Cómo hacer champúes caseros

Paso a paso, te enseñamos a realizar champúes a  base de ingredientes naturales y sin sustancias que agredan la fibra capilar


Si los productos que venden en farmacias o supermercados resultan muy dañinos para el cabello, hay una manera de intentar mejorar la condición capilar y es a base de un shampoo hecho en casa sin productos que ocasionen alergias o irriten la fibra capilar ocasionando diversas enfermedades del cuero cabelludo.

Champú para todo tipo de cabellos

Ingredientes:

· una botella de medio litro

· un tallo de sábila o de aloe vera

· ¼ de taza de infusión de salvia

· ¼ de taza de vinagre de manzana

Procedimiento:

· Hacer la infusión de salvia. Cortar las espinas de la hoja de aloe vera, abrirla y extraer la pulpa. Colocar en una batidora el vinagre, la salvia y la pulpa. Cuando se adquiere una pasta homogénea, volcarla en la botella que será destinada al uso del shampoo.

Esta receta es válida para cualquier tipo de cabello. Es de especial beneficio para los pelos dañados, grasosos o irritados ya que las propiedades de la sábila y el aloe vera son calmantes y relajantes.

El aroma que se desprende de esta sustancia es agradable y el shampoo puede utilizarse las veces a la semana que se desee.

Champú anticaspa:

Ingredientes:

· Infusión de ortiga

· Dos yemas de huevo

· Vinagre de sidra

Procedimiento:

· Preparar dos infusiones de ortiga y reservar una de ellas que será utilizada para el enjuague. Batir dos yemas de huevo y añadir una de las infusiones. Verter en un recipiente.

Aplicar en el cabello mientras se masajea durante quince minutos. Enjuagar primero con abundante agua tibia. Luego diluir una taza de vinagre de sidra en la infusión de ortiga que estaba reservada. Repetir dos veces a la semana.

Champú a base de flores:

Ingredientes:

· 15 gramos de flores secas

· Manzanilla si se tiene el pelo claro, romero si se lo tiene oscuro, hibisco si es rojo (se consigue en herboristerías)

· ½ taza de jabón neutro líquido

· Una cucharada de pulpa de sábila o aloe vera

· Una cucharada pequeña de aceite de oliva

Preparación:

· En un recipiente con agua hirviendo colocar las flores. Dejar en reposo hasta que se enfríe. Colocar en una botella el jabón líquido, la pulpa y el aceite. Agitar.

Escurrir la infusión floral y verter la mitad de la preparación en la botella. Agitar nuevamente. Ya está listo para usar las veces que se quiera. El aroma que se desprende es agradable y relajante.


Aprende a realizar tus propios jabones artesanales, por puro placer o para comenzar una nueva profesión.
Inscríbete ahora en nuestro curso gratis de jabones artesanales, haciendo clic aquí.