Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cómo hacer una vincha de cuero con flores

Hacer una vincha de cuero con flores no es complicado, requiere pocos materiales y no se necesitan herramientas especiales costosas. Tutorial paso a paso:
  
  

El
cuero utilizado para esto puede ser de un cinturón de cuero viejo, botas, una
campera, o lo que sea que encuentre. Bueno, quizás una bota no sea lo más
recomendable…


Materiales necesarios:


Restos de cuero
Hilo de tapiz o algún otro hilo grueso
Perlas de madera
Perlas de vidrio
Pintura acrílica
Hilo para bordar
Elástico

Materiales opcionales:

Cemento para
caucho (es útil pero no indispensable)

Pegamento para tela, si quiere pegar las hojas (se pueden coser si usted no
tiene pegamento para tela)

Celofán fosforescente, una plancha adhesiva (si quiere que algunas hojas sean
fosforescentes)


Herramientas necesarias:

Una tijera lo suficientemente afilada como para cortar el cuero

Una aguja lo suficientemente fuerte como para penetrar (je, penetrar…) el
cuero

Un dedal, una mesa de plástico, o alguna otra superficie dura para ayudarle a
empujar la aguja a través del cuero.

Un pincel

Una plancha y un poco de papel de pergamino si quiere hacer las flores
fosforescentes (opcional)


Paso a paso:



Empiece cortando unas tiras delgadas de sus restos de cuero. Usé un poco de pegamento para pegar
temporalmente las hojas, para no olvidarme qué parte tenía que poner en cada
lugar al coserlo.

Luego cosí una puntada común en las hojas, uniéndolas entre sí para darle más
resistencia a la vincha. Parece sencillo (y lo es), pero esta parte me llevó
siglos.

Traté de ganar tiempo haciendo los agujeros entre las hojas de antemano
con una chinche, pero no ahorré mucho tiempo y además perdí algunos de los
agujeros antes de usarlos.

Después de que hubiera tantas hojas como yo quería,
tomé un elástico para el pelo de un paquete que no había utilizado y las cosí
con las puntas de las hojas de laterales. Esto hará que la cinta gane
elasticidad, para que encaje perfectamente en su cabeza, y sea fácil de poner y
sacar.

Cuando la parte de la vincha estaba completa, pasé a las flores. Corté algunas
formas irregulares de dos tamaños, para que las flores tuvieran una capa de
cuero más grande y otra pequeña. Para pintar el cuero, usted puede usar pintura
acrílica.

Alcanza con unas pocas capas, y tendrá que diluirla al principio para
que no se agriete.

Yo opté por hacer
flores sombreadas. Creo que quedan mejor que las de un solo color. Mezclé
colores para generar un naranja rojizo y comencé a pintar las partes más grandes
de las flores, y luego le agregué un poco más de amarillo y pinté las secciones
más pequeñas.

Como tenía que aplicar la pintura en capas finas, fue sencillo
ajustar el sombreado de las flores. Simplemente agregué gradualmente un poco de
negro y un poco más de rojo a los bordes exteriores de las flores, y le agregué
más amarillo en el centro.

El cuero puede ser moldeado cuando está mojado, y
estaba húmedo por el acrílico aguado, entonces aproveché eso y presioné
suavemente con el pulgar en el centro de cada flor, para que quedaran
ligeramente ahuecadas.

Moldéelas de esta manera después de cada capa de pintura.
No deje que la pintura se seque completamente antes de pintar una nueva capa. No
sé si esto realmente marca una diferencia, especialmente con flores pequeñas.

Una vez que la pintura era lo suficientemente gruesa como para que no se viera
el color original del cuero, le agregué algunos pequeños puntos a las flores con
pintura acrílica sin diluir.

Entonces pinté de naranja algunas perlas de madera. Las pinté de naranja rojizo
de un lado y de naranja amarillento por el otro, siguiendo con el sombreado de
las flores.

Una
vez que todo estaba completamente seco, agujereé las flores con una chinche
afilada. De ninguna manera podía traspasar el cuero con la aguja, así que opté
por la chinche. Cosí las flores entre ellas a medida que las cosía una por una a
la vincha.

Primero, pase la aguja por la sección de las flores más grandes, y a
continuación por las más pequeñas. Luego, pegue una perla de madera con el lado
rojizo contra una flor, y después una pequeña perla para mantener la tensión del
hilo.

Tuve que usar una aguja fina para acomodar las perlas. De vez en cuando,
me ponía la vincha en la cabeza para verificar la posición de las flores (ya que
no era fácil imaginarse como iban a quedar).

Hice algunas flores de material fosforescente, para ponerlas con el cuero verde
azulado. Luego corté hojas pequeñas de papel fosforescente. El cuero verde era
delgado y me imaginé que se debilitaría si le hacía muchos agujeros.

Usé hilo de
bordar, pegándolo en el centro de cada hoja con pegamento para tela, atándola
alrededor de algunas de las puntadas de la vincha. Esto también me tomó mucho
tiempo.

Freddy Retuerto es autor del Video curso online "Lazos
y moños para regalos
":
Haz
clic aquí para inscribirte ahora