Cómo hacer velas con frutas

Fáciles de hacer y realmente decorativas, estas velas hechas con manzanas se convierten en un recurso siempre a mano para aportarle a la mesa un aspecto fresco y natural
  
  



Iluminación natural


Las visitas inesperadas o aquellas que suelen avisar con poco tiempo de
anticipación obligan a pensar rápidamente cómo resolver una cena o un almuerzo.
Una comida de rápida preparación o un encargo al delivery pondrá fin al
problema gastronómico.


En el aspecto decorativo, la solución también puede obtenerse en pocos minutos.
Improvisar un ambiente con velas hechas con manzanas es una idea tan sencilla y
original que llamará la atención de los huéspedes.


Y por cierto, las velas siempre son un detalle incomparable a la hora de decorar
una mesa y crear climas, especialmente cuando se combinan con otro elemento
natural, como en este caso con frutas.


Materiales


*3 manzanas verdes


*15 velitas finas


*Hilo rústico


*Palillos


*Pelapapas


Procedimiento


1) Elegir las manzanas verdes que presenten una base pareja, para que se
mantengan paradas sin dificultad.


2) Sacarles el cabito a las frutas y en su parte superior hundir la punta del
pelapapas o algún utensilio similar, y crear un hueco de diámetro pequeño y de
aproximadamente 3 cm de profundidad.

Es conveniente no exagerar en las
dimensiones: si el agujero resulta chico es preferible agrandarlo más tarde.


3) Para el interior de la fruta, tomar cinco velas finitas (se pueden comprar en
el supermercado o en casas de cotillón) y atarlas con el hilo rústico o
sujetarlas bien con banditas elásticas.

Una vez armado el atado de velitas,
colocarlo en el centro de cada manzana, ejerciendo una leve presión para que se
hunda en la fruta.

Para que no pierdan estabilidad, atravesarle dos palillos al
atado, formando una cruz. Repetir el procedimiento en la cantidad de velas que
se necesiten para realizar la decoración.


Es importante elegir el color adecuado para las velas para logar el efecto y
clima deseados. Para las manzanas verdes, las velas amarillas son una buena
elección. También puede optarse por combinaciones más audaces, pero que no
pierdan armonía.


Es posible también adecuar algunas hortalizas como base para estos candelabros
naturales, por ejemplo, los pequeños zapallos miniatura, vistosos y coloridos
para combinar con velas color naranja o amarillo.


Velas y climas


Las velas combinadas con las frutas son un buen recurso para adornar una mesa y
siempre son inmejorables herramientas para la creación de climas.

Un ambiente
suavemente aromatizado con aceites naturales frutales y
adornado con velas, es
una invitación a disfrutar de un momento especialmente íntimo y sugestivo.


Por el contrario, muchas velas juntas ubicadas en niveles diferentes, conforman
un estilo alegre, propio de un festejo u homenaje.

Un par de velas en una mesa
con dos platos y copas altas son la señal para que comience un romance. Agua
tibia, aromas frescos y música suave en un cuarto de baño adornado con velas
presagian una experiencia relajante y armónica para el cuerpo y el alma.


Las velas perfumadas también son una opción diferente para adornar espacios,
especialmente cuando se desea logar un efecto sugerente y acogedor en los
ambientes de una casa.