vigilantes de sus padres.

Pero las aplicaciones están preparadas también para esto: si tu hijo no te devuelve la llamada o apaga el teléfono, puedes inutilizar el teléfono de forma que solo funcione para llamar a mamá o papá.

Algunos las llaman "aplicaciones para acosadores", preocupados de que los datos recopilados por programas espías de teléfonos inteligentes puedan ser mal utilizados por parejas celosas o jefes desconfiados.