Cómo hacer un desmaquillante casero

Quitarse el maquillaje cada noche es un hábito que no debería pasarse por alto. Te proponemos diferentes alternativas para hacer tú misma el mejor desmaquillante:

Las excusas más habituales que se hacen presentes cuando se le pregunta a una mujer si se desmaquilla el rostro todas las noches son que los productos que cumplen con la función de limpiar el maquillaje son muy costosos o que una vez que se acaba, olvidan comprarlo nuevamente.

Prepararlos en casa es muy sencillo y económico y si se elabora una buena cantidad y se conserva el desmaquillante en un recipiente hermético, puede durar muchos meses.

Con estas propuestas caseras, ya no existirán impedimentos para que se pueda cumplir con este ritual de higiene tan necesario para la piel.

1.- Desmaquillante de ricino y almendras: se deben mezclar estos dos ingredientes que se pueden adquirir muy fácilmente en farmacias o supermercados. La manera de aplicarlo en el rostro y cuello es muy sencilla.

Basta con colocar un poco del producto en las manos y esparcir por toda la cara. Con la ayuda de un algodón humedecido en agua, se podrá quitar. Conservar el resto de mezcla que ha sobrado en un frasco hermético y tener siempre a mano.

2.- Desmaquillante de fresa: triturar cinco fresas y mezclarlas con tres cucharadas de yogurt natural. Aplicar en el rostro con los dedos mientras se efectúa un masaje ligero.

Enjuagar el rostro con agua tibia y luego pasar un algodón para eliminar de mejor modo cualquier rastro de pintura que haya podido quedar.

3.- Desmaquillante de leche: calentar un poco de leche y aplicarla en la piel con la ayuda de una gasa o algodón. Secar muy bien y colocar una crema humectante.

4.- Desmaquillante de yogurt y limón: mezclar una cucharada de yogurt natural y el zumo de un limón. Mezclar muy bien y extender sobre el cutis y escote. Retirar con la ayuda de un algodón humedecido en agua.

5.- Desmaquillante de aceite de oliva: impregnar una gasa o algodón de aceite y esparcir muy bien sobre la piel. Quitar con abundante agua. Si la piel es seca, es mejor utilizar aceite de almendras.

Si el cutis es graso o mixto, nada mejor que el de avellanas.

6.- Desmaquillante de miel: mezclar una cucharada de miel en medio litro de agua. Aplicar sobre el rostro y con un disco de algodón retirar la suciedad. Luego, aclarar con agua tibia.

7.- Desmaquillante de pepino: pelar un pepino y triturarlo, añadir medio litro de agua en un recipiente, dos claras batidas, una cucharada de agua de rosas y el pepino licuado. Mezclar muy bien y colocar en el cutis. Enjuagar con agua tibia.

8.- Desmaquillante de manteca de cacao: mezclar la manteca con veinte gramos de manzanilla triturada. Añadir 80 gramos del aceite esencial deseado y cocer a fuego lento durante veinte minutos.

Dejar enfriar y proceder con la limpieza. Aclarar con agua.

Estas alternativas son muy efectivas, no contienen sustancias tóxicas y son muy sencillas y económicas de preparar. Ya no existen excusas para no proceder con la rutina de limpieza que es tan importante que se efectúe de modo diario.

Para aprender las bases del maquillaje, descarga ahora nuestro libro gratis Cómo maquillarse: