Cómo iluminar o re-iluminar su casa

La iluminación, vedette de la decoración.

Porque un ambiente bien iluminado, con juegos de luces y de sombras, realza determinados detalles que hacen de la iluminación la diva de la decoración.

Lámparas de mesa o de pie, apliques para la pared, pantallas, arañas, colgantes, spots, velas… Todo esto, y muchas otras cosas.

Luz y más se dedica al asesoramiento integral en iluminación de interiores y exteriores. Su principal objetivo es que darle buena luz a cada ambiente, desde a un cuadro, hasta el jardín completo. Si piensa que su hogar, últimamente, está "algo oscuro o aburrido", no lo dude.

"La iluminación es la vedette de la decoración. Un ambiente bien iluminado, conformado por un juego de luces y sombras, realza unos detalles y esconde otros, les da misterio, intimidad. Un lugar donde predomina la luz plana es, en cambio, un espacio más bien frío.

Y cada ámbito puede tener una personalidad definida a partir de un buen proyecto de iluminación. El secreto radica en utilizar una batería de lámparas de diferentes tamaños, colores, formas y estilos". María Marta Fourcade, de Luz y más.

Para tener en cuenta

Lámparas de techo, arañas, veladores, apliques, velas… Todos son los soportes, los medios en los que se coloca una fuente de luz.

Y son, en definitiva, los encargados de que un ambiente tenga una personalidad u otra. Es que un mismo lugar, con los mismos muebles, los mismos cuadros y las ventanas exactas puede convertirse en un espacio cálido, íntimo, acogedor o puede, en cambio, ser más frío, rígido.

Es decir, la luz de techo muy directa, hace que una habitación tenga un determinado carácter (serio, tieso). Más cálida es la luz que proviene de lámparas de piso. Y la de las velas es más acogedora y apacible aún. Cada una de las fuentes de luz dentro de un ambiente es protagonista en la apariencia definitiva de ese espacio.

Pantallas

Papeles reciclados, chinos, japoneses tailandeses, pergaminos, símil pergamino, arpillera, seda, metal… En La Pantalla, las pantallas (valga la redundancia) son de lo más variadas.

Y son las responsables de vestir de una forma o de otra a un velador, a un aplique, o a una lámpara de techo. Es que cuando se usa la creatividad y las imaginación los resultados pueden llegar a ser sorprendes. Y en este caso, lo son.

Por Rosario Lanusse y Alexia Moy

Fuente: Mujerbonita